¿Por qué está funcionando la reforma laboral?

Redacción 4 junio 2014 Noticias
Imagen de ¿Por qué está funcionando la reforma laboral?

Cuando se aprobó la reforma laboral en febrero del 2012, la izquierda se movilizó contra ella como si se tratara de la mayor de las herejías. Inmediatamente se convocó una huelga general y todo mal presente, incluso pasado, se atribuyó a la reforma laboral, olvidando que 9 de cada 10 parados en esta crisis han sido una herencia socialista del gobierno de Zapatero. No es que lo diga el PP, es que lo dicen los datos del paro.

La lógica de la reforma laboral

A primera vista, podría parecer que cuanto más difícil sea despedir a alguien menos paro habrá.

Llevada a su extremo esta forma de pensar, prohibiendo los despidos se acabaría con el paro.

Obviamente no se acaba con el paro prohibiendo los despidos y la explicación es muy fácil.

Imaginemos una empresa con 10 empleados que vende 1.000 corbatas al mes, que le cuestan 8 euros y que las vende a 20 euros cada una.

Si cada empleado cobra 1.000 euros, la contabilidad mensual de la empresa sería la siguiente:

-Ingresos: 20.000 euros (1.000 corbatas vendidas x 20 euros cada una).

-Gastos: 18.000 (10.000 en salarios + 8.000 en los costes de las corbatas).

-Beneficios: 2.000

Ahora imaginemos que llega una crisis profunda como la actual, que se desploman las ventas, que además el gobierno sube los impuestos y a la gente le queda menos dinero para cambiar de corbata… total: de venderse 1.000 corbatas pasan a venderse 600.

La contabilidad de la empresa quedaría entonces así:

-Ingresos: 12.000

-Gastos: 14.800 (10.000 en salarios + 4.800 coste de las corbatas).

-Pérdidas: 2.800

Si es usted el dueño de la empresa, lo cierto es que tiene 10 trabajadores que antes vendían 10.000 corbatas y ahora tiene 10 trabajadores que venden 600.

Es decir, que le sobran 4 trabajadores.

Por otra parte, el empresario y sus hijos también tienen que comer, por lo que la empresa tiene que tener algún beneficio.

En esta situación existen tres opciones:

OPCION 1-Despedimos a 4 trabajadores, de modo que se pagan 4 salarios menos, lo que supone un ahorro de 4.000 euros, con lo que de tener pérdidas la empresa pasa a tener 1.200 euros de beneficio, se garantiza el negocio y el empleo de 6 trabajadores.

OPCION 2– Reducimos el salario de todos los empleados a 600 euros. Es decir, un 40% menos. La reducción es tan profunda que es probable que alguno o todos los trabajadores de la empresa no puedan vivir con esos ingresos y rechacen la medida. En cualquier caso en algún momento no se puede seguir compensando una caída de las ventas con una reducción de salarios sin acometer ningún despido.

OPCION 3-El gobierno, los sindicatos y los partidos de izquierda radical nos prohíben despedir a nadie e incluso tocar los salarios. La empresa acumula pérdidas hasta que tiene que cerrar. El negocio desaparece y los 10 trabajadores se quedan en la calle.

No poder despedir a nadie parecía una buena idea.

Ser partidario de poder despedir a alguien parecía propio de malvados y malas personas.

No poder despedir a nadie nos lleva a tener 10 parados y un negocio cerrado.

Poder despedir a alguien nos lleva a tener sólo 4 parados y tener un negocio abierto.

¿Quién es realmente el malvado? ¿Es esto una historia de buenos y malos?

¿Quién prefiere empezar a reconstruir desde cero en vez de desde 6?

Las barreras de salida actúan también como barreras de entrada

Dado que por su naturaleza la economía es cíclica, cualquier empresario sabe que en el algún momento se le pueden torcer las cifras de ventas. Si la legislación hace muy difícil y costoso el despido, esto actuará como un freno para la contratación. Puesto que el empresario no va a poder reducir personal fácilmente cuando se tuerzan las cosas, evitará al máximo contratar personal que sabe que no va a poder mantener cuando las ventas empiecen a bajar, incluso cuando todavía le va bien o cuando las ventas se empiecen a recuperar.

Es decir, que las barreras de salida del mercado laboral actúan al mismo tiempo como barreras de entrada, estorbando la contratación.

