El mosqueante caso de las dietas del Ayuntamiento y el intento de Barcos de secuestrar las noticias al respecto

x

La sección primera de la Audiencia Provincial de Navarra ha archivado de forma definitiva la querella interpuesta por Uxue Barcos contra el director de navarra.com, por las informaciones publicadas por este medio relacionadas con las dietas fantasma del Ayuntamiento de Pamplona. Nos alegramos por navarra.com y nos alegramos sobre todo por la libertad de expresión. Recordemos respecto a este asunto que Barcos intentó secuestrar cuatro noticias publicadas por el citado medio y que, aunque el Tribunal de Cuentas resolvió sin condena a Barcos, la resolución se encuentra recurrida y, en todo caso, la consejera de cuentas dio un buen repaso al sistema de cobro de dietas, señalando la “escuálida probanza” del sistema de dietas a la hora de cobrar por las reuniones y que “la imposibilidad de poder conocer a través de los documentos acreditativos de las reuniones del grupo municipal celebradas con derecho a dieta”, favoreció “la opacidad en la gestión de los fondos públicos”, minimizó “las posibilidades de control sobre los mismos” y potenció “escenarios de posible enriquecimiento injusto por indebidas percepciones de dietas no justificadas que podrían encubrir sobresueldos”.

x

Si visitamos la web del Ayuntamiento de Pamplona, en la que aparecen los plenos del Ayuntamiento, como pueden ustedes ver, desde el 2 de marzo hasta el 9 de septiembre se han celebrado 8 plenos. Es decir, se han celebrado 8 plenos en 6 meses, situación que no parece excepcional este año. ¿Cómo de creíble es que se puedan declarar más de cien reuniones de grupo (reuniones fantasma sin soporte documental) a lo largo del año cuando en 6 meses sólo se celebran 8 plenos, particularmente cuando la actividad consistorial de alguien consiste sobre todo en acudir a los plenos y algunas comisiones?

x

x

Para poder cuadrar días y dietas se nos dijo que no había motivo para rechazar que alguien pudiera tener reuniones de grupo el 7 de julio, el 9 de agosto o el 25 de diciembre. Lo que resulta en todo caso llamativo es que alguien tenga que celebrar un número elevado de supuestas reuniones de grupo en días festivos cuando en contraste tenemos, por ejemplo, tan pocos plenos. O sea, ¿tendría lógica pensar que, aunque sea materialmente posible, alguien ha mantenido varias decenas de reuniones de grupo en verano para preparar un par de plenos o plenos que tendrían lugar meses más tarde? En el año 2011, por ejemplo, según se ha publicó, en el segundo semestre del año Uxue Barkos declaró 86 reuniones de grupo y sólo 10 reuniones de las que, como los plenos y comisiones, queda constancia en acta: la proporción resulta como poco llamativa. En 2012 fueron 17 plenos, 39 comisiones y 162 reuniones de grupo.

x

Lógicamente, como ha sucedido en favor de la presunción de inocencia de la presidenta, el propio descontrol del sistema hace casi imposible probar lo contrario, pero alguien podría pensar que es un poco como si se nos dice que Uxue Barcos, en la privacidad de su dormitorio, sin pruebas, es capaz de dar mil toques seguidos a un balón con la pierna izquierda. No podemos demostrar que no sea capaz de hacerlo, pero tenemos problemas para creerlo, aunque esta dificultad no resulte relevante a efectos jurídicos.

x

Para concluir, una vez más se hace preciso indicar que la presidenta del Gobierno de Navarra debiera tener mucho más cuidado a la hora de intentar silenciar a un medio de comunicación. Cuando el poder acude a los tribunales para cargar contra un medio, es bueno que se asegure que tiene razones suficientes para ganar el proceso, porque si lo pierde, como ha sido el caso, la imagen es que Uxue Barcos estaba tratando de silenciar sin razón a ese medio.

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (11 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja