Uxuenomics y Pablonomics

Redacción 5 julio 2017 Noticias
Imagen de Uxuenomics y Pablonomics

x

Decirle a la gente que no tiene que esforzarse para tener un estado del bienestar es mentira

Nos encontramos en el ecuador de la legislatura del gobierno del cambio y es hora de analizar lo que se ha hecho o lo que no se ha hecho con una cierta retrospectiva. En los últimos años hemos visto que una fuerza como Podemos se ha hecho con un 21% de los votos, en Navarra el 13,9%, gracias a discursos como se iban a acabar los recortes, al estado del bienestar le iban a sobrar los recursos, desaparecería la pobreza y todo el mundo tendría una renta básica universal para forzar a los empresarios a subir los salarios. Subiendo los salarios la economía crecería y entraríamos en una nueva era de riqueza y prosperidad de la que, eso sí, gozarían sobre todo los de abajo. Esto se conseguiría además mediante unas recaudaciones fiscales espectaculares cuando se luchara de verdad contra el fraude y se subieran los impuestos a los ricos.

x

Esta era la teoría, que no se ha correspondido con los resultados.

x

En Navarra, con un régimen foral y una casi absoluta capacidad de autogestión, desde que Podemos es uno de los partidos que sustenta el gobierno ya no hemos escuchado hablar nunca más de una renta básica universal. Ni nadie la ha reclamado, curiosamente. Será que en todas esas famélicas legiones que la reclamaban existía un poco de exageración electoral.

x

Lo que sí era la RBU

La RBU era, se suponía, una renta que todo ciudadano debía percibir, al margen de sus circunstancias personales, por el mero hecho de ser ciudadano mayor de edad, de ahí el nombre de renta básica universalSi esto no es así, es que propiamente no se estaba hablando de una RBU. Según la definición de la Renta Básica, la RBU es un ingreso pagado por el estado, como derecho de ciudadanía, a cada miembro de pleno derecho o residente de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta y sin importar con quién conviva.

x

Lo que no era la RBU

La RBU no tenía que ser, por consiguiente, algo con lo que muchas personas estaríamos de acuerdo; es decir, una renta básica que podría pagarse a las personas en una situación límite para evitar su caída en la indigencia.

x

Lo que no se puede pagar, no existe

Obviamente hay un abismo entre financiar lo primero o lo segundo. Particularmente si pensamos no en una renta básica de 500 euros mensuales, sino en una de 1.000, por ejemplo. Y en realidad se trataba de pensar en una renta básica de por lo menos 1.000 euros, o no cumpliría ninguno de sus fines, entre los cuales se contaban los citados de acabar definitivamente con la pobreza u obligar a los empresarios a pagar salarios por encima de la renta básica. Evidentemente el coste de pagar 12.000 euros anuales a los 34 millones de españoles mayores de edad superaría los 400 mil millones de euros. Es decir, habría que dedicar el 100% de los Presupuestos Generales a pagar la renta básica, cosa imposible y que explica por qué ningún gobierno del cambio ha creado una renta básica universal en ninguna comunidad ni ha vuelto a hablar de ella, por qué sigue habiendo pobres y por qué en las comunidades del cambio no se cobran salarios californianos.

x

La riqueza no se crea por decreto

Interesa a esta altura del análisis señalar un error de base en casi todos los discursos de Podemos. Para repartir la riqueza, primero hay que crearla, y la riqueza no se crea por decreto, como han experimentado ya los venezolanos con Maduro, pese a la cuadrilla de consejeros que ahora dirigen Podemos. En un sistema teórico cerrado, una isla, en la que hay 10 naranjas y 10 monedas, cada naranja vale una moneda y con una moneda se puede comprar una naranja. El gobierno podría duplicar el número de monedas en circulación, pero eso no duplicaría la riqueza, sino que las naranjas pasarían a costar dos monedas. La riqueza no se crea por decreto y para duplicar la riqueza hace falta duplicar las naranjas, no las monedas. Parece sencillo, pero el pensamiento de la mayoría de los políticos de la extrema izquierda se encuentra en un estadio de desarrollo anterior a esta evidencia.

x

¿Cómo se crea riqueza?

