¿Por qué nos cuesta tanto crear empleo?

Redacción 4 noviembre 2015 Noticias
Imagen de ¿Por qué nos cuesta tanto crear empleo?

Otro mal dato para el empleo en Navarra y en el conjunto de España. El paro registrado en Navarra creció en 753 personas en octubre; en el conjunto de España fueron 82.327. ¿Por qué nos cuesta tanto crear empleo?

Pues según el último informe del think tank Civismo, nos cuesta tanto crear empleo porque nos cuesta tanto crear empleo. O por decirlo de otro modo: porque en España a las empresas les supone unos costes astronómicos crear empleo.

Por ejemplo, de las cotizaciones a la Seguridad Social las empresas españolas pagan el 83,28% de lo cotizado. Según los datos del estudio de Civismo, es el segundo porcentaje más elevado en Europa después de Estonia. En Finlandia, lo que cotiza la empresa es el 72,5%, en Alemania el 50,49%. Si pones tantos impuestos a los empleadores, normal que te cueste tanto crear empleo.

Las cotizaciones sociales

La parte de nuestro salario que se queda el estado no son sólo los impuestos más “visibles”, como el IVA o el IRPF. Las cotizaciones sociales son también una enorme cantidad de dinero que la empresa paga al estado en vez de a los trabajadores en concepto de salario, haciendo la empresa de recaudadora para Hacienda. Como no es un dinero que la empresa se lo da a los trabajadores y luego Hacienda se lo quita, sino que la empresa deja de dárselo a los trabajadores para dárselo a Hacienda, los trabajadores a menudo ni siquiera son conscientes de que las cotizaciones sociales son otra suerte de impuesto más que están pagando con su sueldo, una parte de su sueldo que nunca llegan a cobrar.

De todos modos, cabe dudar si la culpa de que se genere poco empleo la tienen las cotizaciones sociales, por lo menos si asumimos que el dinero que la empresa le paga al estado de otro modo se lo entregaría al trabajador en concepto de salario. Si se lo entregara, el coste del trabajador para la empresa sería el mismo. Si no se lo entregara, el trabajador podría pensar que mejor que se lo quede el estado y le ofrezca servicios a que se lo quede la empresa.

En lo que sí tiene razón sin duda el informe de Civismo es en que las cotizaciones sociales son muy altas y tienen un peso excesivo en el conjunto de lo que pagamos al estado. En cuanto a lo primero, el efecto práctico es que el estado se lleva cerca del 50% de los que ganamos o deberíamos ganar, que es lo que se lleva el estado en países mucho más ricos que nosotros con salarios mucho más altos. Esto significa que nuestro esfuerzo fiscal es mucho mayor que el suyo, y que a más impuestos menos crecimiento y menos creación de empleo. En cuanto a lo segundo, que las cotizaciones sociales sean una parte tan importante de lo que pagamos al estado tiene un efecto pernicioso consistente en que la “fiscalidad” no es justa ni progresiva.

carg

Hay 3 elementos que hacen que las cotizaciones sociales en España no sean nada progresivas:

1-No existen deducción en función del nivel de renta. Todo el mundo tiene que cotizar sea cual sea su nivel de ingresos.

2-El tipo es el mismo para todo el mundo sea cual sea el nivel de ingresos, y en todos los casos es el 36,25% (6,35 que paga el trabajador y 29,9 que paga la empresa).

3-Las cotizaciones tienen un límite máximo que son las rentas hasta los 43.272 euros anuales brutos. Es decir, que nadie cotiza más de 15.686 euros anuales por encima de los 43.272 euros de salario.

El resultado es que de lo que pagamos al estado las cotizaciones son la mayor parte y esta parte no sigue un criterio de progresividad. En consecuencia, los impuestos son progresivos hasta las rentas de unos 40.000 euros, pero no lo son para las rentas superiores.

cotprogre

En el caso de los trabajadores por cuenta ajena, aparte de España, solo Turquía y Eslovaquia tienen la obligación de pagar una cotización mínima a la Seguridad Social independientemente del nivel de ingresos. En cambio, el resto de países de la OCDE pagan a la Seguridad Social una parte proporcional de sus ingresos o tienen un mínimo exento.

