El debate del burka

Redacción 24 agosto 2016 Noticias
Imagen de El debate del burka

Entre atentado y atentado islamista, el debate veraniego no sólo en España vuelve a pivotar sobre el burka y el burkini y si hay que aceptarlo o no hay que aceptarlo. Desde luego allí donde mandan los del burka no aceptarían que una mujer usara un bikini, de modo que se trata de un debate unilateral en el que nosotros debemos reconocer asimétricamente, o no, esa libertad que ellos no nos reconocerían. Por otro lado, cabe preguntarse si el consentimiento de la mujer que lleva un burka (no un hiyab ni un chador, sino un burka) es un argumento definitivo.

burka 2

.

La libertad de la mujer, ¿compatible con llevar un burka?

Hay dos puntos de vista perfectamente opuestos al aproximarnos al debate del burka. Uno de ellos dice que si llevas puesto un burka es tu decisión, allá tú. Pero también es posible el punto de vista opuesto: si alguien lleva puesto un burka por ser mujer, ello es precisamente la prueba de que no se es libre, igual que si alguien llevara una mofeta atada a la cara. ¿Quién se pondría un burka si pudiera elegir no ponérselo? Otro ejemplo: ¿y si alguien paseara por la calle a un negro con una cadena? ¿Sería admisible aunque el negro lo consintiera? Si no lo fuera, estamos reconociendo que hay algo más allá que la voluntad de la mujer o del hombre para marcar ciertos límites. En esa situación, incluso al margen de la coacción pura y dura, tal vez sería aplicable el caso del pajarillo que nunca ha sido libre y que no se atreve a salir de la jaula cuando le abren la puerta. O el del secuestrado que no se atreve a salir del zulo y la policía casi tiene que forzarlo cuando lo libera. O incluso el de la mujer maltratada que no denuncia a su pareja, acepta la situación y hasta se considera culpable y merecedora de la agresión. El principio de prohibir el burka, a fin de cuentas, no pretende limitar la capacidad de cada uno para vestirse como quiera, como pudieran pensar algunos, sino todo lo contrario: evitar la obligación de tener que vestirse como uno no quiere. Estos días pasado han sido muy celebradas en las redes sociales las fotos comparando a la selección femenina de Irán en 1974 con la actual y su involución. Hablando de libertad, nótese que o todas las mujeres van cubiertas o descubiertas, no hay mujeres cubiertas y otras descubiertas en la foto actual.

involucion iran

.

La libertad de ser puta

Decíamos que para algunas personas las mujeres deben ser libres para llevar un burka si quieren, mientras que para otras el hecho de que una mujer lleve un burka ya revela la falta de libertad de esa mujer. La libertad de ir con burka se parecería entonces un poco a la libertad de ser puta, que resulta que luego casi todas las prostitutas son esclavas sexuales, amenazadas y extorsionadas por mafias. La idea de que puede haber una puta entre mil que ejerza con libertad, o que tenga orgasmos no fingidos, en el fondo seguramente sólo sirve para justificar el negocio de los proxenetas y la esclavitud de las otras 999. Algo parecido puede suceder con el burka y de hecho es posible que los defensores del burka y los de la prostitución coincidan bastante, por paradójico que parezca.

Lo de vestir cada uno como quiera, por otro lado, incluso aunque realmente fuera libre, no es por otra parte una cuestión tan simple como pudiera pensarse. ¿Puede uno ir por ahí vestido de guardia civil? ¿Le parecería bien que alguien fuera desnudo por la calle? ¿Se sentaría después en su silla? ¿Le parecería bien que alguien fuera desnudo a un homenaje a las víctimas republicanas de la Guerra del 36? Si dejamos que las mujeres lleven burka y tengan que mirar por una rendija, ¿les prohibimos a continuación conducir para evitar que se conviertan en un peligro público? En cualquier caso parece que el que cada uno vaya vestido a donde quiera como le de la gana tiene sus límites.

No cabe duda de que todas las épocas y todas las organizaciones humanas tienen sus límites. No se puede por tanto prohibir el burka bajo la premisa de que aquí no hay límites, porque los tenemos. Por eso las mujeres se depilan o Uxue Barcos no da las ruedas de prensa en bragas. Los límites que tenemos en nuestra sociedad seguramente son hijos de nuestro tiempo y nuestra manera de organizarnos. Permitir el burka, por tanto, no implica liberar a las mujeres occidentales de tener que depilarse más que el uso de pantalones. Permitir el burka sólo implica permitir el burka, es falso por tanto el dilema oponiendo lo uno y lo otro. Obviamente hay otras sociedades con otros límites y otras maneras de organizarse, pero pretender que en una misma sociedad quepan todos los límites de todos los lugares y todas las épocas es absurdo, porque para que esos límites no entraran en conflicto tendrían que dejar de ser límites, y si dejaran de ser límites ya no tendrían sentido.

Ya puestos, ¿dejaremos que una serie de mujeres vayan con burka pero luego les impondremos un médico masculino? Si seguimos estirando el argumento habrá que ponerles médicas, y además médicas que sean fieles creyentes musulmanas, para lo que habrá que convocar plazas públicas específicas. ¿O pondremos un límite en algún momento? ¿Y por qué ese límite sería mejor que el del burka?

burka burkini

.

Si viene usted de Irán para convertir esto en Irán, puede ahorrarse el viaje

Una perspectiva más inquietante es la de que si unos límites surgen de una organización social oscurantista y medieval, bien puede suceder que el proceso se invierta y sea de la aceptación de esos límites donde vaya surgiendo una organización social oscurantista y medieval, como en la foto de las baloncestistas. Tenemos los límites que tenemos porque vivimos en la sociedad en la que vivimos, o viceversa. Si el burka es un paso en un proceso de islamización, tenemos derecho a tener nuestros propios límites, los propios de nuestra sociedad, y también a negarnos a aceptar un proceso de islamización.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (2)
  1. Es curioso cómo los hiper mega súper tope defensores del feminismo, la ideología de género (tonto), y de la repulsa del hetero patriarcado fascista represor y causante de todos los males desde hace 200.000 años, desde la agricultura, a la industria, la democracia y el liberlismo, agache tanto na cabeza con el único hetero patriarcado represor que es visible y tangible en este mundo, el islamo fascista.
    Sigan el rastro del dinero,
    y hallarán la causa final.
    Que no es otra que el dinero, que a su vez llega a padres de familia musulmana, para que sus hijas y mujer vistan el velo integral, sin que las autoridades, ni las educativas, tomen cartas en el asunto.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 11 Thumb down 0

  2. Indarra says:

    Aquí al menos hay debate; allí directamente te lapidan si debates.
    Aquí los más laicos son los que más defienden el islam; allí los laicos son lapidados

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 7 Thumb down 0

Libros amigos por Javier Horno

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark1 Acometo con ganas esta recomendación literaria volviendo a la Historia, que siempre nos aporta, además de conocimiento objetivo, un disfrute literario, en cuanto la personalidad del historiador, su distancia o su pasión, comportan una creación estética. En este caso,…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Cree usted que aunque Chivite sea la presidenta se encuentra sometida a la tutela de Uxue Barcos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 10 de febrero de 2017