¿Y tú eres niño, niña, u otra cosa?

Redacción 21 febrero 2019 Noticias
Imagen de ¿Y tú eres niño, niña, u otra cosa?

Si se piensa friamente, toda la ideología de género se basa sobre supuestos totalmente inconsistenetes desde un punto de vista lógico. Según estos supuestos, por ejemplo, alguien puede estar en un cuerpo equivocado. ¿Y cómo es posible esto? Para que una mujer pueda estar encerrada dentro de un cuerpo de hombre, un niño pueda tener vulva o una niña tener pene, es preciso creer algo así como que una mujer o un hombre son algo distinto de su cuerpo. Lo cual está muy bien o al menos es coherente siempre que uno no sea después un materialista radical que niega el alma o la espiritualidad y la existencia de algo en el ser humano más allá de su corporeidad. Pero incluso si alguien cree que una persona puede estar en un cuerpo equivocado porque somos algo distinto del cuerpo, así y todo habría que creer que existen almas femeninas y almas masculinas, y que un alma masculina puede estar en un cuerpo masculino. Sólo que estas personas no pueden entonces sostener la igualdad, como suelen hacer, sino que la diferencia entre hombre y mujer sería radical, precorporal, prefísica y espiritual. Es decir, si los hombres y las mujeres son iguales, nadie puede estar en un cuerpo equivocado, puesto que lo que único que podría marcar la diferencia sería precisamente el cuerpo. Pero es que la ideología de género aún retuerce más la realidad, de forma que existe también la fluidez de género, de modo que asimismo debe ser posible tener hoy alma de hombre, mañana alma de mujer, o estar sólo intermitentemente encerrado en un cuerpo equivocado, o tener un género intermitente en un cuerpo permanente. La sexualidad se convierte así en algo totalmente cuestionable, pero sólo aparentemente. En realidad sólo es cuestionable la heterosexualidad, que no sólo puede sino que hasta debe cuestionarse. Por el contrario, pretender que un homosexual se cuestione su homosexualidad sería un ataque homofóbico, o que a una niña con pene se le intentara cuestionar su femineidad sería un ataque transfóbico.

x

X

Por lo demás, si un niño de cinco años dice que quiere votar a Marine Lepen, cortarse el pito y después meterse monja, sólo hay que cortarle el pito y quitarle el resto de tonterías para las que no está maduro de la cabeza. Y no es que se niegue que hay niños que tienen un problema con esto. Y grave. Pero es que precisamente esta es la base de la cuestión, pensar si hay o no hay un problema y si negar el problema es hacerle realmente un favor al niño o niña. O si plantear que hay un problema es incompatible con ofrecerle todo el respeto y el cariño del mundo al niño o niña con ese problema. Y si la solución para resolver el caso de los niños que tienen un problema con su sexualidad es negar que haya una forma normal de sexualidad, como si la forma de negar que haya un problema con un niño cojo fuera negar que lo normal sea tener dos piernas o como si otra solución fuera cortar una pierna a todos los demás niños. Nos dicen que una niña con pene es algo totalmente normal, pero que al mismo tiempo hay que asegurar el derecho a la niña a cortarlo para restablecer la negada normalidad de que las niñas no tienen pene. Los mismos ideólogos de progreso que reparten cuestionarios a los hijos de los demás a ver si son niños, niñas u otra cosa, cuando van a tener ellos un hijo al médico seguramente le preguntan si va a ser niño o niña, no si va a ser otra cosa. Cuando a los niños les preguntamos si son niños, niñas u otra cosa, ¿estamos resolviendo el problema de unos pocos o creando un problema a todos? ¿Qué clase de solución al primer problema es lo segundo? Y sobre todo y en todo caso, respecto a todo esto, ¿es posible pensar y opinar lo que a uno le parezca o hay que adoptar obligatoriamente, tenga lógica o no, el criterio de Risto Mejide o Uxue Barcos?

X

Frente a un punto de vista negacionista que sólo ve fluidez y pluralidad, y que los únicos problemas sexuales que existen son los de tolerancia, lo cierto es que en el mundo real existen enfermedades, existen malformaciones, existen disfunciones, existen niños que nacen con dos órganos sexuales, o con órganos sexuales que no son funcionales, existen problemas psicológicos y existen problemas en general, al punto que seguramente todos tenemos alguno. Y esto no significa que tener problemas no sea respetable, sino todo lo contrario. Y algunos problemas se pueden solucionar y otros no. Y con los problemas que no se pueden solucionar pues hay que vivir. Pero negar un problema no es nunca una solución, siquiera por aquello de que se puede ignorar un problema, pero no las consecuencias de ignorar un problema.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (15 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (1)
  1. Javier31 says:

    El marxismo social se llevó más de cien millones de vidas, y el marxismo cultural se va a llevar la felicidad de muchas más. ¡Qué pobres los que caigan en ello!

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 13 Thumb down 0

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

Cinco horas con Mario,dos con Lola Herrera

Últimamente me ronda el dicho de que lo mejor es enemigo de lo bueno. Si en algún escritor pensé cuando comencé a escribir recomendaciones literarias, ése era Miguel Delibes. Ocurre a menudo que precisamente cuando queremos poner más empeño y entusiasmo en hacer algo, ningún momento es bueno para arrancarse…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿A quién tiene intención de votar en las elecciones europeas?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 15 de febrero de 2011