Blanqueamiento de asesinos etarras en Etxarri Aranaz, pero no sólo en Echarri Aranaz

Redacción 19 enero 2018 Noticias
Imagen de Blanqueamiento de asesinos etarras en Etxarri Aranaz, pero no sólo en Echarri Aranaz

El 24 de octubre se presentó en el Ayuntamiento de Echarri Aranaz una iniciativa para completar el llamado “mapa del sufrimiento local”. El Ayuntamiento de Bildu valoró que desde la guerra de 1936 hasta el presente han ocurrido múltiples vulneraciones de derechos humanos en la localidad realizadas en base a razones políticas. Esas vulneraciones habrían conllevado un gran sufrimiento para vecinos del pueblo y sus familiares, dejando una huella enorme entre la población. Para elaborar ese mapa del sufrimiento, el ayuntamiento encargó la labor a Euskal Fundazioa.

x

Un elocuente vídeo del periodista Cake Minuesa, que se presenta en Echarri para entrevistarse con el concejal del PPN Juan Antonio Extremera y analizar la situación, muestra cómo una de las personas incluidas en el “mapa del sufrimiento”, por supuestas torturas, es el etarra Vicente Nazábal, asesino de Jesús Ulayar.

x

El hecho resulta sumamente revelador porque evidencia perfectamente el proceso de reescritura de la historia al que estamos asistiendo, en virtud del cual el terrorista Nazábal (y el resto de su comando) ya no es un verdugo, o no sólo, sino una víctima, y como tal víctima pasa a compartir categoría con Salvador Ulayar, y además merece un reconocimiento oficial. ¿Alguien se extraña del enfado de las víctimas ante este abominable blanqueamiento de sus verdugos? ¿Alguien comprende que alguna administración pública se implique en este tipo de blanqueamientos? La pregunta es evidentemente retórica porque por supuesto que lo entendemos.

x

La realidad, sin embargo, es que incluso dando por buena la versión de Nazábal (que es mucho dar por bueno) de que en algún momento fue torturado y sufrió mucho, bajo ningún concepto eso le coloca en el bando de las víctimas ni le hace acreedor de ningún tipo de reconocimiento público.

x

Imaginemos, por ejemplo, al padre que golpea o incluso mata al hombre que violó y asesinó a su hija. No podemos aplaudir el hecho. Seguramente no podemos negar tampoco que al violador y asesino le produjo sufrimiento la agresión, o que sufrió una represalia fuera de la ley y el derecho. Pero bajo ningún concepto el violador asesino se convierte en una víctima equiparable a la hija, ni por supuesto el estado le debe ningún homenaje, ningún reconocimiento ni ninguna placa en su pueblo. Sirva este ejemplo para mostrar que la violencia injusta sufrida por un criminal o su sufrimiento ni borra su condición de criminal ni le equipara a sus víctimas. Un terrorista asesinado por otro terrorista, por ejemplo un etarra asesinado por alguien del GAL, o alguien del GAL que hubiera sido asesinado por un etarra, por supuesto que no merece ningún homenaje. No sólo es que este planteamiento, que por cierto es el que defiende el Gobierno de Navarra, esté equivocado, sino que es perverso. Y tampoco se puede decir que simplemente es perverso porque produzca el efecto de blanquear a los verdugos, si ese efecto no es el resultado de una equivocación sino de algo tan premeditadamente buscado que es de hecho la causa del propio planteamiento.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 10 de febrero de 2017