Erase una vez un golpista catalán y partido islamista en Bélgica

Redacción 16 abril 2018 Noticias
Imagen de Erase una vez un golpista catalán y partido islamista en Bélgica

Según informa el diario ABC, los belgas se enfrentan últimamente a un pequeño dilema. Un partido llamado “Islam”, en cuyo programa figura la implantación de la ley islámica, aspira a conseguir un resultado sorprendente en las elecciones municipales belgas. Este partido, de hecho, ya tiene dos concejales en dos barrios de Bruselas con una población musulmana marcadamente mayoritaria: Molenbeek y Anderlecht.

x

Uno de estos concejales, Redouane Ahrouch, dijo al promover su candidatura que su propósito era «explicar la ley de Dios y si la gente lo quiere, implementar la Sharia después de un referéndum en 10, 15 o 20 años. Por supuesto, ahora es demasiado pronto. La sociedad no está lista, deberíamos cortar demasiadas manos».

x

Este partido, no obstante, va proponiendo cosas como separa a los hombres y las mujeres en los transportes públicos y rechazar la paridad en los primeros lugares de las listas electorales. No parece que para poner al que más destaque al margen de su sexo, sea hombre o mujer, sino para eliminar a las mujeres.

x

El debate ahora en Bélgica es si permitir a este partido que pueda presentar la sharía como su programa electoral o si aceptar el principio de que todas las ideas deben estar permitidas en democracia. ABC cita a Pascal Delwit, politólogo en la Universidad Libre de Bruselas (ULB), según el cual en Bélgica “está prohibido calumniar o difamar, pero no lo está hacer propuestas que no estén en línea con la Declaración Universal de los Derechos Humanos u otras convenciones. Se considera que entra dentro de la libertad de expresión, incluso si las declaraciones realizadas pueden considerarse inaceptables para muchos”.

x

Según el secretario de Estado de Interior, responsable de inmigración y uno de los políticos más influyentes, el independentista flamenco, Theo Fancken, “en Bélgica no hay una ley que permita prohibir a un partido político por sus ideas, como sí sucede en Alemania con las formaciones fascistas”.

x

Todo indica por tanto que Bélgica, en un plazo relativamente breve, puede ver cómo un partido radical islamista se presenta a las elecciones, obtiene un resultado relevante en algunas zonas e incluso puede empezar a condicionar mayorías y pactos.

x

Sólo faltaría que los islamistas, emulando a Puigdemont, al que tan amorosamente han acogido los belgas como un refugiado político, empiecen a realizar referendos en los barrios que controlan, saquen las urnas a las calles, recuenten los votos a su manera y declaren unilateralmente la república islámica o la vigencia de la sharía en los lugares donde tengan mayoría.

x

Afortunadamente para Bélgica, llegados a ese punto, es improbable que España acogiera al líder islamista como refugiado político para que dirigiera ilegalmente su pequeño califato independiente desde Madrid. Pero sería muy tentador.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

Libros amigos por Javier Horno

La rehabilitación de Franco

En los tiempos que corren, y con la Ley de Memoria Histórica amenazando sobre la libertad de expresión, hablar del franquismo es como para pensárselo dos veces. En realidad, a cierta edad, uno lo ha pensado ya unas cuantas veces; muchos lo han hecho, y muchos, muchísimos, han callado: este…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Pasaria algo si los Indar Gorri dejaran para siempre de ir al Sadar?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 11 de enero de 2008