Los malvados padres que no quieren cambiar el nombre del colegio Virgen Blanca de Huarte por el de Ugarrandia

Redacción 21 marzo 2018 Noticias
Imagen de Los malvados padres que no quieren cambiar el nombre del colegio Virgen Blanca de Huarte por el de Ugarrandia

En el colegio público Virgen Blanca de Huarte hay dos problemas. El primero su nombre, incompatible al parecer con la educación forzosamente laica que pretenden imponer algunos. El segundo que los padres no le quieren cambiar el nombre al colegio. El caso es el típico de la gente por un lado y la burocracia gubernamental y funcionarial al otro.

x

Un grupo de padres ha pedido cambiar el nombre de Virgen Blanca por el Ugarrandía, topónimo de la zona donde se encuentra el colegio. La Virgen Blanca es la patrona de Huarte, por lo que la polémica en Pamplona sobre la impertinencia del nombre sería la equivalente a un centro que se llamara San Fermín. No es la primera vez sino la tercera que se intenta modificar el nombre del colegio, ya que una primera polémica se produjo en el año 2003. En 2011 se reprodujo el debate el cual se zanjó sometiéndolo a una votación entre los padres, en la que vencieron los partidarios de mantener la denominación actual. En esta tercera ocasión la propuesta, apoyada por el claustro de profesores, decía venir respaldada por una gran mayoría de familias. La votación, por el contrario, volvió a demostrar la semana pasada que la realidad era muy distinta.

x

Los partidarios de cambiar el nombre sólo obtuvieron 104 votos frente a los 144 votos partidarios de mantenerlo. El mantenimiento de la denominación actual se impuso por tanto por un 57,8%. Efectivamente existe una amplia mayoría, pero es favorable al nombre Colegio Público Virgen Blanca de Huarte.

x

x

No, el debate no ha quedado todavía zanjado

Pese a lo que pudiera parecer, la amplia victoria de las familias partidarias de conservar el nombre, un 40% más que las partidarias de cambiarlo, no garantiza que esto sea así. La consulta no es vinculante. Esto es un poco absurdo porque una consulta puede hacerse o no hacerse, ¿pero qué sentido tiene hacerla y aceptar el resultado sólo cuando nos gusta? Obviamente lo democrático y razonable sería respetar la decisión de las familias, pero como formalmente la consulta no es vinculante y tienen que pronunciarse el consejo escolar, el Ayuntamiento (gobernado por Bildu) y, en última instancia, el Departamento de Educación, los partidarios de cambiar el nombre todavía tienen una oportunidad. Eso sí, sería un caso claro de despotismo laicista, burla de la democracia, desprecio a las familias e imposición vertical. Y un ejemplo también para, en otras ocasiones, acaso con las tornas cambiadas, recordar que lo que quieran mayoritariamente las familias de un centro se puede ignorar.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (22 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (2)
  1. Urko Jon says:

    Enhorabuena a los padres que se han movilizado para votar en contra

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 1

  2. Alambique says:

    ¿Por qué ocultarlo? “Ugarrandia” suena fatal. La fonética es espantosa.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 8 Thumb down 1

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 13 de noviembre de 2006