El molt honorable president… Pedro Sánchez

Redacción 24 diciembre 2015 Noticias
Imagen de El molt honorable president... Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, si es coherente con sus palabras de ayer, ha bloqueado cualquier posibilidad de que el PP pueda revalidar su presencia al frente del gobierno, ya sea con Rajoy o con otro candidato. La alternativa, al margen de la repetición de las elecciones, parece un gobierno de extrema izquierda, con el PSOE+PODEMOS+IU. ¿Pero quién tendría el control en dicho escenario?

Recordemos que si PP+Ciudadanos suman 163 diputados, el PSOE+Podemos+IU suman 161, quedándose todavía a 15 escaños de la mayoría absoluta.

¿Y quién puede rellenar ese hueco de 15 diputados que quedan hasta la mayoría absoluta?

Pues ahí está el problema, porque Coalición Canaria tiene 1 diputado.

A partir de ahí, se hace preciso contar con el PNV (6), con la Convergencia de Artur Mas (8) o con la Esquerra Republicana de Cataluña (9). Quedan otros 2 diputados que son de Bildu. Y no hay más.

Dicho de otra manera, los separatistas, caso de querer aupar un gobierno de PSOE+PODEMOS+IU, tendrán el poder de bloquearlo, chantajearlo o tirarlo a capricho. ¿Cómo se va a enfrentar entonces el gobierno al separatismo?

¿Es realmente posible, en este momento, un gobierno nacional en el que manden ERC y Convergencia?

La pregunta queda en el aire, pero en un momento como este resulta inevitable recordar aquella foto de Pedro Sánchez frente a una enorme bandera española. ¿Cuál era el sentido de esa imagen? ¿Para qué hacía falta una bandera española tan grande? La bandera, evidentemente, servía para compensar algo. El tamaño de la bandera era proporcional a las dudas que existían sobre la españolidad del PSOE y su capacidad de proteger a la nación. Eso es que las dudas al respecto eran como la bandera: enormes. Lo que queda por ver ahora es si esas dudas estaban justificadas.

Por otra parte, la formación de un gobierno tripartito Podemos+PSOE+IU abriría un frente en la vertiente política, otro en la económica y otro en la territorial.

En la económica, a fin de cuentas, nos podríamos encontrar en el peor de los casos con una situación como la de Grecia con Syriza. Es decir, un gobierno revolucionario, filocomunista, con un discurso incendiario, centrado en la lucha contra la austeridad y repleto de promesas populistas. No hay que ser adivino para ver lo que pasaría recorriendo esta senda, sino ver lo que ha sucedido ya en Grecia. Uno puede predicar la “desconexión” con Europa y los acreedores, pero lo que no puede hacer es desconectar con los acreedores y a renglón seguido ir a pedirles dinero. Si desconectas, desconectas, ¿pero cuánto dinero te queda después de desconectar? Y si no desconectas, te tragas el rescate, el birescate y el trirescate. Más grande, después de más sufrimiento, con un agujero mayor, pero te lo tragas.

En la vertiente territorial, el tripartito tendría dos opciones: celebrar o no celebrar un referéndum en Cataluña. Y en caso de celebrarlo podrían pasar dos cosas: que lo ganara o que lo perdiera. Seguramente lo ganaría, pero crearía un precedente de imprevisibles consecuencias. Para los separatistas, celebrar un referéndum y perderlo es una victoria porque el Sí a la independencia es definitivo, mientras que el NO es sólo temporal. Lo importante es abrir la vía para celebrar el referéndum, luego basta con repetirlo cuanto sea preciso.

Por el lado político, existe un peligro evidente para los derechos y libertades de todos los que no piensen como Podemos. Pablo Iglesias ya ha hablado de que la mera existencia de medios de comunicación privados es un atentado contra la democracia. Por no hablar de su postura respecto a la libertad educativa. O respecto a la violencia política de sujetos como “Alfon” o el concejal de Jaén Andrés Bódalo . Si en lo económico el referente es Grecia, en lo político es Venezuela.

En cualquier caso, vaya a hacer lo que haga Pedro Sánchez, es difícil saberlo de momento porque, seguramente, antes de eso le queda mucho por escenificar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (2)
  1. Las intenciones de Pedro Picapiedra son claras; alcanzar el poder al precio que sea, llegar a la poltrona al coste que sea necesario…para los demás.
    Le da igual todo al ZPedro, le da igual las consecuencias. Le da igual las compañías.
    Espero que en el próximo Consejo Federal del PSOE, Pedrito salga políticamente cadáver, y el próximo Secretario General del PSOE no quiera suicidar el partido junto con toda España.
    Porque lo que quiere hacer ZPedro es suicidio del PSOE, y asesinato de España.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 19 Thumb down 3

  2. wallace says:

    El PSOE tiene un problemón delante.El partido parece estar dividido pero todos tienen en común que no quieren a Rajoy.Creo que muchos españoles piensan lo mismo.La lógica parece decir que hay que buscar un candidato nuevo que salga del consenso PP,PSOE y Ciudadanos para que nadie salga derrotado y sobre todo para poder salvar a España.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 20 Thumb down 3

Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 8 de septiembre de 2016