Parodia catalana

Daniel Celayeta 9 noviembre 2014 Claves

Los nacionalistas periféricos, arguyeron los excesos nacionalistas del franquismo, para exaltar los propios. Al identificarlo con el fascismo acallaron el orgullo de ser español. Esta historia pendular que apoyó irresponsablemente la izquierda, oculto el espíritu reaccionario y egoísta de los independentistas. Estos ponen el diálogo como valor absoluto por encima de otros valores, y nos colocan a los que queremos la unidad de los españoles en dificultades sobre la manera de abordar los contenciosos con nuestros nacionalistas.  A pesar de disfrutar la mayor cota descentralización europea, siguen pidiendo más y más transferencias, en definitiva más poder, y así se preparan para un mañana independiente.

La postura pusilánime viene de antiguo, ya que lo que se consiguió pactar una vez con gran esfuerzo en aras a solucionar un problema histórico, hoy ya no se tiene en cuenta. Han utilizado las competencias para alimentar sus tesis y mantener la tensión con Madrid, propiciando la insatisfacción permanente con el consiguiente victivismo.  Dijeron que necesitaban más y más competencias, para alcanzar la mayor felicidad para sus ciudadanos, y así avanzar en el autogobierno. Si no hacen más cosas por sus ciudadanos siempre es por culpa de Madrid.

Ellos no cumplen las sentencias, y exigen que los demás les apoyemos en la debilitación-destrucción del estado común y en la configuración de su nueva realidad de pequeños estados dentro de la UE. Eso sí, sin perder la conexión con el mercado español opresor al que vender sus productos. El descaro del independentismo catalán con el 9N y la debilidad con que el Gobierno les reprende es lamentable. Necesitamos un Gobierno que haga cumplir la ley, y no se refugie sólo en coartadas jurídicas  pactadas bajo la mesa con Mas.

Desde hace 30 años hemos perdido demasiado tiempo cediendo y cediendo, pensando que así solucionábamos los problemas. El panorama actual es el peor para seguir con más concesiones. Si ellos ganan, nosotros perdemos. Hasta aquí, ni un paso más. Apostamos por la concepción de una España de los ciudadanos, que apueste por la igualdad y la solidaridad. Necesitamos ganar voluntades en las zonas infectadas, dar la batalla de las ideas contra los independentismos periféricos y de los que les apoyan. Para ello deberemos hacer muchas cosas distintas a las hechas hasta ahora, en la dirección de que no lo conseguirán y menos gratis.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 30 de enero de 2018