Las relaciones personales dentro de la Policía Municipal de Pamplona están destrozadas

Redacción 16 febrero 2015 Noticias
Imagen de Las relaciones personales dentro de la Policía Municipal de Pamplona están destrozadas

Inquietud entre los miembros de la Policía Municipal de Pamplona por los acontecimientos de los últimos días.

El viernes, Diario de Navarra publicaba que “Un grupo de municipales somete a escraches al alcalde Maya y dos concejales”. Los componentes de este grupo “se manifiestan en Pamplona frente a su casa con carteles ofensivos” y “son miembros del sindicato APM y uno de ellos es candidato en Podemos Navarra”.

En los citados carteles se reproducen eslóganes como “En mayo adiós al uruguayo”, en referencia al origen de Enrique Maya, o “El padre del meón me llama bufón”, aludiendo a la multa que se le impuso a un hijo del alcalde. Resulta llamativo que este sea el tono en que un grupo de policías municipales se dirigen al alcalde. Cabe preguntarse también si es normal que un grupo de policías se dedique a hacer escraches al alcalde cuando no le gusta el resultado de las urnas.

La conflictividad en la Policía Municipal viene de lejos, aunque en los últimos días se ha redoblado.

Uno de los episodios de este enconamiento viene dado también por la entrevista concedida a un medio afín a la izquierda abertzale por Sergio Uría, portavoz de UGT en la Policía Municipal, y Maite González, portavoz de APM. En esa entrevista Uría declaraba que para entrar en el cuartel de la Policía en Irache 2 “hay que entrar con un cuchillo” y que se puede “cortar el aire porque es que hay enfrentamientos personales de todo el mundo con todo el mundo”. Maite González reafirmaba estas declaraciones asegurando respecto a los agentes de la Policía Municipal que “es una plantilla dividida, destrozada”.

Ambos portavoces sindicales culpan completamente de esta situación a Simón Santamaría, al alcalde Maya o a UPN, sin asumir la más mínima autocrítca y sin reconocer ningún tipo de responsabilidad de ellos mismos en esta situación.

El tono crítico de la entrevista, por otra parte, venía sazonado con imágenes de la Policía Municipal o Simón Santamaría actuando contra colectivos okupas, o contra quienes tratan de introducir avasalladoramente la ikurriña en el Chupinazo, con la plaza consistorial previamente abarrotada de gente que tiene que ser empujada y apartada agresivamente con el consiguiente peligro.

Lejos de rebajar la tensión, la portavoz de APM incluso se enzarzaba este mismo fin de semana con algunos ciudadanos a través de Twitter, llegando a la descalificación, el insulto y la amenaza con acciones judiciales.

mgab

No parece demasiado apropiado este tono para una conocida agente de la Policía Municipal y portavoz sindical. ¿Es inteligente? ¿Qué se puede pensar si alguno de estos ciudadanos casualmente mañana recibe una multa? ¿Es este un anticipo del modelo policial amable y cercano al ciudadano que pregona APM?

Escuchando la entrevista, por otro lado, da la impresión de que algunos sindicalistas buscan un modelo policial en que los policías municipales vivan más cómodos, convirtiéndose más que en policías en asesores de conflictos vecinales que no impliquen actuaciones de orden público, vigilantes de los pasos de cebra o verificadores de los paseadores de perros, ¿pero es este el modelo policial que demandan los ciudadanos?

Y hablando de un cambio de modelo policial, ¿pasa este cambio de modelo por un cambio previo de gobierno en el que intervenga Bildu? ¿Y cuál es el modelo de policía que le gustaría a Bildu? ¿Uno que consista en que la policía asista pasivamente a la violencia de determinados grupos de determinada ideología? ¿O en que los que se interponen para que un policía no pueda ayudar a otro que está siendo agredido pasen a ser los jefes de la policía?

pll

sabqua.

Lamentablemente es posible que el sindicato APM comenzara denunciando posibles excesos y abusos respecto a lo que habría podido contar con un amplio respaldo ciudadano y mediático, pero parece que en algún momento se perdió el camino y ahora es todo una guerra política e ideológica.

No ha sido seguramente el fin de semana más relajado de esta portavoz, que en la citada entrevista también criticaba la preparación de los agentes en la academia de policía de la que provienen los municipales, lo que ha suscitado nuevos reproches y críticas que le han llevado a poner su cargo a disposición de los militantes, lo que por otro lado no está claro que signifique nada a efectos prácticos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (6)
  1. El problema parte de la intocabilidad de estos personajes, blindados del despido por ser sindicalistas, y más aún por su hipertrofiado perfil político.
    Falta grave y a la puta calle, tal cual, expulsado el perro rabioso se acabó la rabia.
    Mi experiencia personal me asegura que los sindicalistas de clase son los más vagos de la empresa, los que odian a la empresa y a sus compañeros de trabajo, unos envidiosos del patín y los maestros del escaqueo. Todo el día de cafecitos asegurándose votos y lealtades, dejando el veneno adecuado en cada oreja que se presta a recibir las mentiras propicias.
    Hay que acaba con la mafia sindical.
    Escucho ahora por la radio la noticia de que la sección de CCOO de Seguros y Banca, COMFIA, se quedó con 3’7 millones de euros de la formación de parados, en lo peor de la crisis, para fiestas y otros vicios.
    ¿Ven lo que les digo?

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. el vecino de Uxue says:

    La verdad es que todos estos están tan “gallitos” con el cambio, el kaixocambio y el redoble del cambio que miedo me da que no lleguen al gobierno. Miedo me da.

    Después de todas estas demostraciones de “autoritarismo” ¿Ustedes creen que tendrán la humildad de aceptar una derrota?

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. navarrisimo says:

    Efectivamente Ciudadano,la castuza sindicalista se cree San Dios,intocables…ganas tengo que les empiezen a meter miedo,un Presidente Foral con coj..y Mayoria absoluta para empezar a cambiar muchos privilegios funcionariales…

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. jabier says:

    ¿Y aceptarán acaso ustedes la derrota que se les viene? Visto lo nerviosos que se ponen algunos por estos lares, y cómo tratan de confundir a la gente con torpes argumentos, no se les ve con ánimo de aceptarlo.

    Ahora parece que para algunos son más importantes los chascarrillos en twitter de la PM, que hablar del derrumbe de un parking de Pamplona.

    Quedan poco más de tres meses, e imagino que algunos estarán más ocupados en destruir documentos que gobernar.

    Pues así os va a ir. Así os vais a ir.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  5. Javier3 says:

    Este es el resultado de la gestión del tandem Polo-Simón. También, esta legislatura conocimos el hartazgo de la policia municipal del Valle de Egües con la gestión de UPN.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  6. peztondo says:

    No sé, no me acuerdo de cuando fué la última vez que les voté a los conservadores (de su silla principalmente). Me gustaría poder no votar a UPN. Por muchas razones. Me tienen francamente hasta los “máices” que dice una amigo. Y la verdad es que no se lo merecen. Están donde están sin merecerlo. Pero sinceramente, prefiero un gobierno donde haya algunos acomodados y mediocres que un gobierno tirano y liberticida. Eso creo que los ciudadanos en general no nos lo merecemos y no se lo deseo ni a los que sí se lo merecerían. A veces pienso que la campaña de UPN la hacen los nazi-onalistas y demás compañeros del metal por tus actuaciones, actitudes y declaraciones. Y encima gratis!.

    Pues eso, que no puedo NO votar a UPN en las próximas elecciones por culpa de los de siempre..y por que no hay alternativa y mira que me he resistido durante años y años…

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 3 de septiembre de 2008