Por lo demás, ya hemos visto en la historia reciente de España que tener un mercado laboral muy rígido y unos costes por despido muy altos no ha servido en el pasado para tener menos paro, sino todo lo contrario. Todo lo anterior, dentro de que sea una simplificación, se limita a explicar el porqué de que esto suceda así.

Al mismo tiempo, entender lo anterior también ayuda a comprender que el mercado laboral no funciona en virtud de criterios de bondad o de maldad.

Si el empresario del ejemplo observa que de vender 1.000 corbatas pasa a vender 600, saca la cuenta de que le sobran 4 empleados. Si los despide no es por maldad.

Si, por el contrario, en otro momento el empresario observa que de vender 1.000 corbatas pasa a vender 1.300, tendrá que contratar 3 empleados. Tampoco lo hará por bondad, sino porque necesitará más empleados para atender su negocio.

Obviamente cualquier empresario preferirá vender más corbatas, abrir más tiendas y contratar más empleados que despedir trabajadores, cerrar tiendas y vender menos corbatas.

El problema de casi todos los políticos de la izquierda es que saben mucho de cobrar subvenciones y muy poco de vender corbatas.

La tímida reforma laboral empieza a dar frutos

Si el amable lector ha tenido la paciencia de seguirnos hasta aquí, ya tiene las coordenadas para interpretar los datos recién publicados en todos los medios. Tan sólo queda subrayar un par de observaciones que evidencian que la reforma laboral, que efectivamente nos atrevemos a tildar de tímida, empieza no obstante a arrojar algunos frutos. E incluso que la recuperación es real, aunque el gobierno asegure que es real.

Por un lado tenemos el dato del paro registrado, que en mayo ha sido de 4.572.385 personas.

Cuando se aprobó la reforma laboral, el paro registrado era de 4.712.098 personas.

Sin embargo, en el peor momento del mercado de trabajo, en febrero del 2013, llegó a haber 5.040.222 parados registrados.

Es decir, que desde entonces hay 467.837 parados menos. A pesar del camino que queda por recorrer, no hay manera de no estar contentos por ello.

En este momento es cuando alguien alega que no es suficiente con que descienda el paro, sino que hay que atender a las cifras de afiliación a la Seguridad Social para ver si el paro desciende porque se crea empleo o porque la gente huye al extranjero.

Pues bien, en mayo ha habido 16.628.373 personas afiliadas a la Seguridad Social, frente a los 16.150.747 que había en febrero de 2013, el peor momento de la crisis.

Es decir, que desde febrero de 2013 se han creado 477.626 puestos de trabajo.

Todo esto, además, con un crecimiento económico bastante raquítico. Si el objetivo de la reforma laboral era que se pudiera crear empleo por debajo de las tasas de crecimiento que solían ser necesarias en España para crearlo, parece que el objetivo se está consiguiendo.

Al final de esta crisis, la moraleja será que para salir de ella había que hacer una serie de cosas, aunque fuera duro hacerlas, y que la izquierda lo único que supo hacer fue protestar, decir que no a cualquier esfuerzo y a cualquier sacrificio, apostar por el populismo y tratar de ganar votos a costa de la crisis, posicionándose siempre contra todas las cosas que había que hacer para solucionar los problemas. En definitiva, que si salimos de esta será a pesar de la izquierda.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (6)
  1. Estas cosas dichas tan claramente, se explican en la Universidad, y se demuestran matemáticamente en MicroEconomía I y II.
    Personajes como Longás, malo pero no tonto, saben perfectamente que es así, domo el restonde izquierdistas que SI aprendieron en la Universidad ¿Y por qué mienten a la gente y especialmente a sus votantes?, se estarán preguntando ustedes.
    Por que si dicen la verdad, tendrían que volver a trabajar, a la Universidad, y si no están en política, hipertrofiando el sector público, podrían llegar a bajarles el sueldo por su menor rendimiento, y hasta despedirles, por sobrar determinado personal a punta pala. Y se acabaron esas interminables vacaciones en Bali, el todoterreno en la puerta del chalet de Gorráiz, el deportivo en el loft del centro, la visa Platino, y el buen vivir. Y una mierda!!!!!!!!!!

