Las infraestructuras ruinosas del nacionalismo: el Bilbao Exhibition Center, el Palacio Euskalduna, el Bizkaia Arena…

 .

¿Cuántos de nuestros desaguisados económicos son originales? Prácticamente ninguno. Cuando los políticos navarros decidieron poner en marcha el circuito, el aeropuerto, el pabellón, el centro de ocio o la ciudad de lo que fuera, raramente fueron siquiera originales. Simplemente temían quedar atrás viendo todo lo que estaban haciendo los demás alrededor con los millones que les salían por las orejas y las espectaculares cifras de recaudación.

Cuando por consiguiente se habla del Navarra Arena o del Circuito de Los Arcos, sin duda se les puede y se les debe reprochar a nuestros políticos su falta de visión crítica en torno a todos estos asuntos, pero no sería justo atribuirles una falta de criterio particular, mayor que la de cualquiera de los políticos de nuestro alrededor.

Buen ejemplo de ello es el Bilbao Exhibition Center, la obra faraónica ruinosa por excelencia de la CAV que hace escasas fechas ha celebrado su décimo aniversario con la presentación de unos resultados económicos calamitosos.

El Bilbao Exhibition Center es un espacio dedicado a muestras, exposiciones y eventos diversos que cuenta con una extensión de 251.055 m², lo que lo convierte en el complejo de este tipo más grande de toda España. Seguramente también en el más ruinoso. Cuando se inauguró en 2004 se habían gastado 429 millones en construirlo, unos 7 Reynos de Navarra Arena o Circuitos de Los Arcos. El Bilbao Exhibition naturalmente alberga en su seno su propio Bizkaia Arena, como no podía ser menos. Además de los mencionados 429 millones, este centro de exhibición de gasto de Bilbao acumula pérdidas año tras año. Pero no sólo en cuanto a su beneficio neto sino incluso en su beneficio antes de intereses y amortizaciones. En 2013, concretamente, fueron 5,7 millones. El resultado sumando intereses y amortizaciones arroja cifras de escándalo.

Curiosamente, a la hora de presentar este tipo de resultados escandalosos, los políticos navarros tampoco son originales. Sus homólogos de la CAV, cuando presentan los lamentables resultados del Bilbao Exhibition o el Palacio Euskalduna (el equivalente del Baluarte), se permiten incluso un impostado entusiasmo para el que recurren a dos tipos de trucos. Los mismos que también luego vemos por estos pagos. El primero el del EBIDTA, el mencionado beneficio antes de intereses y amortizaciones, caso de existir este beneficio. Que una empresa tenga EBIDTA positivo, sin embargo, puede resultar engañoso. Un negocio que para ponerlo en marcha hacen falta 100 millones prestados, con unos intereses anuales de 5 millones, y que por otro lado reporta un beneficio operativo de 4 millones, no es un negocio, es una ruina, aún suponiendo que exista un beneficio operativo.

El otro truco consiste en hablar del impacto positivo y el multiplicador keynesiano. Este es ya un recurso desesperado para sociedades en las que ni siquiera existe un beneficio operativo. La única posibilidad de intentar de salvar la cara ante la opinión pública en estos casos es hablar del impacto positivo que tiene sobre el empleo y los proveedores crear una empresa que pierde 100 millones, aunque los pierda. Invetir 100 millones obviamente provoca un beneficio allí donde se invierten. Evidentemente también esos 100 millones hay que ponerlos sacándolos de otro sitio, pero estos cálculos nunca tienen en cuenta este impacto negativo ni se habla jamás de un multiplicador destructivo. Con una diferencia fundamental además, y es que la ruina consiste en sacar 100 millones de donde se crea riqueza para arrojarla en un pozo donde se destruye.

Según informaba la prensa vasca, sólo en 2012 y sólo en Vizcaya, un informe del Tribunal Vasco de Cuentas señalaba que la Diputación de Vizcaya tuvo que inyectar 62,1 millones de euros en ampliaciones de capital para Aparkabisa, SA (1,2 millones de euros), Azpiegiturak, SA (700.000 euros), Palacio Euskalduna, SA (10 millones de euros), Garbiker, SA (12, (12,3 millones de euros) e Interbiak, SA (37,9 millones de euros). Puede que no tengan bosques de árboles entre cuyo follaje se pierden los millones o una colección fantasma de coches antiguos , pero tienen el museo del ferrocarril u ocurrencias como la fórmula uno vasca de Epsilon.

Decíamos que en todas partes cuecen habas y en Euskadi a calderadas. Obviamente lo que pasa allá no justifica lo de aquí. Pero tampoco es lo mismo, para valorar todo en su justa medida, pensar que ciertos errores y cierto mal gobierno sólo se practican aquí y nada más que aquí.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (12 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (19)
  1. navarrisimo says:

    Y Navarra Confidencial,no ha contado todo,se olvidan de los escandalazos de más de 40 millones de euros a la basura de Épsilon e Hiriko,o lo que es lo mismo,el fórmula 1 vascongado fallido,y el rimbombante coche eléctrico Vascongado de fiasco,Lean lean. http://www.diariovasco.com/20131102/mas-actualidad/sociedad/hiriko-unos-numeros-escandalo-201311021245.html

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. josechu_leton says:

    Y esperense a los datos del paro de los proximos meses.

    Apuesto a que en menos de 10-12 meses, Navarra esta con menor tasa de paro que la comunidad autonoma vecina.

    Que van a vender los hemengos, burrutus, Ujues, Mayorgas, y Bacarchos entonces en la campaña?

    ¿Te gusta? Thumb up 1 Thumb down 0

  3. PTV says:

    Sigan, sigan hablando de los vecinos, así cada día tendrán más audiencia entre los cuatro que les leen.
    En cambio no hablan de lo que realmente preocupa a los navarros.
    ¿Cuando un pequeño reportaje investigatorio intentando localizar los cuadros que han desaparecido en Caja Navarra?. Hecho que ya ocurrió cómo desaparecieron en la época de la fusión de la Municipal y la Navarra.
    ¿Donde están?. Muchos en domicilios particulares, algunos de los cuales no es difícil adivinar.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 1

  4. spurgus says:

    Olvidense de etiquetas de colores y de lados, babor, estribor…

    Lo que es absolutamente obvio es que los políticos, los que “llevan las riendas” aunque donde digan otros, tienen demasiado dinero, obtenido demasiado facilmente (de nuestro trabajo), lo gastan con demasiada facilidad,y sin responder nunca de ninguna decisión, por estúpida, insostenible o irracional que sea.

    Demasiada pasta, demasiado facil, demasiado poder, demasiada impunidad.

    ¿Te gusta? Thumb up 1 Thumb down 0

   Dar de baja