¿Malditos jueces? ¿Malditos banqueros? ¿O maldito estado?

Redacción 22 octubre 2018 Noticias
Imagen de ¿Malditos jueces? ¿Malditos banqueros? ¿O maldito estado?

La sentencia del Tribunal Supremo de la semana pasada, determinando que corresponde al banco y no al cliente pagar el impuesto de actos jurídicos documentados al constituir una hipoteca, ha desplegado no sólo un inmenso debate sino una auténtica crisis financiera y bancaria.

X

-Hasta que se aclare la situación, los bancos paralizan las nuevas hipotecas.

-Las cotizaciones de los bancos se hunden en bolsa.

-La prima de riesgo de España se dispara.

X

No es para menos. Los bancos no sólo se enfrentan a que, a partir del momento actual, ellos tengan que pagar la fiscalidad de las hipotecas, sino a tener que pagar a los clientes años y años de impuestos con un montante que retroactivamente puede ascender a los 20.000 millones de euros en el peor de los escenarios. Habría que preguntarse incluso si siquiera la mayoría de los bancos pueden hacer frente a este pago.

x

No la banca, sino Hacienda siempre gana

Hay que tener en cuenta a este respecto que el dinero del que hablamos no se lo quedaron los bancos (en todo caso dejaron de pagarlo), sino que fue Hacienda la que acabó quedándoselo. Los bancos en este sentido tienen razón cuando apelan a la inseguridad jurídica. Tras años y años de jurisprudencia sostenida, un cambio de criterio inesperado genera un agujero difícilmente afrontable. No entraremos en si la Justicia acierta al cambiar de interpretación o acertaba hasta ahora, pero cambiar de golpe a estas alturas, pasados tantos años, habiéndose generado tal montaña de dinero en disputa si se revisa todo, deja el sistema financiero al borde del colapso. Más aún, la pregunta siguiente es qué más puede revisar la Justicia mañana que ponga vuelta al aire a los bancos, a las empresas o a los particulares. Porque la seguridad jurídica juega también a favor de los particulares. Imaginen que dentro de 10 años se vuelve a cambiar súbitamente de criterio y se exige a los particulares que devuelvan el dinero con intereses a los bancos.

X

El pensamiento general es que la banca siempre gana y que los bancos son malísimos. Sin embargo, usted no debería convertir a alguien que piense de este modo en su asesor financiero. Lo cierto es que la banca ha sido un negocio bastante malo en España desde hace dos décadas. En términos de capitalización, asumiendo incluso ampliaciones de capital, por ejemplo BBVA vale ahora menos que en el año 2000, cuando salió a bolsa (mantiene unos 35 mil millones de capitalización en 18 años, sin revalorizaciones, un desastre). Las gráficas bursátiles de los bancos resultan bastante expresivas a este respecto. Todo el mundo invertiría en bancos y todo el mundo ganaría dinero con ellos si fuera cierto el axioma de que la banca siempre gana. El estado siempre gana, o Hacienda siempre gana, podría ser un axioma alternativo mucho más exacto, lo que nos lleva al siguiente punto.

x

X

Todo este follón que se está generando trae a fin de cuentas como causa un impuesto con el que el estado nos expolia cuando tratamos de comprar una casa. Los bancos pagan su Impuesto de Sociedades, los accionistas su impuesto sobre el ahorro y su IRPF, y los ciudadanos que compran una casa pagan sus cotizaciones sociales, su IRPF, IVA… ¿Por qué el estado tiene que cobrar a nadie por comprarse una casa o constituir una hipoteca? ¿Acaso alguien se enriquece al comprar una casa? El propio banco o sus accionistas, ¿no van a pagar por el beneficio que tengan? ¿Por qué el estado tiene que cobrar un dineral por el mero hecho de la compra o la constitución de la hipoteca? En la base de este desaguisado es imposible no ver tanto el mal funcionamiento de la Justicia como el afán depredador del estado, que fiscalmente no pierde ocasión de expoliarnos.

x

X

El caos no beneficia a nadie

El estado sin embargo está pagando la perplejidad de los inversores que evitan poner dinero en lugares donde lo que hoy es blanco mañana es negro.  Otros perjudicados son los ahorradores, que tienen dinero invertido en bancos, por ellos mismos o sus fondos de pensiones, los cuales perdieron la semana pasada 5.000 millones de euros. La Justicia, conforme a las leyes, puede concluir que tal cosa es blanca o negra, pero para cualquier cosa lo tiene que hacer con una rapidez aceptable y no puede cmbiar inusitadamente de criterio al cabo de años y años, o no es Justicia y se generan enormes problemas. A consecuencia de la inestabilidad política y ahora judicial, la prima de riesgo ha subido con fuerza en los últimos días y eso pone en jaque no ya a los bancos y a los inversores sino también al estado. Por cada 1% que sube la prima de riesgo, financiar el billón de deuda del estado español supone 10.000 millones de euros. El Supremo ha suspendido a toda prisa la sentencia porque el problema es mayúsculo. Y a ver ahora cómo lo arreglan y cómo evitan el caos que los mercados ven desde afuera cuando se mira hacia España.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. Cuenco says:

    Maldito estado, sin ninguna duda. Llegará el día en que tendrá impuesto el mero hecho de respirar (ojo, que ya nos cobran por morirnos), para que luego algunos vayan a un concierto en el falcon, otras consigan puestecitos (más bien puestazos) en el Consejo de Estado, en Consejos de administración, tengan pensiones vitalicias por “trabajar” cuatro ratos … No sigo que me enciendo …

    Lo que no entiendo es que aún quede gente capaz de emprender, de intentar un negocio, una compraventa …

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 9 Thumb down 1

Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 22 de mayo de 2019