El Espíritu de las Navidades presentes

Manuel Leal Villadangos 11 diciembre 2015 Cartas al director / Agenda

 

En las guerras de casi todos los tiempos existían ciertas reglas que se observaban, salvo que la regla fuera que no se respetara ninguna, e incluso durante algún tiempo se llegó a contemplar los enfrentamientos como algo “entre caballeros”, hasta que las cosas cambiaban, y como los pilotos de la Primera Guerra Mundial, que pasaron de saludarse amistosamente a ametrallarse sin compasión. En determinadas épocas hasta estaba prohibido hacer la guerra, por mandato Papal, o por la época, como puede ser por Navidad.

En política, una manera de hacer la guerra por otros medios más refinados, se suceden lances similares en cuanto al toma y daca. Hay bandos, unos más sensibles que otros, y puede que se den situaciones un tanto raras, sobre todo cuando no se tiene, o no se quiere procesar, toda la información. Los enfados no suelen ser personales, más fácilmente en la local que en la nacional, y siempre se pueden solucionar las cosas si se ponen las cartas encima de la mesa y se habla. Siempre habrá quien tenga la piel más sensible, aunque no es de recibo, por poner un símil, quejarse por una arañazo sufrido en el coche, cuando se acaba de estallar todas las lunas del coche del otro a garrotazo limpio.

Yo, que no soy un profesional de la política, me he acercado a este mundo con un espíritu de hacer cosas y de hacerlas bien, como mínimo intentarlo, no me vale hacerlas como siempre se ha hecho, cuando hacerlas así lleva a acercarse demasiado al borde que no se ha de cruzar. Siempre habrá quien no pueda cambiar ya de costumbres, haciendo lo que sea por un concejal o un escaño más, pero creo que todos podemos intentar hacer del mundo político algo mejor, sobre todo entre partidos que teniendo nuestras diferencias, al menos no jugamos con las cosas importantes, y defendemos la Constitución como ámbito de relación entre todos. Me refiero a partidos como PP, UPN, PSOE, y hasta Ciudadanos y UpyD, incluso me gustaría pensar que Izquierda Unida, si encontrara una brújula que le funcionara.

No es este precisamente el momento más apropiado para proponer nada, justo antes de una votación tan importante como el 20D, con tanto en juego, y no solo para los políticos, sino para el conjunto de los navarros en concreto, a los que animo a votar para no lamentarse después de no haber ido a votar.

Pero pasado el 20D, ya podríamos imbuirnos todos de Espíritu Navideño, y declarar una Pax Navideña que se extendiera en el futuro, para no tener que lamentarnos después, atormentado por el Espíritu de las Navidades Pasadas, por lo que no hicimos el año anterior, y el anterior a ese…

Y en ese nuevo ambiente de respeto a los demás, sin maniobras rastreras, sin mentiras, sin traiciones a la palabra dada, poder ofrecer a los ciudadanos, a nuestros vecinos, a nuestros hijos, lo mejor de nosotros mismos y de nuestros idearios, para entre todos sacar adelante lo mejor de todo ello, como si fuéramos refinados europeos. Recientemente hemos visto, por ejemplo, a toda la clase política francesa estar detrás de un Presidente cuya ideología no era la de todo el resto, pero sí enarbolaba la bandera francesa, que representa la de toda Francia, la de todos los franceses. Desde la sana envidia, me gustaría que un día toda la clase política, local, navarra, española, se comportara como nuestros vecinos al otro lado de los Pirineos, sin que sea por un hecho luctuoso como puede ser un ataque terrorista, sino que sea nuestro modo natural de comportarnos.

Ojalá el Espíritu de la Navidad Presente sea el que nos influya de ahora en adelante.

Manuel Leal Villadangos

Presidente de la Junta Local de Murchante del Partido Popular de Navarra.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que es posible el sorpasso de VOX?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 6 de junio de 2006