Todos los socios de Chivite están con los golpistas en Cataluña

Redacción 15 octubre 2019 Noticias
Imagen de Todos los socios de Chivite están con los golpistas en Cataluña

La sentencia del Tribunal Supremo ayer sobre el golpe de estado del nacionalismo catalán sirvió, si no para otra cosa, al menos para evidenciar que todos, absolutamente todos los socios de Chivite en el Gobierno de Navarra, están con los golpistas y frente a la Justicia y el estado de derecho. No hay ni un socio de Chivite que no piense que los separatistas catalanes pueden montar un pucherazo, suspender la legalidad vigente y los derechos del 53% de los catalanes con una minoría del 47%, sacar a la gente a la calle y declarar impunemente una república independiente.

X

x

No hay ni un socio de Barcos, por otro lado, que si de detiene a unos separatistas con explosivos y preparando un atentado apoyen a la Justicia sin medias tintas, no el habitual estamos contra el cáncer pero también contra la cirugía, o cuya postura y alegatos en defensa de la presunción de inocencia no contrasten vivamente con otras detenciones en otros casos y por otros motivos.

X

No hay ni un socio de Barcos, tampoco, que no victimice a los autores de una agresión nacionalista en vez de posicionarse junto a las víctimas exiliadas y olvidadas, como con la reciente sentencia de Alsasua. Por no posicionarse contra el golpismo separatista, estamos en un punto en que podemos ver milagros como a Pablo Iglesias defendiendo los indultos del GAL y proponiéndolos como modelo de actuación.

X

X

Las declaraciones de la propia Chivite respecto a la sentencia parecen indicar que no le gusta, que ella también hubiera preferido la impunidad, que piensa lo mismo que sus socios sólo que ella está obligada a acatar y respetar las sentencias aunque le gusten tan poco como a ellos.

x

 

x

Y eso que la sentencia se encuentra muy por debajo de lo que podía y acaso debía haber sido en términos de dureza. Como si declarar unilateralemente la independencia de un país, echando la gente a la calle, fuera una cosa menor y sin importancia. O como si el golpe de estado no fuera culpa de los golpistas, sino de los españoles por no haber dialogado lo bastante con ellos. O como si cuando los nacionalistas se saltan la ley, a diferencia del resto de la gente que se salta la ley, incluyendo la que se la salta por motivos políticos, hubiera que negociar con ella en vez de reprimirla como a cualquier otro delincuente. Como si no fueran de hecho más peligrosos los delincuentes políticos que los comunes. Como si cuando un político comete un delito debiera quedar impune, siempre que sea nacionalista, para no “politizar la justicia”. Como si ayer mismo la policía no hubiera tenido que emplearse a fondo en Barcelona. ¿Hay que pensar que son culpa de Sánchez todos los golpes que los ejemplares ciudadanos nacionalistas que bloqueaban el aeropuerto del Prat se llevaron ayer, por no haber dialogado el presidente lo suficiente con ellos? ¿O no gobernaba España el PSOE ayer? ¿Por qué hubo cargas policiales si el PSOE puede resolver los problemas con los separatistas dialogando? ¿Cuál es la teoría si un nacionalista te agrede, que es porque no has dialogado lo bastante con él? ¿Y por qué no se aplica esto mismo si es un nazi el que te agrede a causa de todas sus motivaciones políticas? Rizando el rizo, ¿habría que encarcelar a los hombres que pegan a sus mujeres o habría que apostar en vez de la represión del varón por la vía del diálogo en la pareja? O sea, ¿hablamos de un principio para los nacionalistas y otro para el de los mortales o qué es esto?

X

Y ese diálogo, además, ¿en qué consistiría exactamente? ¿En hacer lo mismo que en Navarra? ¿En dejarles hacer a los nacionalistas lo que quieran a cambio de poder estar en el asiento de la presidencia un día más? Da la impresión de que mientras en España haya una sóla persona que no sea de izquierdas, el principal problema será ése y no nada de lo que puedan hacer los separatistas, y que la historia se repite, como si hubiera algo muy maravilloso que repetir en la historia reciente de las cunetas de España. Y como si todo esto no tuviera también bastante que ver con la corrupción de la derecha catalana a la que no hay que perseguir por robar, sino con la que hay que dialogar sobre cómo conseguir que los golpistas puedan tener más medios para dar un golpe más idóneo en el futuro a cambio de que el PSOE pueda gobernar un poquito más.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (3)
  1. el vecino de Uxue says:

    Ayer 110 vuelos cancelados en el Prat. 50 trenes cancelados en Sans. Agresiones a personas con banderas de España, calles cortadas, carreteras ardiendo, casas cuarteles acosadas y asediadas…

    … Y 3 detenidos. Tres. Y los tres por la Policía Nacional.

    Los Mossos ni están, ni se les espera.

    ¿A qué espera alguien para pedir la disolución de la Policía Foral? Una policía política como la de los Mossos. Meramente política. ¿A qué esperan? ¿A qué?

    Is anybody there? NO

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 21 Thumb down 1

  2. Cuenco says:

    A los socialistas sólo les preocupa que sus respectivas posaderas tengan el sillón más mullido posible. Sánchez y Chivite (y sus enchufados) son ejemplo palmario.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 20 Thumb down 1

  3. De Navarra says:

    Si un día entran a robar en casa de alguno de los que aparece en la foto, con ellos dentro, me gustaría escuchar el diálogo que mantendrían con los ladrones. Seguro que todo terminaba con una cena en plan amiguetes y un reparto democrático, tolerante, consensuado, solidario, sostenible, ecológico, plural y progresista de los bienes y enseres de la casa. ¡Ah! y, por supuesto, con un toque feminista en caso de que se tratara de ladronas.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 12 Thumb down 1

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Encuestas

¿Quién cree usted que ganó ayer el debate?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 6 de septiembre de 2016