¿Pasaria algo si los Indar Gorri dejaran para siempre de ir al Sadar?

Redacción 24 septiembre 2018 Noticias
Imagen de ¿Pasaria algo si los Indar Gorri dejaran para siempre de ir al Sadar?

Este fin de semana en el Sadar ha tenido lugar un suceso peculiar y es que los Indar Gorri no han animado al Osasuna. Esta decisión de la peña ultra-nacionalista se ha producido como reacción a una sanción de la Comisión Antiviolencia prohibiendo entrar a campos de fútbol hasta el año 2020 a dos speakers o animadores de este colectivo.

X

Osasuna viene recibiendo reiteradas sanciones relacionadas con los Indar Gorri, ya sea por culpa del propio club permitiéndoles entrar las instalaciones durante el entrenamiento con bengalas (lo que le valió una multa de 100 mil euros), ya sea por culpa de los propios Indar Gorri. En este sentido, es fácil encontrar sanciones recientes contra los Indar Gorri por cánticos durante los partidos del siguente tenor:

x

“Puta España, puta selección”.

 “La Romareda, puta pocilga, donde se juntan Ligallo y policía. Qué puto olor, que porquería, con una bomba todo aquello volaría. Una explosión de goma-2 y que le den por culo a Aragón. Osasuna, que se la goza, viendo quemarse a esa puta Zaragoza”.

“Puta Gijón, puta Sporting de Gijón, puta aldea, puto equipo y más puta su afición” .

X

Obviamente no existe una persecución particular contra los Indar Gorri, sino que sanciones semejantes se producen constantemente contra diversas peñas radicales de todos los equipos, cuyos castigos también es fácil rastrear en la red, ya que al margen de su componente nacionalista Indar Gorri ni siquiera es un problema original. Todos estos grupos, al igual que Indar Gorri, tampoco son originales en presentarse todos ellos, cada cez que son objeto de una sanción, cómo víctimas de una persecución injusta y un agravio comparativo.

X

Indar Gorri calla, Osasuna gana

Como se señalaba al principio de la noticia, pese a que los Indar Gorri dejaran de animar al equipo el Osasuna le ganó por 1-0 al Sporting de Gijón. En realidad, no estaría de más preguntarse hasta qué punto aportan nada los Indar Gorri a Osasuna. ¿No está Osasuna en Segunda a pesar de los Indar Gorri? ¿Por qué a pesar de los ánimos de los Indar Gorri no hemos ganado ninguna Copa de Europa? ¿No animan siempre los Indar Gorri y sin embargo no siempre Osasuna gana? A lo mejor estaría bien que los Indar Gorri se estuvieran callados 6 meses a ver qué pasaba, por si pasaba que no pasaba nada. ¿Y si apareciera otra peña que evitara los insultos a España, a los aficionados rivales o los apoyos a los “chavales” de Alsasua? Alguien dijo que no se iría nunca de cierta institución porque no quería saber si a lo mejor no le echaban de menos, pues algo así podría pasar con Indar Gorri y sus talentos supuestamente insustituibles. La duda es qué sería Osasuna sin los Indar Gorri porque los Indar Gorri sin Osasuna ya sabemos que no serían nada. Y ya no Indar Gorri sino el conjunto de ultras que pululan alrededor del mundo del fútbol que con toda probabilidad y cuanto más radicales no sólo no suman sino que restan.

x

x

¿Pasaria algo si los Indar Gorri dejaran para siempre de ir al Sadar?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (2)
  1. beltxa says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 14 Thumb down 22

  2. Alambique says:

    Sin indargorris Osasuna representaría mejor Navarra; habría ambiente más sano y alegre; no tendría que pagar ciertas multas.
    En definitiva, ocurriría algo similar a la ventaja de celebrar los sanfermines sin peñas: no estarían plagados de política aberzal.

    Debate acalorado. Y tú, ¿qué opinas? Thumb up 11 Thumb down 13

Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 12 de marzo de 2009