Osasuna pagará el año que viene a Hacienda 25 millones

El gerente de Osasuna, Ángel Ardanaz, aseguró ayer que Osasuna aportará a la Hacienda foral la próxima temporada “por encima de los 25 millones de euros”; eso sí, parece que sumando las obligaciones tributarias del presente a las del pasado, lógicamente. Cuando se le preguntó si Osasuna podría recomprar El Sadar y Tajonar, Ardanaz respondió que se trata de una decisión de la junta directiva, pero que se podría “diseñar la operación”, añadiendo que se puede ir a Hacienda y “lanzarles la idea”, pero que “es un tema que queda muy lejos, ya que en un año no sería posible”.

Da la impresión de que la deuda de Osasuna con Hacienda es un asunto sensible que ha calado y que avanza en la buena dirección. El problema es que, como apunta Ardanaz, a pesar del ascenso es un asunto que no se va a saldar en un año. Es decir, los buenos propósitos tienen que perdurar. El día que Osasuna devuelva la deuda y recompre el estadio al precio en que se tasó para la dación en pago (posible espada de doble filo) se podrá decir que los contribuyentes y el club ya están en paz. Hasta entonces sólo vamos dando pasos, bien es cierto que de momento parece que en la buena dirección.

Decíamos que el precio en que se tasaron los inmuebles de Osasuna para la dación en pago que saldó parte de la deuda con Hacienda puede ser un arma de doble filo. Si de algún modo, hipotéticamente, se fue generoso en la tasación de aquellos inmuebles para favorecer a Osasuna y descontar la mayor parte posible de deuda, ahora el club tendría que abonar un precio sobrevalorado para recuperar las instalaciones, salvo que pagara un precio menor que el de tasación, lo que podría dar lugar a un nuevo escándalo.

Recordemos que la dación en pago de el Sadar y Tajonar es un asunto con varias aristas por diversos conceptos. En primer lugar por la propia tasación, pero quizá y sobre todo por el hecho de que, una vez las instalaciones en poder del Gobierno, estas se volvieron a ceder a Osasuna por un alquiler ridículo: 75.000 euros anuales si estaba en Segunda y 150.000 si estaba en Primera. Puesto que las instalaciones se tasaron en 43 millones, esto supone un claro perjuicio para el contribuyente.  Es decir, si el Gobierno hubiera vendido las instalaciones y cobrado 43 millones, podría haber invertido ese dinero en obligaciones del Tesoro a 10 años y estar cobrando 688.000 euros. Los 538.000 euros anuales de diferencia son, según se mire, un perjuicio para el contribuyente o un regalito para Osasuna. Osasuna no ha padecido por tanto una persecución fiscal ni tiene ahora motivo de queja contra el contribuyente, más bien podría pensarse todo lo contrario.

Regresando a la información inicial, que Osasuna haya ascendido es una gran noticia para los aficionados, que pague a Hacienda lo es para todos, el recuerdo de los males pasados nos coloca de momento en el buen camino, pero es importante completar el círculo y persistir en la buena dirección, para lo que es necesario no padecer una especie de borrado de memoria anterior al 18 de junio de 2016. No tiene por qué haber un conflicto entre forofismo y rigor, pero el forofismo tiene una ventaja sobre el rigor y es que, si un día Osasuna termina de pagar su deuda e incluso de recomprar las instalaciones, ese día no se llenarán las plazas de votantes cantando, celebrando y tirando cohetes. Por otro lado, quizá tampoco se debería asumir que todo aquel que celebra el ascenso de Osasuna no quiere que el club cumpla con Hacienda, o que todo aquel que quiere que cumpla con Hacienda no se alegra del ascenso de Osasuna.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (2)
  1. Parece que mi deseo pedido ayer se va a cumplir….que Osasuna cumpla con sus obligaciones fiscales para que a los demás no nos crujan aún más para compensar lo que otros grandes imcumplidores no hacen.
    Que siga así.
    Seguro que la Barcos se está planteando ya bajarnos a todos los impuestos gracias a que Osasuna cumple….vale, vale, ya se que es una ideíca, pero “mu bonica”, mientras duró.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 16 Thumb down 1

  2. clarete 2011 says:

    Y yo me hago alguna pregunta:
    Si Osasuna no hubiera construido El Sadar, tendría Pamplona, como cualquier otra ciudad un estadio?.
    Quien lo habría construido?. Con qué dinero. Donde juegan el Zaragoza, la Real, el Alavés, el Racing el Tudelano o el Izarra?.
    Cuanto pagan por el uso de esas instalaciones “de todos”?.
    Por qué no recalifica elGobierno los terrenos del Sadar, los vende, y le hace un estadio nuevo a Osasuna?. Podrían pedir asesoramiento al respecto a sus colegas de las Administraciones vascas.

    ¿Te gusta? Thumb up 3 Thumb down 1