La derecha francesa elige como candidato a un católico, provida y antiestatalista

.

.

Las cosas no pintan bien para la izquierda en Francia. Cuando Hollande llegó a la presidencia, la izquierda saludó su victoria como la demostración de que había un camino alternativo a la austeridad, la responsabilidad y los ajustes. Las cigarras, sin embargo, rápidamente tuvieron que dar la razón a las hormigas, casi tan traumáticamente como en Grecia.

.

.

Enfrentado a la dura realidad, Hollande tuvo que dar un giro total a su discurso, demostrando más bien que no hay alternativa a la racionalidad en los gastos. Los socialistas franceses han congelado 6 años los sueldos de los funcionarios, han recortado 45.000 millones de gasto público, han reducido el número de regiones, han congelado pensiones… y además, por si fuera poco, han decidido intervenir militarmente contra el ISIS mediante bombardeos agresivos.

.

.

Si todo esto ha desmovilizado a las bases de la izquierda, por la extrema derecha se aprecia en cambio el constante crecimiento de Marine Lepen con su discurso nacionalista, anti-inmigración y anti-islámico. Según las encuestas, la presidencia de Francia será disputada entre el candidato de la derecha y la candidata de la extrema derecha.

.

.

François Fillon, ¿la alternativa a Marine Lepen?

François Fillon, el candidato que acaba de ser elegido en primarias como candidato con un 68% de apoyo, se declara católico, antiaborto, contrario a las adopciones por parte de homosexuales, contrario al burkini y liberal en lo económico. Aunque probablemente no modificará la legislación abortista en Francia, es posible en cambio que module el discurso oficial o de paso a planteamientos provida que predispongan una reforma futura. En lo económico, propone bajadas de impuestos, reducir en 500.000 el número de empleados públicos, bajar el gasto público del 57% al 49% del PIB, reducir el Impuesto de Sociedades al 25% (ya podemos espabilar) y conseguir progresivamente el déficit cero.

.

.

La mala noticia es que, paradójicamente, Fillon puede concentrar el voto de la derecha mientras que parte del voto de la izquierda se lo puede llevar Marine Lepen, más populista, “social” y progresista en lo moral. De hacer caso a las encuestas, como decíamos, es posible que la presidencia de Francia acabe disputándose en un escenario de pesadilla para la izquierda, entre el candidato de la derecha, François Fillon, y la candidata de la extrema derecha, Marine Lepen. La buena noticia para la izquierda es que las encuestas ostentan ahora mismo en cuanto a confianza la credibilidad del desodorante AXE o los anuncios de crecepelo.

.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (3)
  1. Un buen candidato para Francia y bueno para España, que no deseamos tener una líder neopodemita al estilo galo como Le Pen, defensora de todos los males y chapuzas estatalistas, de las memeces del siglo pasado, de intervención del estado hasta para ir al cuarto de baño.
    Un candidato liberal, con ideas claras y principios sólidos. Por eso ha ganado en las primarias y espero que gane de calle en las elecciones.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 15 Thumb down 3

  2. clarete 2011 says:

    De todos los que cacarean en España consignas a favor de la república y exhiben por doquier banderas republicanas ¿cuantos votarían aquí un candidato con el perfil de Fillon? ¿Lo considerarían, al menos, con legitimidad para presentarse?.

    Amigo Caña, me parece que ahora mismo en España, si gobernara Coleta Morada, estaríamos muy cerca de la “intervención del estado hasta para ir al cuarto de baño” ; no olvidemos que fue asesor de la dictadura venezolana, donde uno de los logros alcanzados ha sido la eliminación del papel higiénico.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 1

  3. clarete 2011 says:

    Según he leído el gobierno cubano va a iniciar un recorrido por todo el país con las cenizas de Fidel, para que “el pueblo” pueda venerar y homenajear a “comaante” que los sacó de la esclavitud y de la miseria. Ese gobierno que se declara ateo y que persigue la religión católica, que impedía celebrar la Navidad, las procesiones y otros ritos, ahora organiza semejante peregrinaje con las “santas reliquias”… Es que, como dijo Chesterton, “lo malo de dejar de creer en Dios, es que enseguida empiezas a creer en cualquier cosa”.

    ¿Te gusta? Thumb up 2 Thumb down 0