¿Es compatible el feminismo con la libertad?

Redacción 18 marzo 2019 Noticias
Imagen de ¿Es compatible el feminismo con la libertad?

Un estudio del Gobierno de Navarra en 2017, titulado “Diagnóstico en la plantilla de la Administración de la Comunidad Foral de Navarra (ACFN) y en las Empresas Públicas de Navarra en materia de igualdad de género”, arrojaba el dato de que la plantilla de la Administración foral ascendía en aquel momento 26.993 personas, de las que un 70,2% eran mujeres y sólo un 29,8% hombres.

X

x

Una proporción inversa favorable a los hombres sería vista como un síntoma inequívoco de discriminación y opresión, que por supuesto habría que analizar para corregir. Para demostrar que no desbarramos demasiado al respecto sirva como ejemplo esta noticia que publicaba el diario El País hace apenas unos días.

X

x

Puesto que a la administración se llega principalmente por oposición, teniendo en cuenta que las chicas sacan mejores notas que los chicos, son más estudiosas y tienen mucho menos abandono y fracaso escolar, es relativamente lógico que haya bastantes más mujeres que hombres. Lo que no termina de ser lógico es que el heteropatriarcado empuje a las chicas a estudiar más y a los chicos al fracaso escolar, salvo por un fallo de Mátrix. En todo caso, con algunos matices, a los empleados de la administración no se les contrata por su sexo, sino por pasar una prueba objetiva según la nota obtenida. Por tanto si hay un 70% de mujeres en la administración no es en principio por una discriminación, lo que a su vez evidencia un asunto a menudo puesto en cuestión, y es que no toda brecha estadística implica una injusticia y que si hay más mujeres que hombres en la administración foral no es porque a ellos se les discrimine por su género a la hora de contratarlos, sino que tendremos que buscar alguna otra razón.

X

Desde luego también resulta llamativo que cuando una brecha estadística favorece a las mujeres nunca se ponga en cuestión. Por el contrario, si alguien tiene el atrevimiento de hacerlo inmediatamente es tildado de “machista”, que es la otra palabra junto a “fascista” con la que en estos tiempos se intenta silenciar cualquier voz discrepante, equivalmente al “hereje” de la época medieval. Pensábamos que habíamos avanzado mucho desde la época medieval.

X

Por consiguiente nadie se va a preguntar si habría que establecer una cuota de género en la administración en virtud de la cual o los hombres no pudieran ser menos del 40% o las mujeres más del 60%, y crear un observatorio público y unos técnicos de género para asegurar que se cumplen las cuotas. La pregunta sin embargo es, ¿por qué este tipo de medidas no tienen sentido cuando la brecha favorece a los hombres y lo tienen cuando favorece a las mujeres?

X

Un feminismo incompatible con la libertad

Existen dos formas de entender la igualdad. La primera consiste en sostener que hombres y mujeres deben tomar sus elecciones con libertad. Ahora bien, según esta primera forma de pensar, no es un problema si, eligiendo libremente, resulta que los hombres y las mujeres eligen cosas distintas. De este modo si, tras elegir libremente, hay más profesoras que ingenieras, o funcionarias que fontaneras, no hay ningún problema. Por el contrario, existen quienes entienden que la igualdad real debe ser una igualdad de resultado. Por consiguiente, tiene que haber un 50% de fontaneras y un 50% de fontaneros, un 50% de ingenieros y un 50% de ingenieras. Si dijéramos que también tiene que haber un 50% de hombres en la administración foral ya entraríamos en un terreno más resbaladizo. En todo caso, para conseguir una igualdad en los resultados, si libremente los hombres y las mujeres no deciden las mismas cosas, salta a la vista que la igualdad debe ponerse por encima de la libertad, y por tanto se deben establecer unas cuotas y obligar a los hombres y las mujeres a hacer lo que sea necesario para cubrir las cuotas, en vez de respetar lo que ellos y ellas prefieran hacer libremente.

X

La pregunta final es qué tipo de igualdad queremos, si el segundo tipo de igualdad es compatible con la libertad y si no es ese, sin embargo, el tipo de discurso que está adoptando el feminismo y que se viene imponiendo en los últimos tiempos.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Encuestas

¿Cree usted que Pedro Sánchez es un incoherente que sólo buscaba la presidencia?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 29 de enero de 2007