Entrevista a Hervé Alústiza, cantautor

 

x

Si alguien está pensando en comprar un disco, ¿por qué debería pensar en comprar el tuyo?

Porque la música siempre es una buena inversión. Este disco transmite alegría, optimismo y esperanza.

x

3.653 amaneceres, ¿tiene este título algún significado especial?

Es un título poético y numérico que juega con el amor desde el amanecer. Y es  lo que vienen a ser diez años y un día: el tiempo que llevo casado con mi musa. Y es también la celebración musical de nuestro décimo aniversario unidos.

x

El disco contiene once temas aparentemente muy diversos, ¿hay algún nexo común?

Diversos en cuanto a estilo dentro del sonido acústico. En cuanto a temática se centra en el amor en su grado máximo. A veces juega con el humor.

x

¿Qué es mejor? ¿Casarse con una hipoteca o hipotecarse con un romántico?

Que te entre el hipo por casarte con un romántico y que el susto de la hipoteca de tres décadas te quite el hipo… Pero lo mejor es que el verdadero amor hace que confíes en lo auténtico y el hogar lo lleves contigo allí donde vayas.

x

Además de cantante, eres ilustrador, animador social, poeta… ¿En cuántas cosas andas metido?

Para mí todas estas aptitudes, estados, forman parte del proceso creativo. Y yo necesito crear en diferentes modos. Hay veces que me nace ilustrar lo que siento, lo que vivo, contagiarlo a otros en una animación; otras quedarme en silencio disfrutando o sumergido en los versos sin música y en otras ocasiones cantar los poemas; pero siempre surge de crear y  sacar lo que llevo dentro. Porque para mí… Quien calla… ¡Estalla!

x

Has vivido situaciones muy duras en la India o Argentina, ¿hay una parte del disco que procede de ellas?

Este disco gira fundamentalmente en torno en mi media naranja dulce (exprimiendo mis días junto a ella y convirtiéndolos en canciones). Pero las intensas experiencias vividas anteriormente (cuidando alcohólicos, enfermos de SIDA, moribundos y niños discapacitados en un clima y ambiente muy distintos) de algún modo marcan también el ahora. Así que aunque no sea directamente, de modo más sutil creo remarcar el sentido de la vida plena sin ignorar las dificultades diarias… Porque a veces cuesta más vivir aquí y ahora que aquellos días en lejanos lugares, aún siendo más complejos en algunos aspectos. Entonces andaba sólo y ahora comparto cada instante con mi mujer y con mi hijo. Y esa responsabilidad me hace vivir con un ocupado realismo.

x

¿Qué es lo que ves ahora mismo en el mundo que más te preocupa y qué es lo que te da más esperanza?

Preocuparme… La desilusión de muchos jóvenes, algunos incluso con sobreformación, que van alargando la época estudiantil por miedo a no encontrar trabajo. Me da esperanza que todo pasa, incluso aunque duela y se haga largo confiar…

x

¿Crees que los cantantes que tienen más éxito suelen ser los mejores?

No tiene por qué. Por una parte, el estilo y el modo de cantar influyen: no es lo mismo cantar ópera, que rancheras o canciones melódicas. Cuando se forman cantantes como en aquel famoso programa (“Operación triunfo”), se ve que tenían cualidades de voz pero, de entrada, los protagonistas parecían un producto creado por la industria televisiva… Y a veces podían sonar más o menos igual. Al mismo tiempo, se muestra como puede entrenarse la potencia vocal, la respiración, incluso el poder superar miedos escénicos y ganar fuerza en la interpretación… Veo diferente el mundo de los compositores o cantautores: su voz puede sonar rasgada, gangosa, nasal, aguda o susurrada… Pero imprimen su sello, dando un toque más personal. Y sobre todo el creador puede expresar más lo que ha compuesto… aunque haya muchos que después hagan suyas esas canciones. Importa mucho la originalidad. Y eso en la música es difícil, por lo menos es esencial trabajar a fondo las letras.

x

Has declarado que estás casado con tu musa. ¿No es eso jugar con ventaja?

Es una suerte que alimenta las fechas clave como cumpleaños, aniversarios o mesversarios… Provoca la creación constante de temas porque necesito ofrecer musicalmente mi agradecimiento, reflexión, preocupación o ganas de mejorar y crecer juntos. Puede que sí sea una ventaja. Siempre digo que para mí ella es un regalo diario. Pero también hay que cuidarla y conquistarla cada día: aunque no sean siempre con grandes hazañas; más bien, conlleva, como dice una de mis canciones, buscar “detalles pequeños en cualquier momento”…

x

¿Faltan diez años y un día para tu próximo disco o no harás esperar tanto a tus seguidores?

Tengo más de cien canciones compuestas. Pero no hay prisa. Muchas veces relleno una hoja con mis discos imaginarios y en cuanto compongo un tema veo en cuál de ellos encajaría mejor: ¡tiempo al tiempo! Guardo un disco que grabé precisamente hace doce años y no lo he editado (todavía…). ¿Quién sabe si el año que viene lo publico? Creo que hay que buscar el momento adecuado; el tren en la música no se pasa… Más bien hay estaciones y épocas para disfrutarlas. Tal vez el próximo sea un disco infantil o familiar; o de poemas cantados, o social, o de historias cotidianas… De momento, el reto es vender primero unos cuantos discos, porque este arte es una vocación pero en la que inviertes también una buena parte de tu pan cotidiano.

x

x

Noticia relacionada:

El cantautor Hervé presenta su propio «Cantar de los Cantares» para celebrar el amor y el matrimonio

x

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas