Paradojas de los socialistas, Pedro Sánchez y  la elección directa de alcaldes

Redacción 11 septiembre 2014 Noticias
Imagen de Paradojas de los socialistas, Pedro Sánchez y  la elección directa de alcaldes

La postura de los socialistas respecto a la reforma electoral y la elección directa de los alcaldes en segunda vuelta se encuentra llena de paradojas. No sólo es que la propuesta que el PSOE ahora rechaza e incluso califica con adjetivos sumamente descalificativos era la que el propio PSOE ha llevado reiteradamente en su programa electoral. Es que además el propio Pedro Sánchez, nuevo, flamante, súper democrático, indiscutido y regenerador secretario general del PSOE, resulta que ha sido elegido por un mecanismo de elección automática sin segunda vuelta y sin tener mayoría. Dicho de otro modo: Pedro Sánchez es el secretario general del PSOE a pesar de que tuvo menos votos que la suma de Madina y Tapias. Y nadie levantó la voz en el PSOE. Respecto al resto del mundo, la clave de la reforma es si hay o no hay segunda vuelta en la reforma que se proponga. Casi todas las descalificaciones al PP han venido dadas por la presunción de que no habría segunda vuelta, sino un mecanismo automático para el que sacara el 40%. ¿Pero y si el PP propone la segunda vuelta? Todos los argumentos que se han venido manejando contra la reforma se caerían. Si hay segunda vuelta y elección directa de alcaldes mediante el voto de la ciudadanía, no hay razón alguna para rechazar como antidemocrática la propuesta. Más bien al contrario, ¿por qué es mejor un a elección del alcalde indirecta decidida por los partidos en sus despachos en vez de avalada por el voto ciudadano en una segunda vuelta? Si piensan que la gente elegiría al mismo alcalde que ellos pactarían, ¿qué miedo tienen los partidos? Si piensan que la gente elegiría a otro alcalde que el que ellos pactarían, ¿quiénes son los antidemócratas? Y si la reforma electoral introduce un mecanismo de elección más democrático y que resolvería problemas para formar gobierno allí donde no hay mayorías absolutas, ¿qué sentido tendría aprobar la reforma después de las elecciones en vez de aprobarla antes? Al partido que impulsa la reforma se le puede acusar de que le interesa partidistamente la reforma. Pero al que se opone a ella también se le podría acusar de que si se opone es porque partidistamente le perjudica. ¿Qué sentido tiene además pretender que las reformas sólo se hagan cuando perjudican al gobierno? ¿Cuándo se harían entonces reformas? Así pues, lo importante para el ciudadano es si la reforma es lógica, democrática y resuelve problemas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (6)
  1. Elección de alcaldes a doble vuelta ya. Es un antídoto contra el asalto que la izquierda prepara para las siguientes elecciones, que ya no saben si están en 1931, en el 1934 o en el 36 directamente ya.
    Los alcaldes elegidos por los ciudadanos, no por los constructores. Sería en inicio del fin de la corrupción urbanística a gran escala. Lo malo que algunos partidos se iban a quedar sin financiación en B…genial.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. jabier says:

    Con lo listos que son estos de NC a veces, y lo tontos que se hacen cuando les interesa… que el problema no son las reglas, que el problema es que el partido esta empezado; que una vez empezado no parece muy lógico cambiar las reglas. Ni sea para mejor, ni sea para peor.

    Es algo tan evidente, tan lógico, y ha sido tantas veces explicado últimamente, que sonroja este artículo de NC.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. clarete 2011 says:

    Una pregunta, Jabier: ¿Cuándo empieza y cuándo termina el partido?.

    Y otra: Si se cambian las reglas la próxima legislatura, ¿no será con el partido empezado?.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. jabier says:

    Está claro que cuando ya tenemos algunas candidaturas y ausencias confirmadas se puede decir claramente que el partido está comenzado.

    A meses vista de las elecciones no es el momento, se mire como se mire.

    Y si el PP se empeña en sacar adelante esta reforma solo hará una chapuza: por precipitada, por su carácter coyuntural y visión cortoplacista, y por su falta de consenso.

    Si esta reforma sale adelante, lo único que ocurrirá es que, posterior a los nombramientos de los alcaldes, se multiplicaran las mociones de censura, para volver al sistema que tenemos actualmente. Sencillo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  5. clarete 2011 says:

    Ya, o sea, que los partidos ponen a los candidatos en función del actual método partitocrático y no en función de las preferencias de los ciudadanos.

    Si la reforma sale adelante, las mociones de censura pueden desaparecer porque el alcalde habrá sido nombrado por mayoría absoluta, en 2ª vuelta, o por mayoría ponderada si saca el 40% de los votos y el 5% al 2º.

    ¿Ve como no es tan simple?.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  6. navarrisimo says:

    La segunda vuelta sino hay mayoría,me parece buen sistema,todo lo que sea quitar número de partidos gobernando,que se ha demostrado lo peor de la Democracia,en ningún sitio funciona,gallinero con mucho gallo,malo,malo malo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 12 de junio de 2008