¿No sería hora de denunciar la endogamia universitaria?

Redacción 7 agosto 2018 Noticias
Imagen de ¿No sería hora de denunciar la endogamia universitaria?

Ayer, lunes día 6 de agosto, la magistrada del juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, apreció “indicios de responsabilidad penal” en el instruido caso sobre la manera de la cual, el actual líder del Partido Popular (PP) obtivo un Máster en Derecho Local y Autonómico por la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) de Madrid.

Sabemos, independientemente de quien pueda llevar razón finalmente, que el político ‘popular’ está reaccionando ante la prensa de una manera mucho más solvente que Cristina Cifuentes y que la izquierda, dejando aparte los sueños del sector “sorayo” del PP, busca cargárselo, acarrearle la más absoluta muerte política.

Sí, esos mismos que nada hablan sobre la dudosa originalidad de la tesis doctoral de Pedro Sánchez, cuya práctica totalidad pudo haber sido redactada por el Ministerio de Industria mientras que la correspondiente cartera la ocupaba su compañero de partido Miguel Sebastián (en otras palabras, más sencillas, que no parece que la hubiera redactado él mismo).

Aunque bueno, ya sabemos que a aquellos que están a la izquierda del PP se les perdona todo, absolutamente todo. Hay una menor propensión a los “juicios de Telediario” y a la parcialísima y sectárea insistencia de esa cadena televisiva ultraizquierdista que realmente deberíamos nombrar como La Secta.

No obstante, no vamos a centrarnos en ello, sino en otro problema del sistema educativo español cuya denuncia también rompe con los esquemas de la corrección política: la endogamia universitaria, en beneficio no solo de los “ojitos derechos del profe” y los “hijos de Peltranito por ser quienes son”, sino también de aquellos que responde a alguna clase de interés político.

Esto último no debería de resultar tan sorprendente cuando las universidades públicas son entidades dependientes del Estado, de los burócratas de turno. De hecho, el enchufismo es una norma absolutérrima en todas aquellas entidades donde la clase política puede ejercer su influencia, considerando bien nexos amistosos, familiares y sentimentales, o la afinidad política (aunque en realidad sea una estrategia).

Pero nada, seguirán diciendo que el “enchufismo” se da en la privada, infundando incluso el mito de que “todo el mundo aprueba” cuando lo cierto es que, por regla general, en España, los centros de titularidad no estatal tienen una calidad docente infinitamente superior. Eso sí, hasta que venga el PP a cargarse la educación “pública y de kalidá”.

Una vez dicho esto, más valdría asumir que existen ciertos problemas de fondo que deben de ser solucionados cuanto antes, y que si tan criticables son los políticos, entonces más razón para evitar que acumulen mucho poder y conviertan las instituciones en medios para satisfacer lo que se puede considerar como “intereses de casta”.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…

Comentar

Tiene que estar registrado para publicar un comentario.

Libros amigos por Javier Horno

“Mi vida, mi gente, mis plantas”, del Padre Mundina

Reseña del libro “Mi vida, mi gente, mis plantas”, escrito por Vicente Mundina Balaguer, sacerdote castellonense experto en botánica.

Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Debería legalizarse el tráfico de órganos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 27 de mayo de 2015