Los impuestos altos equivalen a la esclavitud laboral

Redacción 4 julio 2014 Noticias
Imagen de Los impuestos altos equivalen a la esclavitud laboral

Existe un nivel de ingenuidad máximo, en virtud del cual alguien puede creer que el dinero llueve del cielo o las cosas se pagan solas. A este nivel de ingenuidad puede existir un maravilloso estado del bienestar que satisfaga todas nuestras necesidades sin tener que pagar impuestos. Es más, sin tener que producir los recursos necesarios para mantenerlo. A este nivel de ingenuidad el socialismo funciona. El problema, obviamente, es que el dinero no llueve del cielo. Si lloviera del cielo no estaríamos discutiendo. Aunque por otra parte el dinero no valdría nada y habría que inventar otra cosa para intercambiarla por bienes y servicios.

A un segundo nivel de ingenuidad, el dinero no cae del cielo y hay que generar la riqueza necesaria para pagar las cosas. No obstante, en este nivel existe una versión descafeinada de la lluvia de dinero que es la creencia en que todo se puede pagar poniéndoles unos impuestos altos a los ricos. Esta creencia se corresponde con la visión del mundo de que el 90% de los recursos están en manos de unos pocos. El problema es que no vivimos en ese mundo. Una simple visita a la web de la Agencia Tributaria nos muestra lo que ganan los españoles y a cuántos podemos considerar ricos. Por más que extendamos el concepto de “rico”, el resultado es que aún quitando a los ricos todo lo que ganan no podríamos pagar ni el 20% de los gastos del estado.

Por otro lado no es que los ricos no paguen ya muchos impuestos, sino que hace mucho que los gastos del estado son tan elevados que lo tenemos que mantener pagando mucho dinero tanto los ricos como los que no somos ricos. Cuando por consiguiente alguien habla de gastar más subiendo los impuestos, que a nadie le quepa duda o de que ese aumento de gasto es una promesa que no se va a poder cumplir o de que va a suponer un aumento de impuestos para todos, no sólo para los ricos.

Naturalmente, a lo largo de esta crisis también hemos podido ver hasta qué punto las subidas de impuestos pueden tener un efecto negativo sobre el crecimiento económico, lo que de hecho puede acabar reduciendo los ingresos fiscales en vez de aumentándolos.

Dicho todo lo cual, ya podemos alcanzar un tercer nivel de consciencia en el que todo servicio público adicional, todo salario público o contratación, todo gasto, toda subvención, todo plan o toda inversión del gobierno implica un impuesto equivalente al que tiene que hacer frente nuestra cartera. Subir el gasto público requiere subir los impuestos y subir los impuestos equivale a bajar los salarios.

Para la izquierda radical, a pesar de todo, merece la pena pagar impuestos muy elevados a cambio de que el estado nos cubra las necesidades esenciales.

La expresión máxima de este pensamiento sería el comunismo: todo lo que yo produzco es del estado y el estado a cambio me da una cartilla de racionamiento, me presta una vivienda social y me regala un billete de autobús. Naturalmente para garantizar el mantenimiento de este sistema de bienestar se nos tiene que prohibir protestar amenazándonos con ir a la cárcel, lo que, por otra parte, prácticamente sólo supone como diferencia perder el billete de autobús.

Si todo lo que gano es para el estado y tanto la recompensa por esforzarme 10 como por esforzarme 100 es la misma, obviamente todo el mundo deja de esforzarse, siendo el más tonto el último que deja de esforzarse. Como estamos en el nivel de consciencia tres y ya hemos quedado en que el dinero no cae del cielo, el sistema resulta inviable.

Una alternativa menos radical es que no seamos comunistas, pero que los impuestos normales sean cercanos por ejemplo al 50%. Entonces ya no somos comunistas sino suecos o daneses y todo es más o menos lógico y maravilloso.