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Teranleto says:

    Sin quitarle mérito al hecho, el grave problema que pocos osan manifestar es la evidencia de las condiciones de este nuevo empleo y el tipo de empleo que se está creando. Si se les ocurre, por ejemplo, interesarse por los precios de pasar una semana en las islas mallorquinas a partir de junio, se darán cuenta de que los precios de catálogo o por interner están “altos” comparados con años anteriores, lo que podría revelar que este verano se espera una demanda turística superior para venir a España, algo que quizás no es tan raro si consideramos que ya se han venido produciendo cifras notables de visitantes y, por tanto, el sector tiene muy buenas perspectivas, sobre todo teniendo en cuenta que algunos destinos tradicionales está cerrados (Egipto, Túnez, etc.). A mi juicio, y me gustaría equivocarme, se está creando empleo de temporada en el sector servicios relacionados con el turismo y de baja productividad, y en octubre se verá en qué queda todo este crecimiento “inesperado” del empleo.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. soyamaiur says:

    A mí me surge la idea de si estoy ha servido para algo. Y me explico.

    No cuestiono el movimiento de afiliaciones y de creación escasa de empleo para atender, imagino, el verano, las fiestas de los pueblos, el turismo, la vendimia… Pero ¿se ha hecho pedagogía? O el empresario sigue siendo el malvado de la película.

    Si se lee el programa de Podemos, en un momento habla de algo tan ridículo como que todo español (o habitante de España, no recuerdo) tiene derecho (¡derechos!) a una paga. Imagino que incluye a Botín. Puesto que nada dice de si esa paga es sólo para quien no trabaja, porque claro, decir que se va a pagar por no trabajar no se sostiene ni en un programa de Podemos.

    Pero no me importa si ese programa es un cómic. El PSOE es republicano desde su fundación y ahí le tenemos, haciendo malabarismos dialécticos que van a superar al ‘OTAN de entrada, no’.

    Me preocupa la idea absurda de que el empresario está obligado a mantener el empleo aun a costa de su propio bienestar. De que los trabajadores tienen más derechos que el empresario. ¡Sólo pido que los tengan iguales!

    Ustedes dicen una gran verdad: el mercado laboral no funciona por bondad o por maldad. Yo añadiría, el empresario ha aprendido muy bien esta lección. Demasiado bien. La bondad, el servicio social que es crear empleo, arriesgando y con esfuerzo, cotiza a la baja. Muy a la baja.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. Jose_Miguel_78 says:

    Yo daría un paso más incluso:

    la empresa de corbatas tiene que despedir a 4 personas pero no tiene liquidez para hacer frente al pago de esas cuatro indemnizaciones por despido, de manera que tiene que despedir a una quinta incluso una sexta persona más para poder hacer frente a las indemnizaciones de esas cuatro personas. Pero ahora hay que pagar otras dos indemnizaciones extras. De manera que de una forma o de otra hay que bajar salarios para despedir a cuanta menos gente sea posible y mantener puestos de trabajo o de lo contrario la empresa está abocada al cierre.

    Las reformas laborales hechas son superficiales, de forma que si hay trabajo el mayor beneficiado es empresario-Estado pero si no hay trabajo el mayor perjudicado es el empresario. Optaría por otro modelo, estilo el alemán, en el que el Estado cubre las necesidades del trabajador hasta que encuentre otro trabajo (y no tiene posibilidad de desecharlo porque sino le quitan el subsidio)

    Mientras la reforma no sea realmente una reforma no haremos prácticamente nada más que poner parches.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  5. soyamaiur says:

    Estoy de acuerdo, Jose_Miguel_78

    Salvo la industria, y veremos con qué convenios y a costa de qué proveedores, incluso me atrevería a decir, a costa del dinero público que paga (o deja de cobrar) para que esa industria no cierre, aquí no se va a crear empleo en el concepto de: cojo a una persona, la formo, le pago un sueldo mientras la estoy formando, no me es rentable hasta que pasan varios meses, en ese momento, le pago un sueldo justo (para él y para mí) y a partir de ese momento estoy vendido. Eso NO SE SOSTIENE. Pero nada, nada. Sigamos hablando del modelito de la futura princesa, o de que es junio y se ha creado empleo. Sigamos, sigamos, sigamos.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  6. navarrisimo says:

    Lo verdaderamente importante en la empresa Española,si quiere seguir dando trabajo y futuro,a día de hoy,es la Productividad,no hay otra.Y lo dicen todos los que saben. http://t.libertaddigital.com/2014-06-01/jose-garcia-dominguez-es-la-productividad-estupidos-71737/

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cree usted que el gobierno aprovecha la pandemia para impulsar con menos oposición su agenda política?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 12 de abril de 2017