Cuando en 2006 Uxue Barcos y Manuela Carmena criticaban la Ley de Violencia de Género

Redacción 13 enero 2019 Noticias
Imagen de Cuando en 2006 Uxue Barcos y Manuela Carmena criticaban la Ley de Violencia de Género

Oponerse a la llamada Ley de Violencia de Género es actualmente sacrilegio y anatema. El que se oponga, discuta o matice la Ley de Violencia de Género es un fascista y alguien que apoya el asesinato de mujeres. Es un cómplice de los que asesinan mujeres. O los que asesinan mujeres pobres títeres que actúan influenciados por quienes se oponen a la Ley de Violencia de Género, aprobada el año 2004, durante la égida de Zapatero. Cuando VOX ha puesto en cuestión algún aspecto de la Ley de Violencia de Género toda la izquierda se le ha echado encima más muchos políticos y tertulianos del “centroderecha”, que no sabíamos hasta qué punto ansiaban ser aprobados por la izquierda durante un instante de su vida.

X

La idea de que la Ley de Violencia de Género está sirviendo para algo, por otro lado, implícitamente la cuestiona hasta el propio sistema político-mediático que prohíbe su cuestionamiento. Es decir, no resulta fácil vender por un lado la idea de que las mujeres en España está siendo sistemáticamente exterminadas por el género terrorista masculino y, por otro, que la Ley de Violencia de Género está funcionando tan bien que no se puede mover una coma de su articulado.

X

Lo cierto es que, con los datos en la mano, incluso con los datos cepillados en la mano, parece bastante claro que la Ley de Violencia de Género no ha servido para nada desde que se implantó en 2004. Desde luego sigue habiendo asesinatos de mujeres, pero es que la media de asesinatos de los años inmediatamente previos a la aprobación de la ley y la media de los asesinatos en el período posterior viene a ser exactamente la misma. Puestos a querer ver algo en las gráficas, se observa un pequeño descenso ya a partir de 2011, 7 años después de la aprobación de la Ley, casualmente cuando el PP llega al poder.

x

X

Otro dato inquietante es que en general el número de asesinatos en general en España ha descendido durante los últimos años, sin embargo el número de asesinatos de mujeres apenas se ha beneficiado de esta tendencia a la baja. ¿Dónde están entonces los efectos increíblemente beneficiosos de esta ley? ¿Dónde está entonces el perjuicio de cuestionar algunos aspectos para ver si se puede reformar y mejorar?

x

X

Paradójicamente, formaciones como Ciudadanos han estado cuestionando esta Ley hasta casi el momento en que apareció VOX cuestionándola también. En ese momento Ciudadanos no ya es que apoyara el linchamiento mediático de quien, como ellos mismos hasta casi el día anterior, cuestionara esa Ley, sino que encabezó el linchamiento con auténtico fervor.

X

No sólo Ciudadanos ha hecho gala de una apreciable incoherencia en esta cuestión. Resulta que la mismísima Uxue Barcos, junto a Manuela Carmena y otro grupo de mujeres feministas, firmaron en 2006 un manifiesto contra la Ley de Violencia de Género, la misma cuya cuestionamiento, no digamos su derogación, dicen ahora que provocaría poco menos que el exterminio de todas la mujeres con vulva de España.

X

A los dos años de su aprobación, sin embargo, a la vista ya de que la Ley no hacía ningún milagro, Uxue Barcos y el resto de firmantes expresaban “la preocupación que nos suscita el desarrollo de una excesiva tutela de las leyes sobre la vida de las mujeres, que puede redundar en una actitud proteccionista que nos vuelva a considerar incapaces de ejercer nuestra autonomía”. A lo mejor ahora Barcos considera que las mujeres se han vuelto más incapaces que en 2006 y que en este momento sí conviene un exhaustiva tutela de las leyes sobre sus vidas.

X

Barcos aseguraba en ese escrito que en la Ley Contra la Violencia de Género había algunos enfoques “de los que nos sentimos absolutamente ajenas, entre ellos la idea del impulso masculino de dominio como único factor desencadenante de la violencia contra las mujeres”.

