El Regimiento América, una institución

Mercedes López Sepúlveda 19 mayo 2014 Opinión

.

.

España es una gran nación. A lo largo de los siglos, los hombres y mujeres que han habitado este territorio, que ahora nosotros pisamos, han contribuido sustancialmente a que la humanidad evolucione. España, es decir, todos y todo lo que la constituye, ha sido, es y será un referente en el devenir de la humanidad. España es una realidad que aglutina las vidas de nuestros antepasados, entre ellos los más próximos, padres y abuelos. Vidas llenas de proyectos, de ilusiones, de logros, de fracasos, errores y rectificaciones. Pero también España recoge el presente vital de nuestros contemporáneos, hermanos, vecinos, amigos. Y el futuro de quienes nos sucederán, nuestros hijos y nietos. Nadie puede modificar esta realidad evidente, cuya balanza de resultados, también evidente, es absolutamente positiva.

Pero los españoles, como los habitantes de cualquier otro país, no siempre hacemos las cosas bien. A lo largo de la historia, y en la actualidad, quienes constituimos España, cometieron y cometemos errores, aberraciones, engaños y crímenes. Quienes nos sucedan serán victimas de nuestras manipulaciones, y cometerán sus propios errores. Sin embargo, no por ello dejaremos de querer a nuestros padres, abuelos, hijos o nietos. De quererles, y de admirarles; porque somos lo que somos gracias a ellos. Y quienes nos sucedan, gracias a nosotros.

Sin embargo, los españoles no hemos llevado el país adelante por nosotros mismos si no involucrados en alguna de las organizaciones institucionales que conforman España. Multitud de asociaciones, partidos políticos, sindicatos y empresas, son algunas de ellas. También el Ejercito es una institución que los españoles se han dado para salvaguardar sus intereses y llevarlos adelante. El Ejército no se forma a sí mismo, es fruto de la voluntad de los ciudadanos. De hecho, está constituido por españoles de toda condición. Con la peculiaridad de que, por el bien común, por el bien de España, no dudan en poner en riesgo su propia vida. Ellos podrán morir, pero la institución que los aglutina seguirá trabajando por España; es decir, por todos y todo lo que la constituye. Por eso el Ejército forma parte esencial de un país. No es un mal menor. La utilización que los ciudadanos hagan de él es la que lo convertirá en un instrumento poderoso o débil, bueno o perverso, provechoso o reprobable. Aunque el militar pondrá siempre en juego su propia vida para que quien lo manda cumpla su objetivo, a veces desconocido para el militar.

El Regimiento América, después de 250 años de existencia, está muy por encima de quienes han vivido y han muerto formando parte de sus filas; aunque todos ellos son el Regimiento América. Y ha tenido que hacer lo que en cada momento le han ordenado que haga. Algunos de los soldados que lo han constituido, como cualquier otra persona que haya formado parte de una institución, habrán podido cometer atrocidades; pero el Regimiento está por encima de esas atrocidades. Como los partidos políticos o sindicatos están por encima de las atrocidades que hayan podido cometer sus afiliados. Las instituciones están llamadas a aportar una visión que nos eleve por encima de las debilidades de la condición humana. De igual manera, estas instituciones no se pueden condenar por los errores de quienes forman parte de ellas. Si no ¿qué institución se salvaría de la condena?

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (20 votos, media: 3,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que Chivite debería ofrecer explicaciones ante las acusaciones de haberse saltado las normas sanitarias para organizar una comida?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 26 de octubre de 2020