El cofundador de Davalor dice que no firmó las cuentas de 2014 por ética y que en 2015 la empresa era un cadáver

Redacción 22 enero 2019 Noticias
Imagen de El cofundador de Davalor dice que no firmó las cuentas de 2014 por ética y que en 2015 la empresa era un cadáver

Aunque el coste para los contribuyentes navarros ronda los 3 millones de euros, el agujero que para inversores y deudores deja Davalor supera los 30 millones de euros. Lo que en la CAV fueron los casos Epsilon e Hiriko, la “Fórmula Uno vasca” y el coche eléctrico del futuro, promete ser en Navarra el caso Davalor, o incluso peor a tenor de los detalles que van aflorando en el Parlamento de Navarra respecto a este caso en la comisión de investigación.

x

X

Ayer mismo comparecía en el Parlamento Andrés Escudero, el socio cofundador de Davalor que acompañó a Juan José Marcos en su proyecto. Escudero declaró que, según la ley de concursos, los números de 2014 ya reflejaban que la compañía estaba en quiebra y que en 2015 Davalor era “prácticamente un cadáver empresarial”. Y efectivamente así se consideró en el Gobierno de Navarra y Sodena, que denegó la solicitud de Juan José Marcos de prestar dinero a Davalor, mientras estuvo al frente UPN y mientras Lourdes Goicoechea fue consejera de Economía.

X

¿Por qué sólo Ayerdi no vio que Davalor estaba muerta?

La comparecencia de Escudero compromete gravemente la actuación de Ayerdi ya que si las cuentas en 2014 reflejaban que Davalor estaba en quiebra, y en 2015 que era un cadáver, y esto lo reconoce el propio cofundador de Davalor, ¿qué es lo que tenemos que pensar? ¿Que los técnicos de SODENA no entendieron las cuentas de Davalor? ¿Que las entendieron pero decidieron aún así prestar dinero a un muerto?

X

Cualquiera de las dos opciones resulta muy preocupante y perturbadora respecto a la cualificación de los técnicos de SODENA, pero cabe recordar en su favor que todo este asunto del préstamo a SODENA ya desde el principio, pese a que Comptos saliera a posteriori en defensa de Ayerdi y avalara la “legalidad” de lo actuado, comienza mediante un procedimiento “atípico” y una decisión “personal” según lo reconocido por el propio Ayerdi, que a lo mejor fue el único que no quiso escuchar a nadie, que no se enteró que Davalor estaba muerta y que estaba prestando nuestro dinero a un muerto y que los muertos no devuelven el dinero el cual por lo general se lo llevan los vivos.

x

 

X

x

Mientras DAVALOR moría y el contribuyente se la jugaba, Marcos se forraba

A esta respecto, por si todavía cabía agravar más la situación, Escudero declaró ayer que “éticamente” se negó a firmar las cuentas de 2014 de Davalor a causa de los 150.000 euros del salario de Juan José Marcos, así como diversas facturaciones, préstamos e ingresos directos e indirectos para Marcos, que sumaban más de 300.000 euros. Lo que éticamente no quiso firmar ni el cofundador de Davalor, ¿tuvo el atrevimiento de firmarlo Ayerdi? ¿En qué manos está el dinero de los navarros? Recordemos que Juan José Marcos, el mismo que reconocía hace unos días que las cuentas de Davalor estaban sin auditar, y que los 30.000 euros que podía costar una auditoría eran un lujo inasumible para la empresa, lo que ahorraba en auditorias para que Ayerdi se enterara de algo lo ingresaba él multiplicado por diez.

X

Si los números resultan tan concluyentes como declaró Escudero, y toda la historia tan evanescente como podía adivinar en 2015 hasta un miserable digital, habría que preguntarse por qué Ayerdi dio la orden política de financiar una empresa que económicamente ya estaba muerta según su propio cofundador, y en la que el único negocio garantizado era el del CEO de DAVALOR. ¿Qué interés tenía Ayerdi en financiar una empresa que ya era un cadáver? ¿O fue una simple cabezonada de Ayerdi que nos ha costado casi 3 millones de euros? Sea cual sea la respuesta resulta evidente que Ayerdi debería asumir alguna responsabilidad.

x

Es más, teniendo en cuenta que el cuatripartito ya está roto y acidulado, a lo mejor esa responsabilidad se la tenían que pedir a Ayerdi los propios socios de Barkos, no por un ajuste de cuentas, aunque la ocasión la pintan calva tras sus últimos desencuentros con Geroa, sino porque se trata de un asunto con una evidente responsabilidad política y porque en este momento, a seis meses de las elecciones, o los demás miembros del cuatripartito se desmarcan de Barcos y Ayerdi algo más que de palabra o se corresponsabilizan de su desastre abrazándose a él. Ellos verán.

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 6 de octubre de 2011