¿Y por qué el contrato único es malo y lo que hay ahora es bueno?

Redacción 20 junio 2018 Noticias
Imagen de ¿Y por qué el contrato único es malo y lo que hay ahora es bueno?

Todo el Congreso menos Ciudadanos y UPN se niega a debatir sobre el contrato único, ¿pero equivale eso a que todos los demás tengan razón y que el precario mercado laboral actual es maravilloso?

x

El Pleno del Congreso rechazó ayer una Proposición de Ley contra la precariedad laboral presentada por Ciudadanos, la cual contemplaba la adopción de la figura del contrato único con indemnización por despido de 20 días por año trabajado, mochila austríaca y bonificaciones para las empresas con baja temporalidad.

X

La propuesta fue rechazada por 302 votos en contra frente a 33 votos a favor, concretamente los de Ciudadanos y UPN. El PSN, una vez más en modo apoyamos un gobierno de progreso con Geroa, inmediatamente saltó sobre la yugular de UPN acusándole de apoyar la precariedad, el despido universal y el mal en general. Discutiremos en las siguientes líneas si eso del contrato único es el mal absoluto o no pero, para ser precisos, la verdad es que UPN no apoyó el contrato único y el resto de medidas propuestas por Ciudadanos, de hecho expresó sus reservas al respecto, lo que apoyó es que se aprobará la tramitación para debatir todas esas propuestas en el Congreso.

x

X

Aclarado todo lo anterior, procede dedicar unas líneas a esto del contrato único, un asunto interesante frente a un problema grave e irresuelto.

X

Efectivamente, en España existe una absoluta dualidad laboral entre quienes tienen un contrato laboral y quienes tienen uno indefinido. La realidad en cada uno de esos mundo es totalmente distinta y los dos mundos se encuentran casi incomunicados, separados por un enorme muro que es casi imposible saltar, porque además para la empresa tiene poco sentido saltarlo, de hecho el sistema penaliza saltarlo, como veremos. Paradójicamente, quienes abominan de la precariedad y la temporalidad y quienes abogan por mantener las bases de este sistema dual que genera ese temporalidad y precariedad son los mismos. Y el malvado es quien pretende buscar una fórmula distinta en vez de quienes no hacen otra cosa que reafirmarlo y perpetuarlo.

X

En 2006, justo antes de la crisis, en España había 10,5 millones de contratos indefinidos y 5,29 millones de ocupados con un contrato temporal. En 2013, ya bien entrados en la crisis, seguía habiendo 10,6 millones de contratados indefinidos (de hecho crecieron ligeramente) mientras que los ocupados con un contrato temporal bajaron a 3 millones. Cuando hablamos de que en el mercado laboral hay dos mundos, que están totalmente separados y que existe un muro entre ellos nos referimos a esto. Toda la crisis y todo el ajuste de plantillas se lo han comido los españoles que tienen un contrato temporal, los que viven en ese lado del muro. ¿Realmente lo progresista es quejarse mucho pero, al mismo tiempo, mantener para siempre las bases de este sistema y oponerse a toda reforma?

X

¿Por qué todos los ajustes de plantilla durante la crisis se los comieron los trabajdores con un contrato temporal? La explicación resulta senclla. La indemnización por despido al comienzo de la crisis era de 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades, mientras que la del temporal era de 12 días por año.

X

El sistema dual de la actualidad no sólo es injusto, sino que es totalmente ineficaz. En una empresa puede haber un trabajador muy antiguo (o con mucha antigüedad, o ambas cosas), con un contrato indefinido, haciendo un trabajo deficiente y cobrando el doble que un joven, con un trabaj0 temporal, que trabaja más eficientemente y cobra la mitad. Llegada la crisis, sin embargo, incapaz de pagar las dos nóminas, la empresa con toda probabilidad y contra toda lógica empresarial despidió al joven. ¿Por qué? Porque la indemnización por despido del joven era infinitamente menor.

X

Llegados a este punto alguien podría pensar que la solución es prohibir los contratos temporales, o igualar por arriba los costes por despido de ambas situaciones. Obviamente esto no tiene demasiado sentido. Por un lado la economía es cíclica, las empresas tienen que poder tener, para sobrevivir a las recesiones, un margen para reducir las plantillas. Las empresas van construyendo su plantilla y su masa de trabajadores indefinidos de manera escalonada. La alternativa es que las empresas quebraran llevándose por delante a toda la plantilla, y no sólo a una parte de la plantilla. Por otra parte, por su propia naturaleza, hay muchos sectores en los que la temporalidad y la estacionalidad es inevitable, desde el turismo a la agricultura. ¿Cómo mitigar entonces en el mundo real una dualidad a menudo injusta y disfuncional?