De algún modo la respuesta más sencilla a esta cuestión compleja es observar la lista de países más ricos, entre los que desde luego no se cuentan Cuba, Venezuela, Corea del Norte ni ninguno de los países residuales en los que se sigue creyendo en el comunismo. En esa lista tampoco estuvieron nunca la URSS, la RDA, Rumanía, Bulgaria ni nadie del bloque soviético, que no en vano se colapsó varias décadas después de tener que vallar todas sus fronteras no para evitar que la gente entrara, sino para que no se escapara. ¿Queremos ser más ricos? Pues veamos cómo lo hacen los suecos, los alemanes, los daneses, los finlandeses, los canadienses, los estadounidenses… El denominador común de todos estos países es que todos ellos se encuentran en los primeros puestos de todos los ranking que miden la libertad económica, contra lo que suele pensar la gente incluyendo a los países nórdicos. Estos países tienen un estado del bienestar muy amplio, pero éste se apoya en un sector privado y una actividad empresarial potentísima. Si quieres ser un país rico tienes que apoyar la actividad empresarial, facilitar los negocios, la competitividad, tener un mercado laboral flexible, una burocracia eficaz y sencilla, tribunales independientes, marcos seguros y estables para la inversión, seguridad jurídica…

x

Impuestos

En cuanto a los impuestos, hay países entre los más ricos con muchos más impuestos que otros, pero se requiere una aclaración. Para poder pagar impuestos como un sueco, primero hay que ganar como un sueco. No es al revés, como a veces parece creer la izquierda. Pensar que estableciendo unos impuestos como los de los suecos nos haremos tan ricos como los suecos es un poco como pensar que comprando un castillo te haces rico, cuando la realidad es que tienes que hacerte rico para comprar un castillo.

x

 

x

¿Qué fue de la lucha contra el fraude?

Otra de las cuestiones a incluir en la evaluación crítica de los gobiernos del cambio es el asunto de la lucha contra el fraude. Cuando se le preguntaba a alguien de Podemos cómo se iba a pagar tal o cual gasto inverosímil, la respuesta sistemática era que mediante la lucha contra el fraude. Si existía fraude era porque los malvados gobiernos de la derecha, amigos de los ricos y los defraudadores, permitían unos niveles de fraude a hacienda inverosímiles. Sólo con rebajar el fraude a niveles similares a los de otros países europeos, conseguiríamos recaudar inmensas cantidades de dinero. Pues bien, veamos el resultado y no tenemos que ir muy lejos para verificarlo.

x

En Navarra, donde el gobierno del cambio tiene además hacienda propia, la recaudación en los dos últimos años ha crecido menos que en los dos anteriores, pero además si ha crecido algo ha sido básicamente por las subidas de impuestos, no por los espectaculares resultados de la lucha contra el fraude. En concreto, en 2016 la recaudación subió un 3,7% más que en 2015. ¿Dónde está la lluvia de millones que iba a llegar de la lucha contra la economía sumergida y el fraude? Significativamente, además, los ingresos fiscales crecen en Navarra menos que en el conjunto del estado. Será que el gobierno del cambio es por lo menos tan amigo de los ricos y los defraudadores, si no más, que los gobiernos que no son del cambio.

x

x

Hablábamos al principio de que a los gobiernos del cambio les iban a sobrar los recursos, además de por la lucha contra el fraude, gracias a las subidas de impuestos a los ricos. Por todo lo ya reseñado es evidente que  ni sobran los recursos, ni se ha vuelto a los niveles de recaudación pre-crisis, ni los gobiernos del cambio recaudan más que los del no cambio. Así que lo de los inmensos recursos que se iban a tener subiendo los impuestos a los ricos era también mentira. Una mentira con dos patitas. La primera porque los ricos ya pagan  muchos impuestos, por lo que no se les pueden subir mucho más los impuestos. La segunda porque en realidad tampoco se puede sacar tanto dinero a los ricos, puesto que ni hay tantos ricos ni tienen tanto dinero. La gran masa recaudatoria se encuentra en las clases medias, la gente vive engañada con la falsa idea, ampliamente propagada por estudios totalmente tendenciosos, de que el 1% de la población tiene el 99% de la riqueza, cosa que se desmiente tan sencillamente como observando los datos de los declarantes de Hacienda. En Navarra sólo hay 87 personas que ganen más de 600 mil euros al año, y confiscándoles el 100% de lo que ganan sólo se recaudarían 114 millones, mientras que los Presupuestos Generales de Navarra rondan los 4.000 millones. No es que el gobierno del cambio sea muy amigo de los ricos, es que no hay ricos como para sacar mucho más. Los otros 3.886 millones los tienen que poner ustedes, incluyendo a los ingenuos camaradas contribuyentes de progreso que votan a Podemos, IU y otras fuerzas con ese tipo de discurso.

