Tontuna europea

Daniel Celayeta 13 septiembre 2015 Claves

El asilo humanitario consiste en aceptar a inmigrantes que se han visto obligados a abandonar su país por causas raciales, religiosas, guerras civiles, catástrofes naturales, etc., de Siria han salido ya 4 millones, la mitad niños. A las puertas europeas han llamado de momento 160.000 personas, la mayoría de estos refugiados son gente con formación, con idiomas, con dinero, que formaban parte de la columna vertebral de la sociedad de la que se marchan. Nadie nos dice si éste asilo va a ser temporal o permanente. Vaciar de personal cualificado a una empresa, a una región, a una nación, es una barbaridad, o es lo normal porque están perseguidos? Se puede pensar que detrás de esta acogida, está la necesidad de acoger a refugiados porque necesitamos de ellos.

¿No sería lo mejor? que una vez terminadas las circunstancias extraordinarias que provocan la salida de los refugiados, estos volviesen a sus países de origen. Porque no nos olvidemos que los que hoy nos piden asilo, donde de verdad son necesarios es en sus comunidades de origen, ejerciendo sus oficios de siempre. ¿Se está evaluando si la actual solidaridad no tendrá un efecto multiplicador de llamada? Van a poder aguantar nuestros servicios claves del estado del bienestar, educación y sanidad, a tantos nuevos usuarios? Estaríamos obligados a acoger a todos los solicitantes de asilo (vivienda, trabajo, etc.) porque cometimos el error de ayudar al bando equivocado en Siria? No sería mejor asistirles en campos de refugiados cerca de las fronteras de sus países –Turquía-, atacar a las mafias que solo sacan a los pudientes, para que puedan retornar lo más rápido una vez solucionado el conflicto.

En Siria, Rusia ayuda a Al Asad desde el inicio, los nuestros ayudaron a los yijadistas. Deberíamos enviar soldados europeos –con acuerdo de rusos y americanos- a luchar militarmente para resolver la guerra, o estamos esperando a que los iraníes sean las ”botas”. Sabemos que los yijadistas quieren liberar a España de infieles, son nuestros enemigos, aunque muchos de nuestros progres pretenden vivir en el mundo sin enterarse, ellos no se plantean pelear por valores que normalmente desprecian y los de fuera aprecian. Objetivamente las izquierdas con el aumento de la presencia musulmana, buscan como efecto secundario acogotar a los cristianos europeos. Así dicen promover sociedades mas abiertas, mas relativistas, pero que dificulta nuestra menguada capacidad de resolver nuevos problemas.

Ahora, tanto los nuevos como los viejos políticos potencian la vía populista, están en una carrera para ver quién es el más solidario, eso sí quieren que la cuenta la pague el Estado o Europa. La respuesta ciudadana -conmovida por el dolor ajeno- está dando muestras de generosidad. Las izquierdas europeas abandonadas por los proletarios, están encantadas por ser los mejores en “ayudar a los pobres”. Insinúan -sin pudor- que la derecha es mala por naturaleza y que no quiere ayudar, aunque sea la Merkel la más aplaudida.

Exijamos a los nuevos refugiados respeto a las leyes de los estados de acogida, no queremos que luego nos exijan que respetemos su Sharia. Arabia Saudita que no quiere recibir a ningún refugiado en su casa, está dispuesta a financiar la construcción de 200 nuevas mezquitas en Europa. Me temo que lo que nos puede ocurrir se parecerá bastante a una nueva forma de invasión, por la tontuna de los líderes europeos, que están demostrando ser unos mediocres al no tener coraje para resolver los problemas en origen y tampoco preveer los problemas que se presentarán en el medio plazo. ¡Ayudar Sí! pero con cabeza.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 18 de febrero de 2019