Los navarros que no hablan euskera no son navarros incompletos

Redacción 14 enero 2015 Noticias
Imagen de Los navarros que no hablan euskera no son navarros incompletos

Los datos del último Mapa Sociolingüístico de Navarra ponen de manifiesto la diferencia entre la Navarra que el nacionalismo vasco quiere y la Navarra real.

En la Navarra real el porcentaje de población bilingüe en la zona no vascófona es sólo del 3,82%.

En la Navarra real la población bilingüe de la zona vascófona es el 58,2%.

¿Hace falta más prueba de que Navarra es diversa y que la zonificación no es un hecho legal sino social?

Los datos corresponden al año 2011.

La zonificación que el nacionalismo querría para Navarra sería una única zona en la que el 100% de la población hablase euskera y en la que el euskera fuese oficial. La oficialidad del euskera vendría primero y la realidad iría siguiendo a la ingeniería lingüística del gobierno.

Sin embargo es evidente que el mapa lingüístico de Navarra no es uniforme. Es lógico que las leyes reflejen esa pluralidad en vez de tratar de quebrarla o ignorarla, tanto por pragmatismo como por respeto a la libertad. No hay justicia en tratar igual lo que es desigual.

zon3

Sucede además que la realidad navarra desborda el estrecho corsé nacionalista en más de un sentido.

El mundo no es monocolor. Europa es de colores. España es de colores. Navarra es de colores. El mapa es de colores. Los nacionalistas son monocromáticos pero su uniformidad no es real.

En España hay personas que hablan gallego. Todas las personas que hablan gallego habitan básicamente en un territorio. ¿Qué sentido tendría pretender que todos los españoles tuvieran que ser bilingües y aprender gallego?

Casi todos los países son multicolor, con diversas culturas, razas y lenguas. Navarra es pequeña pero plural. En todos estos países existe una lengüa común y lenguas que sólo se hablan en determinadas zonas y sólo son oficiales en esas zonas. En Francia, además del francés, se habla también alemán, bretón, corso, vascuence, catalán, occitano, francoprovenzal… ¿Tendrían que aprender todos los franceses occitano? En Navarra sucede que es un territorio muy pequeño, pero en el que existe esa misma pluralidad.

El nacionalismo representa una visión 2D en un mundo 3D.  En un mundo 2D hay que elegir entre papá y mamá, entre ser vasco y español, todos los navarros tienen que ser iguales, bilingües y sentirse vascos. Todos tienen que ser fichas de un mismo color en un sólo tablero monocolor. No puede haber navarros distintos, zonas distintas, ni se pueden acumular fichas, raíces, sentimientos y pertenencias.

No hablar euskera no es ninguna tara

Escuchando el discurso nacionalista, por un momento parece que los navarros que no hablan euskera no son navarros completos. Que Navarra es bilingüe aunque oficialmente no se reconozca y aunque el Diario de Noticias se publique en español. Que si de repente se nos olvidara hablar español no pasaría nada porque todos sabemos hablar euskera. Que el euskera es la lengua propia de Navarra. Que los navarros que no hablan euskera son unos ignorantes. Que les falta un pedazo para ser navarros completos.

Todo esto es tan absurdo como pensar que un estadounidense que no sabe hablar apache o no lleva plumas es un estadounidense incompleto. O que un alemán que no es rubio es un alemán incompleto. O que todos los que hablan alemán tienen que vivir en un solo estado.

Navarra es un crisol donde históricamente se han encontrado una gran diversidad de culturas. Lo vasco es sólo una parte de Navarra. Es más, lo vasco no coincide con Navarra. Ser navarro y ser vasco son cosas distintas. Hay vascos que no son navarros. Hay navarros que no son vascos. Decir que ser navarro y ser vasco es lo mismo sería tan absurdo como decir que un negro no puede ser inglés o que todos los que hablan inglés son ingleses. La mayoría de los navarros no sólo es que no hablan vascuence o que no se sienten vascos, es que realmente no lo son. Y no son por ello ni un átomo menos navarros que los navarros que hablan vascuence o se sienten vascos. ¿Por qué tendrían que ser iguales todos los navarros y tener el mismo perfil lingüístico, cultural o racial?