x

x

No hay milagros en las comunidades del cambio

Para empezar, en ninguna de las comunidades del cambio se han recuperado los niveles de gasto anteriores a la crisis. Es decir, por la vía de los hechos se comprueba que no había alternativa a los recortes. Si la hubiera, los gobiernos del cambio no estarían gastando menos en Sanidad o Educación que en los años de la burbuja. Si los gobiernos del cambio no pueden recuperar los niveles de gasto que había antes de la crisis por el estado de la economía, lo mismo podría alegar en su defensa el PP. ¿O alguien se creía que esto de gastar menos era cuestión de voluntad y no de tener que generar la riqueza antes de gastarla? Por lo demás, ahora nos encontramos en fase de recuperación, por lo que los gobiernos del cambio pueden presumir, si no de gastar más que antes de los recortes, al menos de gastar más que los gobiernos que les precedieron. Pero claro, es que en fase de recuperación todo el mundo puede decir eso. Es decir, allí donde no hay gobiernos del cambio, los gobiernos también están recaudando y gastando más de lo que gastaban antes. El único mérito que se podría reconocer a los gobiernos del cambio es cierto control del endeudamiento, pero es que este control les viene impuesto por ley desde el gobierno central mediante la llamada “regla de gasto”, con la que además quieren acabar, por lo que su único logro es a pesar suyo. Moraleja: no hay milagro del cambio. ¿Y si Podemos estuviera en la Moncloa y no sólo en el gobierno del algunas comunidades? Esa respuesta también la tenemos, puesto que tampoco ha habido milagro en Grecia con Syriza. Ya no se habla de Venezuela. Ya no se habla de Grecia. Con el paso de los años, lo que acaso veamos es si las comunidades del cambio, comparativamente, se vuelven más ricas que las del no cambio o todo lo contrario. El histórico no juega a favor de las políticas de progreso porque las comunidades de progreso en España, históricamente, han sido Extremadura y Andalucía.

x

El cambio es más chabacanería, más impuestos y más nacionalismo

Puesto que la plenitud del milagro económico del cambio está por producirse, y alegrémonos por ello, sí podemos sin embargo apreciar cambios en otros muchos aspectos de la vida política. Por lo que nos toca, en lo que sí se aprecia el cambio es en que ahora hay mucho más nacionalismo. La bandera de Navarra ha dejado de ser suficiente para representar a todos los navarros. Para acceder al empleo público se ha impuesto una vara de medir para los castellanoparlantes y otra para los vascoparlantes. Se realizan homenajes públicos a personas asesinadas, aunque a su vez los asesinados fueran asesinos, equiparándolos a las víctimas que sí lucharon por la libertad. Se saca de las tumbas a los muertos de uno de los bandos de la Guerra Civil y se hacen ongi etorris a los terroristas excarcelados del presente. En el Parlamento se masca chicle, se sugieren tríos sexuales y se habla en vascuence para joder. Se suben los impuestos a las familias de clase media y se paraliza la educación en inglés, por considerarla una competencia para el vascuence. También se paraliza el Canal de Navarra o el AVE, aunque los pague el estado, aunque los que se oponen viajen en AVE, aunque los partidos que aquí no lo quieren, excepto Bildu, lo reclamen en todas las demás comunidades. Es posible que la percepción del cambio vaya por barrios, así que les invitamos a realizar su propio balance.

xx

x

x

En el ecuador de la legislatura del gobierno del cambio, ¿qué nota pondría al ya no tan nuevo gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (1)
  1. El que ha votado muy bien será que tiene una fábrica de kakariñas de esas, o una akademia de batúa por las tardes y trabaja en la ikastrola por las mañanas.
    Y es que la merma tiene que cuidar el sueldico, que en condiciones de mercado…426 euros de ayuda social.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 29 Thumb down 6

Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 11 de marzo de 2013