La encrucijada de Ciudadanos

Ángel Manuel García Carmona 29 julio 2019 Opinión
Imagen de La encrucijada de Ciudadanos

Si bien las convicciones de la tercera formación política en España, Ciudadanos (C’s), no han cambiado, ni en lo moral ni en lo económico, una especie de crisis interna (por definirlo de alguna manera) les ha estallado en las manos una vez inmersos en el escenario de pactos post-electorales autonómicos/regionales, municipales y nacionales.

El pasado día 24 de junio, quien fuera responsable económico así como de cierta parte del programa electoral, Toni Roldán Monés, renunció a su acta de diputado así como a continuar como miembro de la formación naranja. Ese mismo día siguió sus pasos el eurodiputado Javier Nart. También han hecho lo mismo, a lo largo del verano, el fundador Francesc de Carreras y el economista Francisco de la Torre.

Sinópticamente hablando, el principal motivo de estas deserciones habría sido la negativa de Albert Rivera a formar una coalición de gobierno con el izquierdista Pedro Sánchez así como, en cierto modo, la puesta al Partido Popular (C’s) como “socio preferente” (así ha sido salvo en casos como Almendralejo, Cáceres, Guadalajara…) cuando, en muchos casos, la aritmética requiere el operando de adición “verde”.

En una entrevista publicada ayer por EL PAÍS, Roldán, también jefe de gabinete y asesor al servicio del grupo europarlamentario socialista (al que pertenece el PSOE) según su perfil de LinkedIn, dejaba bastante claro que los motivos eran los motivos previamente mencionados. Con citar algunos fragmentos de la entrevista a continuación será suficiente:

[…] Cuando en el extranjero te preguntan: oye, pero si ahí hay una mayoría posible entre unos liberales y unos socialdemócratas, ¿cómo es posible que no lleguen a un acuerdo? Es incomprensible desde fuera. Los países pagarían por tener un Gobierno estable, de centro y reformista. […]

[…]No puedes sacrificar tus principios con un objetivo último que no sabemos cuál es, con la idea de que así serías creíble en la derecha. Rivera se equivoca. Lo primero es tener un proyecto claro de país. Yo no sé cuál es el proyecto que está vendiendo ahora Rivera, o en qué se diferencia del PP […]

[…] Rivera tiene esta teoría y hay mucha gente que piensa que un partido de centro no da para ganar. […]

[…] Rivera piensa que el camino es ser más atractivo al votante de derechas. No tengo ni idea de si como estrategia funcionará, desde luego es arriesgada. Lo más probable es que no sumen mayoría los tres partidos de derechas. Entonces, ¿todo esto valía la pena? ¿Sacrificar cuatro años de reformas, de avances en libertades, en las que somos muy similares al PSOE, que es donde tiene que estar un partido liberal, opuesto al populismo y al ultraconservadurismo de la extrema derecha? […]

[…] Primero decides que Franco no sé qué, después que Vox no está tan mal, después vetas al PSOE… Si quieres convencer a un millón de votantes más a tu derecha tendrás que seguir dando pasos ¿Cuál es el siguiente? ¿La guerra cultural? Puedes cambiar el país siendo vicepresidente con cinco ministros estupendos y exigiendo las reformas que quieras. […]

[…] Es Ciudadanos el que ha cambiado. Estoy seguro de que hay mucha gente que, como yo, tenía unos principios determinados y se siente incómoda; hay unos que se sienten un poco más incómodos y han dicho: hasta aquí quiero llegar. […]

Mientras, por otro lado, no solo en parte del seno de la militancia de C’s, se piensa que la colaboración con el PP (sin mencionar a VOX en ningún momento) ha de ir más allá de acuerdos post-electorales bien de investidura, de gobernabilidad o de legislatura. En esa línea se manifiestan personas como la diputada pepera por Barcelona Cayetana Álvarez de Toledo (también inclinada a C’s).

Precisamente, Cayetana plantea extender al resto de circunscripciones españolas la fórmula electoral navarra: la llamada coalición Navarra Suma, que integraba a miembros de Unión del Pueblo Navarro (UPN), PP y C’s. Casualmente, en términos matemáticos electorales, el experimento salió más o menos bien, no se quedó muy lejos de la mayoría absoluta en la Diputación Foral ni en Pamplona.

La demostración como definición del partido

Quienes están alineados a Toni Roldán nos están ayudando a aquellos que, desde el primer momento, sosteníamos que C’s era una formación de izquierdas. La ingeniería social, el asistencialismo, el nihilismo eurófilo, la cultura de la muerte y la no nulidad de interés en fortalecer a las sociedades frente a la burocracia no han sido nada ajeno a la línea política.

Las “libertades positivas”, que es a lo que se refieren cuando hablan de libertad, son algo menos lógico que la división de un número entero entre cero unidades. Se es libre cuando no se es coaccionado, lo cual es totalmente distinto a comprometer las decisiones, los criterios y las propiedades de terceros “con la excusa” de favorecer a alguien.

Rivera y Roldán han representado una idea de liberalismo que es prácticamente la misma contra la que lucharon los carlistas. “La Pepa”, de esos “liberales de Cádiz” a los que dicen representar en la era del avance del Internet de las Cosas, es un producto de esa Revolución Francesa a la que debemos el laicismo, el socialismo, el nacionalismo y la masonería. Por eso, a priori, Masón Valls encajó.

Lo que pasa es que su grado de intervención del Estado en la economía es algo más moderado con respecto al PSOE y PODEMOS (por eso son bastante socialdemócratas). Por eso, aparte del principal catalizador de los orígenes (lucha contra el nacional-catalanismo y cierta elocuencia oradora vista en Rivera y Arrimadas), es lógico que el nicho electoral nacional es el que es.

Así lo entiende Cayetana, con razón (de hecho, por algo podría el PP, según recientes sondeos, recuperar votos en próximos comicios, en detrimento de C’s). Y, por supuesto, a sabiendas de que, en realidad, ambos partidos defienden lo mismo a día de hoy, ya se haya intentado convencer a la izquierda partidista o a esos grupos de presión que velan por la hegemonía cultural actual y la corrección política.

Existencia de sentido más allá de un cálculo electoral

Puede que, conforme al tipo de votantes (personas que, en mayor o en menor medida, recelan del izquierdismo en general) que mayoritariamente tienen PP y C’s, interese jugar en base a una ley electoral que favorece a las opciones más votadas, “en detrimento” de las facciones más radicales de una partitocracia de izquierdismo dominante.

Pero, en vistas de las semejanzas partidistas y políticas, no sería absurdo que se unieran. En Polonia, los socios políticos de ambos partidos formaron, en los comicios municipales de octubre de 2018, la llamada Coalición Cívica. No obstante, allí, los potenciales votantes de estos partidos no proceden de “masas sociales conservadoras”.

Por lo tanto, ya para concluir, puede que unos movimientos reporten más beneficio político-electoral que otros a la formación naranja. Pero lo que está claro es que, pese al sorismo, la formación afrancesada en cuestión (tienen interés en Macron) es una izquierda solo bien vista por una derecha sociológica que necesita mejorar y armarse de valor. Yo nunca apoyaré a C’s.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark1 Acometo con ganas esta recomendación literaria volviendo a la Historia, que siempre nos aporta, además de conocimiento objetivo, un disfrute literario, en cuanto la personalidad del historiador, su distancia o su pasión, comportan una creación estética. En este caso,…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Debería subirse Esparza al balancín de Chivite?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 24 de enero de 2011