zon1

Por no hablar de qué es lo que convierte en vasco al que dice que es vasco. ¿Tener el RH negativo? ¿Levantar piedras? ¿Hablar en euskera? ¿Sentirse vasco? ¿Se subiría usted a un avión si el piloto simplemente se sintiera piloto? ¿Se convierte en inglés todo el que habla inglés aunque sea canadiense, australiano o camerunés? ¿Qué nacionalidad tiene un niño antes de aprender a hablar o a sentirse vasco? Es más: ¿no puede ser que alguien sea vasco aunque no hable euskera o aunque no levante piedras? De hecho, ¿ser vasco no sería algo así como ser o sentirse blanco? ¿Y qué pasa con que uno sea blanco? ¿Le obliga eso a hablar una lengua, a tener una nacionalidad o a votar a un partido?

La realidad ha superado hace mucho el corsé del nacionalismo, por eso el nacionalismo es una ideología traumática en conflicto con la realidad, provocando permanentemente negación, conflicto y ridículo. El nacionalismo te dice que tienes que elegir entre papá y mamá, entre ser español o vasco, entre el brazo derecho o el izquierdo. No puedes ser varias cosas a la vez. La realidad nacionalista es 2D. No existen los círculos concéntricos ni la teoría de conjuntos. Te llamas Bakartxo Ruiz, Txentxo Jiménez o Maiorga Ramírez, pero tienes que elegir entre Bakartxo o Ruiz, entre Txentxo o Jiménez, entre Maiorga o Ramírez. Y cuando elijas tienes que renegar totalmente de la parte a la que has renunciado.

La buena noticia es que todo esto parte de un planteamiento falso y empequeñecedor. Lástima que el nacionalismo no entienda que no tener que elegir entre papá y mamá es una buena noticia. Para el nacionalismo no matar a papá es querer menos a mamá.

Si el mundo moderno es demasiado complejo para el nacionalismo, entonces hay que simplificarlo en vez de trascender el nacionalismo. Por eso hay que simplificar Navarra. Hay que simplificar el mapa lingüístico para que sólo haya una zona. Hay que simplificar el mapa social navarro para que todos los navarros sean bilingües, uniformes e iguales. Pero eso no es Navarra.

Hace mucho que los EEUU, para bien o para mal, es otra cosa que las tribus apaches que había hace tres o cuatro de siglos.

Hace mucho más aún que Navarra es otra cosa que un conjunto de primitivas tribus vasconas.

Y no nos engañemos. ¿Cuántos de los 640.000 navarros actuales desciende directamente de aquellas tribus vasconas, aunque tenga en su habitación una ikurriña junto a una foto firmada de Pirritx y Porrotx? Los que más presumen de ello quizá los que menos. Ya en el siglo XIV la población de la Navarrería era minoritaria en Pamplona respecto a la de origen franco, por ejemplo. Los primeros fueros en tiempos del rey Teobaldo ya fueron escritos en romance.

Si uno no es un navarro incompleto por no hablar euskera, igual decide no aprender a hablar euskera, o decide aprender antes inglés, alemán o chino porque le parece más práctico, o porque con todo el mundo con el que podría hablar en euskera ya pueda hablar en español. Por muy respetable que sea el euskera y el que aprende euskera.

Si usted habla vascuence, se siente vasco y es independentista, pues enhorabuena.

Pero también habrá quien hable vascuence y se sienta vasco, pero también navarro y español y no sea independentista.

Y quien se sienta navarro y no hable euskera.

Ninguno de ellos es más, pero tampoco menos navarro que el otro.

Ningún navarro tiene que aprender euskera para ser un navarro completo.

No existen en Navarra los navarros incompletos.

Quizá sí algunos navarros con complejos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (16)
  1. Indarra says:

    Hidden due to low comment rating. Click here to see.

    Baja puntuación. ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 4

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 16 de septiembre de 2014