X

El despido libre (prohibido pensar en ello)

Naturalmente una opción es el despido libre. Contra lo que podrían pensar muchos lectores, esto no tiene por qué equivaler a más inseguridad y precariedad. Para probable sorpresa de muchos de esos lectores, Noruega, Islandia, Austria, Dinamarca, Suecia o Finlandia son países en los que existe despido libre, o algo muy parecido al despido libre. Resulta bastante obvio que, sin embargo, no son países en los que los salarios sean muy bajos, haya mucho paro o los trabajadores padezcan intolerables condiciones de trabajo. Las barreras de salida actúan también como barreras de entrada. Un empresario que, si empiezan a caer las ventas, no puede prescindir de un trabajador, tratará de exprimir lo que pueda a los demás empleados y retrasar todo lo posible una nueva contratación. El despido libre es simplemente un modo más de dinamitar el muro entre temporales e indefinidos, lo que sin duda vendría a solucionar el problema. De todos modos no es el despido libre lo que propone Ciudadanos con el contrato único.

X

El contrato único

La propuesta de Ciudadanos va más bien en la línea de un contrato único con indemnización creciente. De este modo, no habría un muro contra la contratación indefinida porque a la empresa inicialmente le costaría muy poco tanto emplear como despedir a un trabajador con un contrato indefinido. Sin embargo, este trabajador no quedaría para siempre en el actual estatus de un empleado temporal, sino que poco a poco iría creciendo progresivamente su indemnización por despido. Como se aprecia en la gráfica, lo que se propone es pasar del sistema actual, en el que hay que saltar un muro altísimo para pasar de temporal a indefinido (lo que disuade a las empresas de dar ese salto a los empleados), a un modelo en el que en vez de un muro hay una escalera.

X

x

La mochila austriaca

Un elemento que se puede añadir o no a este modelo pero que también ha entrado en el debate es la llamada “mochila austriaca”. El modelo de mochila austriaca puede consistir, por ejemplo (porque hay diversas opciones) en que la empresa, a cambio de reducir las indemnizaciones por despido, pase a alimentar la mochila en proporción a esa reducción. Es decir, si el trabajador es despedido se lleva una parte de la indemnización del modo tradicional y otra parte en la mochila, aunque este sistema determina algunas ventajas.

X

Si, por ejemplo, el trabajador no es despedido sino que simplemente cambia de trabajo, se lleva la mochila con el dinero acumulado al nuevo trabajo.

X

Cuando el trabajador se jubila, también se lleva la mochila con lo que haya acumulado a lo largo de su vida laboral además de la pensión.

X

El nombre de “mochila austriaca” proviene del hecho de que Austria es el país pionero en haber implementado este mecanismo donde está funcionando razonablemente bien. Tampoco es que Austria sea un infierno para vivir y trabajar, frente a quienes se escandalizan por un lado y defienden mochilas cubanas o bolivarianas por otro.

X

Pues hace dos años a Pedro Sánchez le parecía una reforma progresista

Aunque ya hemos visto que al PSN que aspira a apoyar un gobierno de Geroa esto de la mochila austriaca le parece lo peor, lo cierto es que fue el PSOE quien planteó la adopción de este sistema allá por el año 2010. No sólo eso, tan recientemente como en febrero de 2016, Pedro Sánchez y Rivera firmaban un pacto de gobierno para investir presidente al líder socialista, un escenario que no se materializó porque Podemos lo impidió. El documento pactado entre PSOE y Ciudadanos se tituló “Acuerdo para un Gobierno reformista y de progreso”, y la mochila austriaca era una de las medidas incluidas. Resulta llamativo que ahora al PSN le parezca tan terrible una medida que en 2016 bendecía Pedro Sánchez. No carguemos las tintas contra los socialistas porque la mochila austriaca, si seguimos profundizando en la hemeroteca, también la apoyaron el PP, el PDCAT y el PNV. ¿Por qué ahora todos votan en contra siquiera de debatir el asunto? ¿Por razones económicas o políticas y demagógicas?

X

Libertad total de contratación

Para terminar, señalar al menos que existe otra alternativa al absurdo modelo actual, al despido libre y también al contrato único, que sería el contrato libre. La empresa y el trabajador serían libres para negociar y pactar lo que quisieran. Un poco como si fuéramos todos futbolistas. El contrato libre sería en realidad lo opuesto al contrato único, pero también algo completamente distinto al mercado dual, ya que habría tantos modelos de contrato como trabajadores. Lo que parece bastante claro que no funciona es el modelo actual.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 25 de febrero de 2007