El problema es que el estado del bienestar sueco o danés se basa en que el estado se lleva el 50% de la riqueza que produce la gente en el libre mercado, siendo esa riqueza, pongamos, 3.000.

Si, por el contrario, la riqueza que genera un español es 1.500, cuando le quitamos el 50% le quedan 750 euros al mes.

Es decir, un sueldo de miseria.

Además, aceptar o no un trabajo de 750 euros es voluntario, pero pagar los impuesto no, por lo que aquí sí que nos encontramos ante un auténtico caso de esclavitud laboral.

Por otra parte, si un sueco genera y gana 3.000, cuando le quitamos la mitad no sólo es que aún le quedan 1.500 que le permiten no vivir en la miseria, sino que el estado sueco recauda 1.500 frente a los 750 que recaudaría en el hipotético caso español.

Por alguna extraña razón, la extrema izquierda suele pensar que para tener un estado del bienestar como el de los suecos basta con tener unos impuestos como los de los suecos, en vez de una economía libre capaz de generar riqueza como la sueca o la danesa.

Porque efectivamente, la economía sueca (18) o danesa (9) es bastante más libre que la española (46) según los índices de libertad económica y es la riqueza que genera la potente economía libre de esos países la que mantiene sus elevados sistemas de bienestar. Hay que crear una potente economía libre que genere los recursos para mantenerlo antes de pretender tener un elevado estado de bienestar. Lo contrario es pensar que hay que ir a comer al restaurante de Arzak para hacerse rico, en vez de darse cuenta de que hay que hacerse rico para ir a comer al restaurante de Arzak.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (3)
  1. Y a pesar de todo 1’2 millones de idiotas en el sentido griego de la palabra, votaron a Jodemos. Y es que su mensaje es mucho más molón y facilón. Aquí no hay que trabajar y esforzarse como daneses y alemanes, aquí Podemos vivir como un Pachá Turco si Jodemos a nuestros vecinos, jefes y amigos venidos a menos, suponiendo que la subida de impuestos siempre la pagan los otros, el recorte de libertades (por ej de prensa) siemepre la sufren los otros, y que uno siempre está en el lado de los beneficiados.
    El sueño se acaba cuando es demasiado tarde para zafarse de la dictadura comunista. Que se lo cuenten a los cubanos, y se están oliendo la tostada los venezolanos. Falta por saber cuándo espabilarán los españoles.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Hemengo says:

    Buscar las explicaciones que querais con los impuestos, pero en este pais, el principal peso impositivo que soportamos es una clase politica apoltronada y conchabada con banqueros y multinacionales que solo piensan en retirarse con un sueldazo tocandose los huevos.

    Ese es el verdadero problema, y no os olvideis, que si no hubiera salido Podemos, Rajoy, no hubiera anunciado bajada de impuestos. Los que suben los impuestos, son los politicos de derecha, no los de izquierda.

    Por cierto, en Suecia si a cualquier politico se le pilla en el mas minimo caso de estafa o robo, ¿ sabeis que le pasa ?. Por lo visto aqui no lo sabemos, porque no dimite ni dios y por la carcel solo pasan los cabezas de turco. Esa es la autentica diferencia entre otros estados y España.

    Nunca podremos compararnos con Suecia teniendo lo que tenemos aqui.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Hemengo says:

    Pero PODEMOS.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Libros amigos por Javier Horno

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark

Falso testimonio (Denuncia de siglos de historia anticatólica), de Rodney Stark1 Acometo con ganas esta recomendación literaria volviendo a la Historia, que siempre nos aporta, además de conocimiento objetivo, un disfrute literario, en cuanto la personalidad del historiador, su distancia o su pasión, comportan una creación estética. En este caso,…
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Micro órtesis para fascitis plantar y espolón calcáreo
Publicidad
Encuestas

¿Cree usted que aunque Chivite sea la presidenta se encuentra sometida a la tutela de Uxue Barcos?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 24 de marzo de 2014