Trump y la truculencia sexual

Redacción 16 noviembre 2018 Noticias
Imagen de Trump y la truculencia sexual

No podemos atender a todo lo que se publica sobre Trump, las cien mil cosas malas y la cosa buena que cada día se publica sobre él. Pensándolo bien, esto puede ofrecer una cierta explicación sobre cómo Trump puede llegar al poder y aguantar en él. Es decir, parece una gran desventaja que se diga una cosa buena al día sobre uno frente a cien mil malas, pero de la cosa buena que excepcionalmente se dice sobre uno se entera todo el mundo, porque llama la atención; en cambio, ¿quién es capaz de retener las cien mil cosas malas diarias?

X

Al margen del resultado electoral de la semana pasada, donde los republicanos perdieron el Congreso pero retuvieron el Senado y los resultados dejan amplio margen para la interpretación, lo cierto es que la cotidianidad informativa que nos llega desde el otro lado del Atlántico consiste habitualmente en la cantidad de niños que Trump se ha comido para desayunar o el número de mujeres a las que ha violado.

X

En este sentido, entre el maremagnum uniforme de noticias negativas sobre Trump, en los últimos tiempos hay dos que, por directa o indirectamente positivas para el excéntrico presidente de los EEU, podrían llamar la atención, pese a que, por ser positivas para Trump, en España se les haya dado poca repercusión.

X

Hace ya unas semanas, a España llegaron los ecos de una agria polémica en torno al nombramiento del juez conservador Brett Kavanaugh como magistrado del Supremo. Al parece no sólo Trump es un reconocido violador y comedor de niños, sino que todas las personas a las que designa para un cargo también lo son. Obviamente se desencadenó un escándalo monumental ante la posibilidad de que se nombrara a un violador magistrado del Supremo, lo que dio lugar a una fabulosa campaña de hostigamiento contra el candidato conservador y el Comité de Justicia del Senado que tenía que confirmarlo. El ingrediente emotivo y feminista adquirió proporciones épicas.

X

Las acusaciones de abusos sexuales contra los candidatos masculinos al orden del día, como arma política de destrucción masiva

Sin embargo, en España no han trascendido demasiado dos informaciones relevantes respecto a este caso. La primera de ellas que las acusaciones de la primera mujer quedaron en cuestión tras el testimonio de su expareja, que declaró haberla visto entrenar a otra persona para superar una prueba de polígrafo, como la que se usó para dar credibilidad a su testimonio contra el juez conservador. También declaró que, durante los años que estuvo con ella, tampoco le escucho decir nunca que nadie la hubiera asaltado sexualmente. Tampoco notó que tuviera agorafobia o miedo a volar, tal como la mujer declaró como efecto secundario de la agresión. Otra mujer que se sumó a la acusación de la primera, por otro lado, ha confesado que mintió para incriminar al juez conservador, por lo que la enfadó escuchar el testimonio de la primera mujer que le acusó y para evitar el nombramiento de un juez conservador. Al parecer, casi era peor que fuera conservador a que fuera violador.

x

X

A las noticias anteriores se puede sumar lo que le ha sucedido a Michael Avenatti, el abogado de Stormy Daniels, la actriz porno que cobró 130.000 dólares por no publicar que había estado con Trump estando éste casado con Melania, lo que en principio la convierte en chantajista, fuera o no cierta la relación extramatrimonial, y después en falsaria puesto que, pese a cobrar por no hablar, al final habló en plena campaña, lo cual a su vez le ha llevado a escribir un libro, a protaganizar una gira por todos los platós televisivos de los EEUU y, presuntamente, a ganar una buena cantidad de notoriedad y dinero. El caso es que su abogado es ahora acusado de malos tratos por su mujer, lo que convierte al héroe anti-Trump en villano y obliga a retratarse a todos quienes, cuando se trataba de Trump o el juez conservador, daban por hecho que el testimonio de una mujer acusando a un hombre debía siempre prevalecer frente a la presunción de inocencia.

X

x

Decadencia

Sin presuponer la culpabilidad o la inocencia de nadie en toda esta maraña, porque igual que hay acusaciones falsas seguro que en el ámbito político también las hay reales, todo lo anterior, que no es sino un pequeño resumen de más de dos años de actualidad política condensada, nos hace entrever el nivel del debate político no sólo del a veces chabacano Trump, sino también de los archienemigos de Trump. Ojalá pudiéramos pensar que el nivel aquí resulta mejor. Allá donde miremos vemos que la crisis económica llegará, que la crisis política ya esta aquí, pero que en el fondo de todo, desde hace tiempo, como problema de base, Occidente entero se encuentra sumido en una enorme cloaca moral.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 27 de noviembre de 2018