X

Barcos y el resto de mujeres firmantes argumentaban que era preciso contemplar otros factores, como “la estructura familiar, núcleo de privacidad escasamente permeable que amortigua o genera todo tipo de tensiones; el papel de la educación religiosa y su mensaje de matrimonio-sacramento; el concepto del amor por el que todo se sacrifica; las escasas habilidades para la resolución de los conflictos; el alcoholismo; las toxicomanías… Todas estas cuestiones, tan importantes para una verdadera prevención del maltrato, quedan difuminadas si se insiste en el “género” como única causa”. Ahora nadie puede atreverse a dudar de la terminología impuesta por el discurso políticamente correcto y por tanto es inadmisible usar otra expresión que la de “violencia de género”, pero en aquel escrito Barcos, Carmena y el resto de firmantes venían a hablar de una violencia multicausa, una “violencia alcohólica” y hasta una “violencia religiosa”. Países tan ateos como Dinamarca, Finlandia y Suecia, sin embargo, lideran en Europa las estadísticas de mujeres asesinadas. A lo mejor es que son mas alcohólicos. A lo mejor el ateísmo conduce al alcoholismo. O a lo mejor simplemente Barcos y Carmena estaban desorientadas.

X

En esa aparente desorientación que embargaba a Barcos y Carmena en 2006, decían también que “Las opiniones que venimos criticando nos parecen poco matizadas y excesivamente simplificadoras. Tienden a presentar a los hombres y a las mujeres como dos naturalezas blindadas y opuestas: las mujeres, víctimas, los hombres, dominadores”. Es más, consideraban que “La imagen de víctima nos hace un flaco favor a las mujeres: no considera nuestra capacidad para resistir, para hacernos un hueco, para dotarnos de poder y no ayuda a generar autoestima y empuje solidario”.

X

El texto de Barcos concluía expresando que “Nosotras no deseamos un feminismo revanchista y vengativo, deseamos simplemente relaciones en igualdad, respetuosas, saludables, felices, en la medida en que ello sea posible, relaciones de calidad entre mujeres y hombres”. Barcos y Carmena consideraban por tanto que existía un feminismo revanchista y vengativo, del que querían desmarcarse. ¿Dónde está ahora ese feminismo revanchista y vengativo del que se desmarcaban y que dibujaba equivocadamente “una naturaleza masculina perversa o dominadora”? Cuando Barcos firmó aquel texto de 2006, existía ese feminismo revanchista y “Un feminismo que también existe”, como decía el título del texto, que era el que reivindicaban las firmantes que criticaban las leyes de género. Si ahora alguien osa hablar de un feminismo revanchista, vengativo, generista y machófobo, sería mediáticamente lapidado, porque ese feminismo es precisamente el que se ha impuesto, el único que existe. Ya no hay dos concepciones del feminismo una de las cuales es criticable. Ahora sólo hay un feminismo y por supuesto es incriticable.

x

Por todo lo anterior, no serían ahora Barcos o Carmena, ni sus formaciones, las más indicadas para llamar fascista o asesino de mujeres a nadie que, como ellas, cuestione la Ley de Violencia de Género. Naturalmente nadie les llamó fascistas ni asesinas de mujeres a ellas cuando la cuestionaron. La cuestión más bien es si ahora se les podría llamar feministas revanchistas y vengativas, como ellas tildaban al feminismo ante el que ahora callan o en el que ahora militan.

x

x

https://elpais.com/diario/2006/03/18/opinion/1142636413_850215.html

X

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (1)
  1. Cuenco says:

    ¿Todo eso decía nuestra querida Presidenta? Pero no hay que preocuparse: seguro que tiene profundas, serias y sobradas razones para cambiar de criterio y de principios, vamos, igual que Groucho.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 9 Thumb down 0

Libros amigos por Javier Horno

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark1 Acometo con ganas esta recomendación literaria volviendo a la Historia, que siempre nos aporta, además de conocimiento objetivo, un disfrute literario, en cuanto la personalidad del historiador, su distancia o su pasión, comportan una creación estética. En este caso,…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Debería subirse Esparza al balancín de Chivite?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 20 de junio de 2016