Lo que no ha hecho el cuatripartito hasta ahora, ¿puede que ya no lo haga?

Redacción 19 diciembre 2017 Noticias
Imagen de Lo que no ha hecho el cuatripartito hasta ahora, ¿puede que ya no lo haga?

Hace ahora poco más de un mes, en un desayuno informativo organizado por Europa Press en Madrid, la presidenta Barcos declaraba que, conforme se vayan acercando las elecciones autonómicas en 2019, las relaciones entre los partidos que sustentan el actual gobierno se “se van a acidular”, y que “el ambiente va a estar mucho más tensionado”, porque cada cual querrá explicar el proyecto propio más que defender el de un Ejecutivo de coalición, para rematar su reflexión reconiciendo que “esto es la política”.

x

Pues bien, en las últimas horas nos enfrentamos a un par de acontecimientos que parecen dar la razón a la presidenta.

x

En primer lugar, I-E se desmarca de sus socios nacionalistas, se reafirma en su rechazo a la lista única para las oposiciones en Educación, y anuncia su intención de votar junto con el PSN la propuesta de esta formación, la cual ha recibido el beneplácito de los servicios jurídicos del Parlamento de Navarra, reclamado por Bildu y Geroa Bai.

x

En segundo lugar tenemos el problema existente en el Ayuntamiento de Pamplona con la aprobación de los Presupuestos para 2018. Efectivamente, a estas alturas Pamplona no tiene todavía Presupuesto para el año que viene. Es más, ayer Bildu presentó un presupuesto que ahora mismo no está claro si tendría el necesario respaldo por el rechazo de Podemos a apoyarlo expresado en la junta de gobierno, en la que uno de sus representantes votó a favor y otro se abstuvo. Asirón ha reconocido durante la presentación que “Esto nos genera sorpresa y desasosiego toda vez que no es compatible con la continuidad del Gobierno municipal de cambio como tal la existencia de este tipo de votos discrepantes después de toda una negociación en la que las cuatro fuerzas han puesto mucho de sí“, añadiendo que “En los próximos días tendré que inquirir, averiguar y, en última instancia, tomar una decisión”. El pleno que decidirá sobre la aprobación de los Presupuestos tendrá lugar el 16 de enero, fecha hasta la que los miembros del cuatripartito tendrán que seguir acidulando.

x

Ahora ya no hay protestas contra un recorte de 54 millones

El alcalde Asirón presumió durante su comparecencia de los 204 millones de euros que alcanzará el Presupuesto del Ayuntamiento de Pamplona en 2018, caso de ser aprobado. Asirón señaló que el Presupuesto presentado supone “una subida del 14,46% respecto a los presupuestos vigentes en Pamplona entre 2011 y 2015 (178,7 millones)”.  Lo cierto es que Asirón patina con los números porque en 2011 el Presupuesto fue de 238 millones, según la web del propio consistorio. Es decir, el flamante Presupuesto que ayer presentó Bildu  supone un recorte de 34 millones sobre el Presupuesto de 2011. Pero es que si lo comparamos con el Presupuesto de 2010, también según los datos de su web, el recorte alcanza los 54 millones. A nosotros no nos parece mal, pero resulta chocante que Asirón, en plena recuperación, se presente ante los medios con un recorte de 54 millones respecto a 2010 y los votantes del cambio lo asuman con entusiasmo. ¿Cuál sería el Presupuesto que hubiera presentado UPN si estuviera ahora gobernando? ¿Y en qué se queda el discurso del cambio si para todos hay unos límites y unas mismas realidades de ingresos y gastos? Afortunadamente para Bildu, Geroa, I-E y Podemos, casi ningún votante del cambio es demasiado consciente del recorte que los presupuestos actuales siguen representando. O les da igual, como explicábamos en otro artículo, en virtud del principio de que la capacidad para reconocer un fiasco resulta proporcional a la ilusión y el compromiso que previamente se ha invertido en el fiasco.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. Ignatius says:

    Esto es como un matrimonio de conveniencia, tirando cada uno de un lado de la manta.
    Y es que las oligarquias de partidos lo único que quieren es llevarse un trozo mayor de manta, ya sea por “consenso” o a tirones si hace falta. Y es que el que se quede sin manta al final de la legislatura*, se puede quedar sin silla en la próxima, y eso sí que no.

    Nótese que, en ausencia de separación de poderes, llamamos injustamente “legislatura” al periodo en el que una o varias facciones que controlan legislativo y ejecutivo nos avasallan.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 31 de agosto de 2011