Reflexión políticamente incorrecta sobre los 14 navarros mártires de la Guerra Civil beatificados el domingo

x

El pasado domingo se beatificó en Barcelona, en la Sagrada Familia, a 109 religiosos que fueron asesinados durante la Guerra Civil en calidad de mártires. De esos 109 religiosos beatificados, 14 eran navarros. Más allá del hecho personal y religioso, la noticia tiene muchos matices históricos y políticos.

x

Por ejemplo, habría que decir que los 109 mártires forman parte de una lista de 8.352 personas asesinadas por el bando republicano en Cataluña. De esa lista, 2.441 víctimas eran religiosos. A lo sufrido por los católicos en la Guerra Civil alguien lo llegó a llamar la mayor persecución religiosa de la historia, al menos en términos de religiosos asesinados. De lo que no cabe duda es de que la persecución religiosa en la zona controlada por los republicanos adquirió caracteres de genocidio. Prácticamente se asesinó a todos los religiosos a los que pudieron echar mano. Fueron asesinados, por ejemplo, los obispos de Barcelona, Tarragona y Lérida, lo que da una idea de la matanza de la cabeza de la Iglesia para abajo.

x

Al margen de los citados 2.441 religiosos, hay otros 5.911 asesinados que no lo eran. Esta lista completa, que se puede consultar por ejemplo en este enlace, muestra la evidencia de la salvaje represión asesina en el bando republicano. Una represión y un estado de terror que contrasta totalmente con la imagen dulcificada que se nos vende actualmente sobre el Frente Popular y la Segunda República.

x

Hablando de dulcificar, es decir falsear, a la luz de todas estas cifras conviene recordar que hace sólo unos días se homenajeaba, como todos los años, a Luis Companys, el presidente de la Generalidad cuando sucedían todas estas matanzas en su territorio. No sólo Companys autorizó las milicias que llevaron a cabo todos estos crímenes, sino que los toleró de manera evidente, puesto que los escuadrones de la muerte republicanos y sus checas actuaban abiertamente sin que nadie se lo impidiera ni reprimiera. Nadie ha pedido perdón por todas estas muertes. Se ha echado un velo de silencio sobre todas estas muertes. Y a las figuras de los responsables por acción u omisión de todas estas muertes, como Companys, injustamente se les considera demócratas, defensores de la libertad y merecedores de homenajes.

x

Para terminar esta reflexión nos detendremos en la figura de Adolfo Esteban de Rada, uno de los religiosos navarros beatificados. Según se relata su detención y ejecución, estaba escondido con un compañero en el piso de la madre de éste, cuando el 31 de julio de 1936, a las 7 de la mañana, avisados por una denuncia vecinal, se presentó una patrulla de milicianos para hacer un registro. El detenido fue conducido a un Comité del barrio y después a unos terrenos en la trasera del Hospital de San Pablo. El cadáver llegó más tarde al Clínico donde fue reconocido, aunque después se perdió la pista al cadáver y aún hoy se desconoce el paradero de sus restos. Este hecho también es relevante para confrontar el mantra de que sólo hay desaparecidos en uno de los dos bandos. O para señalar que, como en todas las guerras, siempre habrá desaparecidos que jamás se hallarán y tumbas al soldado desconocido. Naturalmente por los dos bandos.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (2)
  1. el vecino de Uxue says:

    … Y más políticamente incorrecto: la pusilánime Iglesia Navarra sigue sin habilitar, no ya una Iglesia en la que venerar a esos Beatos y Santos (muchos de ellos navarros) ni siquiera una capilla digna dentro de una Iglesia como ocurre en Sevilla, Barcelona, Almería, Madrid, Alicante, Lleida, Huesca, Sevilla, Albacete…(entre otras ciudades).

    … Pero nada, la reserva espiritual ¡del Mundo!

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 29 Thumb down 0

  2. Ispan1 says:

    La matanza de religiosos y simplemente católicos en Cataluña parece superar a la de demás provincias españolas salvo la diócesis de Barbastro . Efectivamente , mientras Companys era presidente de la Generalidad fueron incendiados numerosos templos y asesinados además de miles de católicos, los obispos de Barcelona , que era un navarro, el obispo auxiliar de Tarragona , Manuel Borrás del que no se saben donde fue enterrado después de asesinarlo y el de Lérida, como refiere el NC. En Lérida por ejemplo mas del 60% del clero fue asesinado.
    Sin embargo el Arzobispo y cardenal de Tarragona Vidal y Barraquer , catalanista acérrimo, si fue salvado por el católico coronel de la Guardia Civil don Antonio Escobar Huertas evitando ser asesinado por las milicias de la FAI . Dicho coronel había contribuido extraordinariamente al frente de la Guardia Civil a someter a los militares y civiles alzados, entre los que se encontraba su hijo falangista. Que el cardenal había sido detenido en Poblet fue comunicado por Companys al coronel quien dispuso un operativo para su liberación , lo que logró evitando así su seguro fusilamiento cuando lo llevaban las milicias del Comité para tales fines. Es de destacar que las columnas catalanas entre las que se hallaban las anarquistas de Durruti , las del POUM etc que se dirigieron a tomar Zaragoza Huesca no pudieron hacerlo. Tal vez una cosa era asesinar curas y religiosos en retaguardia en retaguardia y otra enfrentarse con militares, requetés y falangistas u otros voluntarios en una trinchera y como fracasaron en su intento imperialista las catalanas de tomar Mallorca.
    Dice el NC “ Nadie ha pedido perdón por todas estas muertes. Se ha echado un velo de silencio sobre todas estas muertes..” Ni pedirán, ni se preocupará la tuerta memoria histórica de buscar restos desaparecidos de muchos españoles victima de la represión roja.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 0