Renuncia de la Fiscalía a juzgar por terrorismo a los “chavales” y cuando Solana reconocía que no era una pelea de bar

Redacción 4 junio 2019 Noticias
Imagen de Renuncia de la Fiscalía a juzgar por terrorismo a los “chavales” y cuando Solana reconocía que no era una pelea de bar

 

Los “chavales” de Alsasua vuelven a ser noticia porque la Fiscalía del Tribunal Supremo ha decidido pedir la confirmación de las condenas y no reclamar una condena por terrorismo. Nada demasiado nuevo bajo el sol, por otro lado. La Justicia va afinando el caso el cual de hecho ya parece bastante claro que, ni fue terrorismo en sentido estricto, ni fue tampoco una mera pelea de bar como la que puede haber en muchos bares de España muchos fines de semana. Esto último resulta bastante evidente ya que la paliza vino precedida de actos que iban desde la quema de muñecos vestidos de guardias civiles a la celebración del día de la expulsión de los guardias civiles, pasanddo por la publicación de videoguías promoviendo la expulsión violenta de los agentes cuando entraran en un bar del pueblo. La pelea por tanto no tuvo nada de común, de espontánea ni de equiparable a una pelea de bar cualquiera, al punto de que la propia portavoz del Gobierno, María Solana, hubo un tiempo en que así lo reconoció abiertamente, antes de que el gobierno foral se olvidara de la defensa pública de las víctimas y se dedicara en cambio a la defensa pública de los agresores.

x

x

De hecho merece la pena recordar que María Solana reconoció inicialmente, incluso aún tratando de nadar un tanto entre dos aguas, que no se trataba de una pelea de bar y que, literalmente, lo sucedido no era una mera pelea de bar sino “una pelea que tiene elementos que la hacen diferente y la proporción de cómo se da, dónde sucede y quiénes son los actores en esa situación, dice que la situación no es la similar a cualquier pelea de cualquier bar, en cualquier hora y en cualquier lugar. Eso sí, meses más tarde la propia Solana, aparentemente entregada ya por completo a la deriva defensiva de los agresores, se manifestaba contra su condena victimizando a los “chavales” y acusando a la Justicia de dictar sentencia en función del código postal. Por lo visto pasado el tiempo y viendo el apoyo del mundo nacionalista a los condenados ya sí era una pelea cualquiera como las que suceden en cualquier otro lugar.

x

x

Por el contrario, es la defensa de unos ultras que propinaron una paliza salvaje a dos agentes y sus parejas lo que no sucede en ningún otro sitio. En definitiva de lo que siempre se ha tratado en el caso de los txabales de Alsasua es en ir poco a poco girando la percepción de la opinión pública de modo que, en vez de rechazar a los agresores y simpatizar con las víctimas, se acabara victimizando a los agresores y simpatizando con ellos, ya que o son inocentes o en cualquier caso no merecen el castigo desproporcionado e inhumano que supuestamente padecen, exactamente la misma estrategia que con los presos de ETA. Se trataba también de avanzar en la perversión de que las sentencias no se dicten en los tribunales, sino en las calles y en los medios, y que las sentencias se dicten en función de la ideología de los acusadores o los acusados. El hecho final es que la sentencia se parece mucho a la del apalizamiento en su día del ertzaina Ander Susaeta, tanto por los cargos como por las penas, sólo que aquí hay más víctimas y por tanto más penas que se acumulan.

x

El caso de los txabales ha tenido en las últimas semanas una deriva electoral puesto que, en las elecciones municipales, sólo Bildu y Geroa Bai han obtenido representación en Alsasua, quedando Navarra-Suma y PSN fuera del Ayuntamiento. Algunos medios han interpretado este hecho como un respaldo de todo el pueblo a las tesis del nacionalismo en el caso Alsasua, aunque aquí habría que establecer algunos matices necesarios.

x

Para empezar, mala suerte si hubiera sido así. Es decir, las alternativas no pueden ser semi-impunidad para los agresores y expulsión silenciosa del pueblo de las victimas o que suba el nacionalismo. No se puede dejar impune una situación así y mala suerte si todo el pueblo se vuelve nacionalista por no dejarla impune.

x

Pero tampoco es cierto que toda Alsasua se haya volcado con los agresores y los partidarios de la política de apaciguamiento con la violencia nacionalista. Siendo cierto que en las municipales sólo han obtenido representación los nacionalistas y que el gran ganador ha sido el alcalde de Geroa Bai, en las forales celebradas ese mismo día, también en Alsasua, UPN y PSN tuvieron los mismos resultados (un 23% entre los 2) que en las forales de 2015. El ascenso de los nacionalistas se explica por el colapso en la localidad del voto a Podemos. Esta divergencia entre los resultados de las forales y las municipales, en el mismo día y la misma localidad, como mínimo suscita dudas sobre cuál debe ser la interpretación del resultado a escala municipal y su relación con el caso de los “txabales”. El resultado de las generales en Alsasua, hace tan sólo un mes, también refleja que los no nacionalistas obtienen los mismos votos (en torno al 35%) que antes del caso de la paliza. E incluso se observa que Bildu, encabezando su lista al congreso la madre de uno de los chavales, obtiene un resultado en Alsasua (el 26%) que no resulta abrumador ni excede los resultado de Amaiur en 2011, antes de que apareciera Podemos para dificultar la comparación.

x

x

Relacionado:

Resuelto el misterio de la camisa impoluta del sargento apalizado:

Videoguía para sacar a palos a los agentes de los bares de Alsasua:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Encuestas

¿Cree usted que Pedro Sánchez es un incoherente que sólo buscaba la presidencia?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 13 de febrero de 2018