Todo cambió el día que quebró Lehman Brothers. Mentira

Redacción 17 septiembre 2018 Noticias
Imagen de Todo cambió el día que quebró Lehman Brothers. Mentira

Desde hace algún tiempo estamos aprendiendo a separar la realidad del relato de la realidad. Da igual que hablemos de la ETA, de la Guerra Civil, del proceso golpista catalán o de economía, en este caso la quiebra de Lehman Brothers. Viene esto a cuento porque este pasado fin de semana, el 15 de septiembre, se ha producido el décimo aniversario de la quiebra de Lehman Brothers, la quiebra del banco de inversión que desencadenó la crisis, hizo temblar al mundo y acabó con el paradigma capitalista. Ya nada volverá a ser lo mismo tras la quiebra de Lehman Brothers. Todo mentira.

X

Para empezar, la quiebra de Lehman Brothers no fue la causa de ninguna crisis, sino una de sus consecuencias. Ni siquiera cronológicamente se sostiene ese relato. Lehman quebró en septiembre de 2008. Para aquel momento, los grandes bancos estadounidenses, los de verdad, tanto Bank of America como Citigroup, llevaban un año en bolsa bajando cerca de un 70%. En concreto, las acciones de Bank of America habían bajado de 50 dólares en julio de 2007 a 16 en septiembre de 2008. Todo este desplome tuvo lugar ANTES de la quiebra de Lehman. Los bancos estaban en caída libre desde más de un año antes, con el colapso de dos fondos inmobiliarios de Bear Stearns, es absurdo iniciar la cronología de la crisis con la caída de Lehman.

X

x

Otro hecho fundamental en la cronología, que sucedió apenas unos días antes de la caída de Lehman, que resulta mucho más significativo y que quizá por ello se suele ocultar, es la caída de Fannie Mae y Freddie Mac. Estas dos instituciones con tan pintorescos nombres eran algo así como las dos enormes cajas de ahorros estadounidenses que se dedicaban al negocio hipotecario con un respaldo del estado. La acción de estas dos cajas y su respaldo estatal se encuentran en la base de la crisis subprime, pero apenas se habla de ellas porque es mucho más fácil echarle el muerto a Lehman, la especulación y los mercados capitalistas, ocultando a estas dos instituciones semipúblicas que son las que realmente se encontraban en el ojo del huracán.

X

Como estas dos sociedades tenían un respaldo público, se dedicaban a comprar hipotecas basura, a un alto tipo de interés, titulizarlas metiéndolas en un pack y emitirlas como deuda de Fannie Mae o Freddie Mac, con el respaldo del estado, a un tipo de interés mucho más bajo. La diferencia entre los dos tipos de interés era el maravilloso beneficio de Fannie Mae y Freddie Mac. Obviamente llegó un punto en el que alguien señaló que Fannie Mae y Freddie Mac estaban desnudas y que los títulos basura que emitían eran tan basura como los que recibían. Llegados a ese punto el hechizo se deshizo, el valor de los títulos se evaporó, se inició una crisis descomunal y el estado tuvo que intervenir a Fannie Mae y Freddie Mac para salvarlas. La crisis de Lehman vino uno semana después pero para ese momento, y en realidad desde bastante antes, el sistema financiero occidental se encontraba en medio de un tsunami sin precedentes desde el año 1929.

x

Para concluir en esta necesariamente breve y por ello imprecisa exposición, hay que decir que la crisis del 2007-2008 no ha cambiado nada. Por el contrario, estamos reincidiendo e insistiendo en el mismo tipo de comportamientos que nos llevaron a aquella crisis que, lejos de cuestionar los principios del capitalismo, vino por el contrario a reafirmarlos.

X

No hemos aprendido nada

Es decir, es un viejo axioma capitalista que si tú gastas más de lo que tienes y vas acumulando una enorme y creciente bola hinchable de deuda, es cuestión de tiempo que estalle como una supernova. Cualquiera que revise cuál era el nivel de deuda pública de los principales estados del mundo en 2008 y la compare con la deuda actual, se dará cuenta de que no hemos aprendido nada, que eso de la austeridad es un mito, que nos endeudamos de manera frenética y descontrolada porque gastamos mucho más de lo que ingresamos, que los bajos tipos de interés (causa última de la anterior burbuja) son todavía más bajos que en 2007, que ahora la pelota de deuda es mucho más grande aún que en 2007 y que, cuando llegue la próxima crisis, seguramente hará palidecer a la anterior.

X

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 18 de abril de 2017