El caso de los autónomos

En España los autónomos cotizan casi al mismo nivel que los trabajadores por cuenta ajena. La cotización del autónomo a la Seguridad Social es un porcentaje fijo y no progresivo. España es el sexto país de la OCDE donde más cotizan los trabajadores autónomos: el 29,8%.

En países como Holanda, Finlandia, Estados Unidos y Suiza, no existe un mínimo exento, pero el sistema al menos permite mantener una proporcionalidad entre lo cotizado y lo ingresado.

En el citado caso deFinlandia, con un tipo de cotización de 23,6%, un autónomo debería cotizar:

• 11,8 euros por unos ingresos de 50 euros • 23,6 euros por 100 euros de ingresos • 118 euros por ingresos de 500 euros • 209 euros por ingresos de 884 euros.

En cambio, en España un autónomo tiene que pagar 263,6 euros a la Seguridad Social independientemente de si ha cobrado 884 euros, 50 o nada.

Recomendaciones de Civismo

A la vista de todo lo descrito, el think tank propone:

1-Incluir la cotización empresarial a la Seguridad Social en el sueldo bruto del trabajador, mejorando la transparencia del sistema fiscal. 2-Introducir una base mínima exenta en las cotizaciones a la Seguridad Social, tal como ocurre con el Impuesto sobre la Renta y, por lo tanto, eliminar la cotización mínima. 3-Reducir las cotizaciones a la Seguridad Social en 8 puntos porcentuales hasta igualarlas con las de la UE-15.

http://www.civismo.org/files/informes/2015-11-03_Informe017_Un_Marco_Fiscal_para_el_Empleo.pdf

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (5)
  1. Sólo así se igualarán las tasas de empleo con las de nuestros homólogos europeos. Crearemos empleo que generará riqueza, es mejor tener dos millones de personas más trabajando que en casa cobrando el paro, ayudas o nada. Pero en esos países donde funcionan las cosas bien los sindicalistas no lucen Rolex ni van en cruceros todo el santo día, salvo los del Sindicato del Crimen de Chicago, y las admi istraciones son servidoras del ciudadano, no como aquí que son Taifas o Cantones identitarios, que sirven a los políticos siniestros a conseguir más presupuesto que malgastar en nuestro bien, pero que deben gastar nuestro dinero porque la ciudadanía no sabe ni merece gastar el dinero ganado con su esfuerzo. Ellos si. Ellos si que saben. Y hay gente que incluso les cree.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 19 Thumb down 1

  2. jabier says:

    Y el marisco, Ciudadano. No se olvide usted del marisco. Que hay sindicalistas que no solo hacen viajes en crucero y se compran relojes caros. Es que también los hay que comen langostinos.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 6 Thumb down 1

  3. clarete 2011 says:

    Claro que sí, Jabier, los sindicatos hace tiempo que cambiaron la letra del himno anarco-sindicalista “¡A las barricadas!” por “¡A las mariscadas!”.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 8 Thumb down 0

  4. clarete 2011 says:

    Letra del antiguo himno sindicalista:
    “A las barricadas, a las barricadas
    por el triunfo de la Confederación…”

    Letra del nuevo himno:
    “A las mariscadas, a las mariscadas
    y buen plato de ibérico jamón”.

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 10 Thumb down 0

  5. jabier says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 5

Libros amigos por Javier Horno

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark1 Acometo con ganas esta recomendación literaria volviendo a la Historia, que siempre nos aporta, además de conocimiento objetivo, un disfrute literario, en cuanto la personalidad del historiador, su distancia o su pasión, comportan una creación estética. En este caso,…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Debería subirse Esparza al balancín de Chivite?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 30 de agosto de 2010