Para esto usa la izquierda abertzale el Palacio de Rozalejo

Redacción 21 agosto 2018 Noticias, Noticias destacadas
Imagen de Para esto usa la izquierda abertzale el Palacio de Rozalejo

Cuando hablamos de la problemática de los okupas con algunos inmuebles públicos, cabría pensar que el único problema que consideran las administraciones es el de la okupación. Pues bien, es evidente que no. Es decir, cuando se afirma que los gobiernos de progreso son amigos de los okupas y que los okupas simplemente se dedican a okupar espacios públicos y privados desocupados, resulta imprescindible afinar más al describir la realidad.

X

Por ejemplo, hay un colectivo de okupas llamado Hogar Social Madrid que en absoluto es tolerado por los gobiernos de progreso. La razón es que se trata de unos peculiares okupas de extrema derecha. Cuando los okupas no son separatistas o simpatizantes de la extrema izquierda, los gobiernos de progreso no sólo no son tolerantes, sino que son absolutamente militantes a la hora del desalojo y la desokupación. Los gobiernos de progreso no es por tanto que estén a favor de los okupas, sino de los okupas cuya ideología coincide con la suya, lo que nos lleva al Palacio del Marqués de Rozalejo.

x

X

En el caso del inmueble que centra el debate estos días en Navarra, obviamente no nos encontramos sin más ante unos sujetos sin oficio ni beneficio que, por la cara, ocupan una propiedad pública, o sea de todos, para utilizarla como si fuera suya, montar un bar (que no cumple ninguna normativa), hacer obras (sin ningún permiso), organizar conciertos (sin ningún control) o practicar el amor fraterno y fumar porros.

X

Como se puede ver en todas las imágenes que ilustran esta información los okupas del Palacio de Rozalejo, como en general todos los okupas de kampan por Navarra, ostentan una ideología que no sólo no se molestan en ocultar, sino que proclaman a los cuatro vientos porque, de hecho, proclamar esa ideología es el fin de su actividad y, sospechablemente, la proclamación y difusión de esa ideología es también la razón de la tolerancia que tienen con ellos los gobiernos que comparten esa misma ideología. Sin este alarde de afinidad ideológica con el cuatripartito, es imposible entender la tolerancia con los okupas.

x

X

Resulta conveniente también poner e manifiesto que los okupas no se dedican a dinamizar los barrios ni a devolver a “la gente” espacios públicos abandonados, sino a quitar a “la gente” un espacio que es suyo para convertirlo en una suerte de herriko taberna que no cumple normativas ni paga alquiler, hipoteca o impuestos.

X

Cabe señalar que la base de la okupación es la violencia, a tal punto que hacen falta 100 policías y la decisión política de utilizarlos para proceder al desalojo. Los okupas no se marchan de los sitios porque el propietario se lo requiera o se les enseñe un auto o una sentencia. Alrededor de un inmueble okupado no sólo hay más ruido, más conflictividad y más incomodidad, también hay una significativa reducción de los niveles de libertad. Alrededor de un espacio okupado y cubierto de simbología abertzale y radical, desaparece cualquier otro símbolo alternativo. El barrio se viste de la uniformidad okupa. El paisaje urbano lo determinan los okupas. Eso sí, siempre que sean okupas de los nuestros y conviertan el local ocupado en un centro temático para defender las causas que defiende el gobierno.

x

X

Finalmente, citar por lo ridículo de su planteamiento la autodenominación de los espacios okupas como espacios autogestionados. Autogestionarse es generar uno mismo los recursos con los que organiza su actividad, no quitárselos al propietario o al contribuyente, salvo que confundamos autogestionar con robar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 13 de febrero de 2019