El convenio con la CUN y la economía de Navarra

Carlos Bergera 14 enero 2016 Opinión
Imagen de El convenio con la CUN y la economía de Navarra

 

 

cun

 

 

Nací en Alsasua y me siento de forma inseparable navarro, vasco y español. Como la gran mayoría de los navarros, procedo de una familia sencilla y trabajadora gracias a cuyo esfuerzo pude tener acceso a una educación que mis abuelos no pudieron ni soñar. Con mi trabajo en una gran empresa y con el de mi mujer, podemos mantener y educar a nuestros hijos.

Desde mi óptica profesional y empresarial y mi interés por el desarrollo de Navarra, quiero aportar algunos comentarios al caso del convenio entre el Servicio Navarro de salud-Osasunbidea y la Clínica Universidad de Navarra.

El Gobierno de Navarra, con el mejor criterio, ha trabajado en proteger y desarrollar el empleo y la contribución de riqueza en Navarra en empresas como Volkswagen cuando se ha presentado alguna amenaza o incertidumbre, y estoy seguro que así lo hará ahora también en el caso de TRW. Por el contrario, entorpece y dificulta el desarrollo de la Universidad de Navarra con medidas que perjudican claramente los intereses de sus trabajadores.

¿Es que el Gobierno de Navarra se ha parado a considerar en primer lugar cómo piensan o quiénes son los propietarios de Volkswagen o TRW para decidir si les ayudan o no a mantener el empleo y la actividad o atiende más bien a la calidad y prestigio de sus productos y servicios y a la fiabilidad y credibilidad de su compromiso con nuestra tierra?

Todo el mundo ve que la Universidad y su Clínica constituyen un pilar de la economía navarra y que con muchos más aciertos que errores, tiene un claro enfoque de servicio a sus pacientes, sus trabajadores y a nuestra Comunidad que le acogió hace ya más de cincuenta años. Cualquier administración se empeñaría en buscar la colaboración con un proyecto así, que es un referente internacional en sectores con tanta proyección como la educación, la sanidad y la investigación biomédica, en un momento en el que escasean iniciativas de calado que aporten ilusión y esperanza ante un futuro tan incierto. Cualquiera de nuestras comunidades vecinas, particularmente la Comunidad Autónoma Vasca, se daría con un canto en los dientes por tener una institución como la Universidad de Navarra y no dudaría en darle todo tipo de facilidades para su permanencia y desarrollo.

Los argumentos que he escuchado estos días a los representantes de los partidos que sustentan el gobierno, me parecen increíbles y hasta me producen sonrojo. Les invito a que tengan altura de miras y a que superen sus prejuicios ideológicos en beneficio del bien común y de todos los navarros  a quienes doy por supuesto que pretenden también servir.

Sugiero a las asociaciones empresariales de Navarra que sean consecuentes con sus objetivos e intereses y se pronuncien públicamente sobre estos asuntos, protegiendo la creación de conocimiento, innovación y riqueza que aporta a nuestra tierra la Universidad. Y a los sindicatos que defiendan los intereses legítimos de los trabajadores de la Universidad, muchos de los cuales supongo que habrán votado a partidos del actual Gobierno de Navarra y ahora asisten sorprendidos a esta suerte de acoso que nadie con un mínimo de sentido común puede entender.   

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (31 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 30 de abril de 2008