Asirón dice que las denuncias públicas de las amenazas a comerciantes “son un poco mentirijilla”

Redacción 1 febrero 2018 Noticias, Noticias destacadas
Imagen de Asirón dice que las denuncias públicas de las amenazas a comerciantes “son un poco mentirijilla”

Es muy grave que algunos comerciantes hayan revelado amenazas hacia sus establecimientos por haber colocado en el escaparate carteles criticando el Plan de Amabilización del Ayuntamiento de Pamplona. La reacción del alcalde, Joseba Asirón, ha sido manifestar en Navarra Televisión que, mientras no se interponga una denuncia hay que pensar que esas amenazas “son un poco mentirijilla”, pese a que el propio entrevistador, Roberto Cámara, le insistía en que “nos han contado comerciantes de Pamplona que han recibido amenazas”.

x

La respuesta de Asirón resulta particularmente torpe por varios motivos.

x

En primer lugar porque él sería el beneficiario de esas amenazas. Lo que ha sucedido tras esas amenazas es que han desaparecido los carteles que se quejaban contra el Ayuntamiento. En un país y una sociedad normal tendría no sólo que arremeter en tromba contra cualquier grupo de fascistas que hiciera amenazas, sino que la reacción tendría que ser tanto más tajante, para evitar la mínima sombra de connivencia, en la medida en que se trata de amenazas que le benefician.

x

En segundo lugar porque este tipo de amenazas resulta difícilmente denunciable a causa del miedo. El denunciante evita denunciar por miedo a las represalias. De algún modo lo que plantea Asirón es que, por ejemplo, la única violencia que existe contra las mujeres es la violencia denunciada, cuando todos sabemos que sólo es la punta del iceberg.

x

En tercer lugar porque Asirón, cuando le ha convenido, sí ha dado crédito a gritos amenazantes que el jamás escuchó y de los que no existe constancia objetiva alguna, al punto de llegar a promover una condena en toda regla.

x

En cuarto lugar porque las cosas han sucedido como si las amenazas hubieran existido. Es decir, ha habido muchos comerciantes que antes de las amenazas tenían carteles y después de las amenazas los han quitado. No tiene mucho sentido que haya pasado eso si no ha habido amenazas. De hecho salen perdiendo cambiando una campaña permanente de protesta por una denuncia puntual de amenazas. Sobre todo porque si el alcalde hubiera reaccionado con contundencia, la culpabilidad por las amenazas se centraría en los autores de las amenazas, no en el Ayuntamiento que es con el que tienen un problema los comercios.

x

No hay descontentos, no hay amenazados, no hay caída de las ventas, sólo hay gente feliz con el Ayuntamiento

Por supuesto que no se puede decir que el alcalde ha movilizado a sus bases de seguidores más radicales para amenazar a los comercios y acabar con una campaña en su contra, pero sí se puede decir que el resultado es el mismo que si lo hubiera hecho. Y también se puede decir que la reacción del alcalde no ha sido decir que es intolerable, que se solidariza con los comerciantes, que doblará la vigilancia para que nadie toque un escaparate, que abrirá una investigación y que buscará debajo de las piedras a ver si aparecen los autores de las amenazas, sino que ha salido a decir que no se las cree y que son mentirijillas. A fecha de hoy, por tanto, es improbable que los autores de las amenazas tengan claro que les va a pasar algo o que no le han hecho un favor al Ayuntamiento.  Después nos preguntamos por qué resultan tan difíciles de erradicar determinados comportamientos.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 19 de agosto de 2020