Navarra, los recursos ante el Constitucional y la capacidad de decidir absoluta

Redacción 15 mayo 2015 Noticias
Imagen de Navarra, los recursos ante el Constitucional y la capacidad de decidir absoluta

El TC desestima el recurso del Parlamento navarro contra la supresión de la paga extra de los funcionarios. Los Servicios Jurídicos del Parlamento de Navarra, no obstante, ya habían alertado de que la viabilidad del recurso era dudosa. De todos modos es probable que quienes presentaron el recurso estén más alegres que tristes porque lo que realmente querían no era que los funcionarios cobraran una paga extra sino crear un conflicto con el estado, cosa que han conseguido. Incluso en su momento, la supresión de la paga extra fue un recorte cuyo costo político asumió el gobierno central pero que vino muy bien a los gobiernos autonómicos para cuadrar sus cuentas, por más que se indignaran de puertas para afuera. Más allá del conflicto puntual en este asunto, cabe reflexionar en cambio sobre la conflictividad constante que se ha generado esta última legislatura entre Navarra y el gobierno central. O acaso entre la oposición del Parlamento de Navarra y el gobierno central.

Imaginemos por un momento una Euskadi independiente en la que estuviera incluida Navarra. En tal caso la Comunidad Foral sería una diputación vasca más. Una de cuatro. El Parlamento de Navarra pasaría a ser un órgano como las Juntas de Guipúzcoa, Alava o Vizcaya. Por otro lado estaría el Parlamento Vasco son sede en Vitoria. Conviene recordar a este respecto que el artículo 6.2 de la Ley 27/1983, de 25 de noviembre de Territorios Históricos de la CAV, establece que “la facultad de dictar normas con rango de Ley corresponde en exclusiva al Parlamento”. El instrumento más importante de los territorios vascos es la autonomía fiscal, una autonomía amenazada sin embargo desde hace tiempo por los partidarios de la “armonización fiscal”, entre ellos Bildu y PSE. Sin duda tendríamos cierto nivel de autonomía competencial, pero desde luego no superior al que tenemos actualmente. En el Parlamento de Vitoria, por otra parte, Navarra tendría 25 de 100 diputados. Actualmente el parlamento vasco tiene 75 diputados, 25 por territorio. Quiere decir todo esto que resulta irónico que haya quien se rasgue las vestiduras por los conflictos competenciales entre Navarra y el estado, pero luego pretenda meter a Navarra en otra estructura en la que podríamos tener los mismos conflictos competenciales o más. Los conflictos que surgieran entre las Juntas Generales de Navarra y el Gobierno de Vitoria las resolvería la Comisión Arbitral del País Vasco, de cuyos 7 miembros (u 8 con la anexión de Navarra) elegiríamos 1.

Naturalmente unas Juntas Generales de Navarra con mayoría navarrista, o con este PSN inane si en un momento dado le tocara dar la de cal, podrían estar aprobando constante y deliberadamente proyectos que excedieran las competencias de Navarra y que entraran en conflicto permanente con el gobierno vasco, el cual los llevaría todos a la Comisión Arbitral, donde los tumbaría uno por uno. El navarrismo podría decir entonces que el gobierno vasco no respetaba el autogobierno ni la voluntad de los navarros, repitiendo en general todo lo que los nacionalistas vascos dicen ahora cuando aprueban leyes en el Parlamento foral que saben que exceden nuestras competencias y que van a crear un conflicto con el estado. Pero es que lo que quieren es precisamente el conflicto.

A nadie se le escapa por tanto que en este conflicto de diseño entre Navarra y el estado tiene mucho más que ver la ideología que el marco competencial. Si hubiera en Navarra una mayoría provida y en el Congreso de los Diputados una mayoría abortista, ¿con quién se situarían las fuerzas “de progreso” que ahora claman por el derecho a decidir de Navarra? Si hubiera en Moncloa un gobierno socialista, ¿seguiría aliado el PSN con los nacionalistas en buscar el conflicto con el estado? La posición de María Chivite es tan irresponsable como alimentar la idea de que las leyes estatales hay que cumplirlas sólo cuando gobierna el PSOE, y convertirse en comparsa de los independentistas el resto del tiempo.

Por lo demás, incluso al margen del estado o de una hipotética anexión a la CAV, las normas del Parlamento de Navarra aún tienen que respetar un marco superior como es el de la Unión Europea. ¿En qué clase de escenario las decisiones del Parlamento de Navarra tendrían carácter absoluto? Pues en el caso de que Navarra se convirtiera en algo así como Sealand, aquel país que se quiso crear sobre una plataforma petrolífera abandonada. La capacidad de decidir absoluta únicamente la tiene un hombre sólo en una isla. Si tiene familia, pareja, hijos, o cuadrilla, ya no tiene capacidad de decidir absoluta. Sin embargo, casi todo el mundo prefiere tener pareja, hijos, familia y amigos que capacidad de decidir absoluta.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. Hombre, lo primero que habría que haber hecho la oposición, con demasiada dosis de nazionalismo y sozialismo-komunismo, es dejar de legislar compulsivamente en contra de la sensatez, el equilibrio y la responsabilidad, que esas leyecitas salían ya defectuosas de manera intencionada, no siendo más que exabruptos mitineros propios de otros tiempos.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 13 de septiembre de 2016