La ruleta rusa del preservativo

Redacción 25 septiembre 2014 Noticias
Imagen de La ruleta rusa del preservativo

Antes de justificar la anterior afirmación, conviene recordar la doctrina de la Iglesia Católica sobre el aborto: “si haces el guarro y te la juegas, por lo menos, póntelo”. O bien: “La Iglesia se está limitando a decir la verdad científica: el condón no es sexo seguro, busca la fidelidad, pero si lo haces, te la juegas, es mejor que reduzcas el riesgo con el condón”. Que no nos lo hemos inventado nosotros, que lo afirma un doctor en Filosofía, autor de varios libros, profesor de Metafísica y Antropología en Roma y en la UNAV, para más señas.

Por si quedara alguna duda, el obispo Munilla admite que un gobierno recomiende el uso del preservativo en el mundo de la prostitución, lo que obviamente no significa que recomiende ir de putas ni el preservativo en vez de la fidelidad y ni siquiera que el preservativo sea seguro. Por otra parte, Munilla no hace sino seguir en esto el pensamiento del Papa Benedicto XVI.

Sirva lo anterior para adelantarnos y desbaratar el argumento de que no se pueden prohibir los condones y luego estar en contra del aborto.

Por un lado porque para estar en contra del aborto no hace falta ser católico ni estar en contra de los condones. Por otro porque, incluso para un católico, la doctrina de la Iglesia es la que hemos expuesto, aunque pueda resultar sorprendente a algunos.

En realidad, lo que no es cierto es que el preservativo sea el remedio del aborto.

Cualquiera que observe la curva con la evolución del número de abortos se dará cuenta de que a más educación sexual, más Sálvame o más preservativos no hay un descenso del número de abortos. La pregunta es, ¿qué pasa con los preservativos?

curvaabortos

.

.

.

.

.

.

.

.

Curiosamente, la respuesta la podemos encontrar en las cifras del abortorio de Ansoáin, donde se eliminan los niños no deseados de Navarra. Según publicó este mismo año el Diario de Noticias, “algo más de un 45% de las mujeres” que acudieron a la Clínica Ansoáin culpó de su embarazo “al uso fallido no solo de los métodos de barrera el preservativo masculino, principalmente, sino también de los métodos hormonales (píldora, parche subdérmico o anillo vaginal), los naturales (coitus interruptus o método ogino) y los dispositivos intrauterinos (DIU)”.

Ante estos guarismos cualquiera puede darse cuenta de que al menos el 45% de las mujeres que acudieron al abortorio no son mujeres que siguen escrupulosamente las doctrinas vaticanistas contra el preservativo por lo que se quedaron embarazadas sin desearlo. Por una parte porque todas estas mujeres utilizaron métodos anticonceptivos y por otra porque la doctrina del Vaticano es más la de no pecar que la de no utilizar el condón si se peca. El Vaticano también advierte que los anticonceptivos no son la panacea ni ofrecen total seguridad, lo que resulta que confirman los datos del abortorio.

En realidad, si en España hay tantos abortos (más que en Alemania, con casi el doble de población) o la curva no ha bajado pese a la educación sexual y a Telecinco, quizá sea precisamente porque se ha hablado demasiado del condón o los anticonceptivos como si fueran un remedio infalible u ofrecieran seguridad absoluta contra las enfermedades o el embarazo, cosa que no es cierta.

Como acabamos de ver, el 45% de las clientas del abortorio de Ansoáin utilizaban métodos anticonceptivos.

Según el propio abortorio, incluso perfectamente utilizado, el preservativo sólo es seguro en el 97% de los casos, lo que seguramente también podría predicarse de las pistolas, los cuchillos, los coches o las armas nucleares si se utilizaran perfectamente. Una encuesta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC), citada por el Noticias, concluye de todos modos que una de cada cuatro personas que utilizan el preservativo lo utilizan mal.

No sólo es que los cartuchos de dinamita, los coches o los preservativos, no sean seguros el 100% de las veces incluso cuando se utilizan perfectamente, sino que el 25% de las veces se utilizan mal y probablemente es utópico que el 100% de las veces se usaran perfectamente bien.

El dato empírico de que el 25% de las veces los preservativos se usen mal nos devuelve al principio del artículo y a nuestro titular, de que hay más riesgo de que las cosas salgan mal usando un preservativo que jugando a la ruleta rusa.

A fin de cuentas, en la práctica, la posibilidad de que algo salga mal jugando a la ruleta rusa con un revólver es 1 de 6 mientras que la del preservativo es 1 de 4. Cierto que el fallo del preservativo no implica necesariamente las mismas consecuencias que el disparo del revólver, pero no deja de ser como para pensárselo…

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (2)
  1. A mí tampoco me cuadra el dato, que con supuestamente mayor educación sexual haya más abortos, pero además más embarazos en menores, más enfermedades de transmisión sexual. Alguien nos está mintiendo.
    Como tampoco me cuadra el dato que seamos una sociedad superchachi contra la “violencia de género”, y cada vez haya más, y por gente joven sobre todo, los que teóricamente iban a estar exentos de esa lacra.
    Alguien nos está mintiendo.

    Y creo que son esa legión de funcionarios y asimilados que se dedican a ponderar y perorar sobre esos temas, y cobran buenos sueldos y subvenciones…con resultados nulos para la sociedad, pero excelente para sus cuentas bancarias.
    Claro que si no solucionas un problema, y nadie se quiere dar cuenta que formas parte del problema, seguirás cobrando del estado hasta el infinito y más allá.
    #elcholletedecobrardelestado

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. mtituel says:

    No os alarméis, yo en cada coito me pongo dos preservativos, así, por si acaso.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 17 de septiembre de 2018