Muera el peaje a la sombra, qué alegría pagar el peaje a la luz

Los peajes en la sombra han sido durante varios años uno de los temas preferidos de las fuerzas del cambio en la oposición, incluso tras llegar al gobierno. Que si la herencia de UPN, que si los sobrecostes, los millones de euros que salían de los bolsillos de los navarros para pagarlos… Pues bien, ¿de qué bolsillos saldrán los millones para pagar los arcos de peaje con los que el cuatruipartito pretende plagar nuestras carreteras? ¿Recuerdan cuando las fuerzas del cambio reclamaban indignadas la gratuidad de la AP-15? ¿Este repeaje de pagar impuestos crecientes sin parar y encima después pagar peajes es la maravillosa alternativa del gobierno del cambio?

x

Aunque evidentemente discutible, ni el peaje en la sombra es una fórmula inherentemente perversa ni, sobre todo, las alternativas al peaje en la sombra son inherentemente virtuosas, como estamos a punto de comprobar los navarros. O como puede verse si se atiende a lo sucedido con las carreteras en la CAV, gobernada por las fuerzas del cambio. Por un lado porque resulta que en algunos lugares de la CAV también existe el peaje en a sombra, aunque buen cuidado han tenido algunas formaciones en Navarra de que no se divulgara demasiado. Por otra parte, porque con carácter general la situación de las sociedades públicas que se encargan de las carreteras en la CAV es notoriamente desastrosa. Entre Bidegi, la empresa pública que gestiona las vías de alta capacidad de Gipúzcoa; Interbiak, su equivalente en Vizcaya, y Arabat-Vías, la sociedad pública en Alava, hablaríamos de unos 2.000 millones de euros en deuda. ¿O de dónde pensamos que viene la necesidad de poner peajes en Guipúzcoa? Se nos ha vendido la idea de que la alternativa a los peajes en la sombra era la Arcadia feliz y que estaríamos genial si no fuera por esos peajes, pues ya vemos que no necesariamente.

x

Los costes de los carreteras vascas tienen además una significativa derivada relacionada con la corrupción. El “caso Bidegui”, que enfrenta al PNV y a Bildu y que amenaza con un período de investigación de nada menos que 5 años, acoge la sospecha de que 30 millones de euros presupuestados para obras no acabaron en el asfalto.

x

Si me sigues votando te pongo más

El aspecto positivo de establecer peajes en Navarra es que de este modo acaso se pueda mitigar el efecto llamada de las carreteras navarras hacia todos los transportistas que podrían colapsar nuestras vías gratuitas huyendo de los peajes vascos, aunque para mitigar siquiera parcialmente ese efecto tendremos que pagar un alto precio. ¿Se acuerdan ustedes de que hace ya un tiempo las autovías gratuitas eran progresistas y las autopistas de peaje reaccionarias? Pues dentro de nada todo será de peaje. O de repeaje, si lo prefieren. Sabemos quién va perdiendo, decidan ustedes mismos si los que han ganado son progresistas o reaccionarios.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (1)
  1. Urko Jon says:

    Propongo poner un peaje para entrar en Pamplona y poder disfrutar de la conducción a 30km/h, de las maravillosas luces de Navidad y del ambientazo que hay en el I Ensanche después del plan de amabilización. Podemos atraer así a toda esa gente que se va a Madrid los fines de semana y los puentes de compras.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 22 Thumb down 1

   Dar de baja