Una sociedad deshumanizada

Jerónimo Erro 28 junio 2018 Claves
Imagen de Una sociedad deshumanizada

Esta noticia (Señora de  81 años expulsada de una villavesa en una noche lluviosa por faltarle 7 céntimos para el billete) podría parecer una anécdota menor  pero no lo es. Es una noticia triste que refleja la inhumanidad de una mentalidad burocrática que se ha ido extendiendo peligrosamente entre funcionarios y policías, maestros y médicos, servidores públicos convertidos en máquinas de aplicar el reglamento y temerosos de recurrir al sentido común.

Esta forma de actuar no surge de la nada. Procede de una mentalidad positivista cada vez más generalizada y abarca desde la monstruosa burocracia europea hasta el último alguacil del último pueblo. Lo peor del positivismo es que no se queda en las grandes legislaciones sino que acaba impregnando la vida cotidiana. Al final el resultado es que no se puede realizar un servicio público sin consultar minuciosamente el ridículo reglamento a cada minuto.

En el fondo es miedo lo que se palpa. Miedo a la denuncia quisquillosa del ciudadano mezquino que a su vez se previene por parte del médico, del policía o del autobusero mediante una aplicación robótica y desalmada del reglamento. Todo esto mata la vida social y el sentido común. Nos está matando como sociedad humana. Nos está convirtiendo en un hormiguero.

Nunca fuimos así en Navarra. Antes éramos generosos en el servir y agradecidos al ser servidos. Antes éramos más cristianos. De hecho éramos un reino cristiano, de palabra y de obra. ¿O se pensaban que ésto va solamente de jurar los cargos ante un Cristo?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (1)
  1. Infanzon says:

    Cierto, nunca fuimos así; En Navarra, instituciones como la Casa de Misericordia, acogieron y cuidaron de nuestros mayores; nos enseñaron y aprendimos en el catecismo a honrar al padre y a la madre y el respeto y cuidado de nuestros mayores fue siempre nuestra conducta.

    En otros tiempos cualquier pasajero hubiera abonado los 7 céntimos que faltaban, incluso el conductor, pero estos comportamientos ruines y miserables se han instalado en esta sociedad, gravemente enferma y con un futuro preocupante.

    Recordaré siempre aquello que mi padre me contaba cuando yo era pequeño:
    “Erase una vez un padre que en pleno invierno le dijo a su hijo, llévale esta manta vieja a tu abuelo que tendrá frío; el hijo tras cumplir cuanto su padre le había dicho volvió junto a él; el padre, al ver que traía media manta, le preguntó, ¿dónde vas con esa media manta? Y el hijo le contestó, voy a guardarla para cuando tu seas viejo”.

    Infanzón

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0

Libros amigos por Javier Horno

Tierra de los hombres, de Antoine Saint-Exupéry1

En Ribadesella, Asturias, en la Playa de la Vega, termino de leer Tierra de los hombres, de Antoine Saint-Exupéry. Ha sido un día intenso, de soledad. x Qué inconfundible sensación de espacio abierto, de perspectiva luminosa, de pureza en la respiración leer a Saint-Exupéry. Más en estos momentos de aridez…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Cree usted que la imagen de Navarra se ha deteriorado con el gobierno del cambio?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 25 de octubre de 2018