Yo también lo pienso, ¡y qué!

José Manuel Contreras Naranjo 2 febrero 2014 Opinión

¿Quién es el parlamento, por muy navarro que sea, para reprobar a alguien por lo que dice? No creo que nadie falte el respeto a la libertad de las personas por decir lo que piensa. Antes bien, se falta al respeto a la libertad cuando se emite una reprobación como ésta. Algunos parlamentarios, imbuidos de ideologías dictatoriales propias de otros tiempos, pretenden incluso meter en la cárcel a los que dicen lo que piensan. Sólo cuando no coincida con lo que ellos piensan, naturalmente. Esto es precisamente lo propio de otras épocas y de otros regímenes: que un parlamento se otorgue el poder absoluto sobre los ciudadanos a los que debe servir. El poder sobre lo que pueden o no pueden pensar, lo que deben o no deben decir, sobre sus concepciones éticas y morales; todo ello desde una autoridad concedida, a veces a duras penas y siempre de forma provisional, por los ciudadanos; aquellos a quienes ellos reprueban cuando no les gusta lo que piensan. Una autoridad revestida de inquina y violencia contenida como la que dejan ver en las declaraciones que aderezan la reprobación.

A mí lo que me pide el cuerpo es levantarme, como aquellos jóvenes adolescentes del famoso anuncio sobre el preservativo instigados por su profesor. El preservativo encontrado por aquel profesor profano de la moral era de todos. Pues bien, también somos muchos los que pensamos, como D. Fernando Sebastián, que la homosexualidad, incluso la heterosexualidad, como cualquier conducta humana, se puede modificar. El que no esté dispuesto a cambiar, que no lo haga. Pero cada vez son más los que piensan de esta manera, incluso entre los propios homosexuales. Lo que no se puede hacer con ellos es lo que estos parlamentarios absolutistas pretenden hacer con los que no piensan igual: meterlos en la cárcel. Afortunadamente están superados los tiempos de las dictaduras. Supongo. Ya está bien de sacar la homofobia como acusación recurrente. Alguien debe empezar a denunciar también la eleuterofobia y la fronemofobia.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (1)
  1. CBS says:

    A lo del Parlamento de Navarra de este artículo, hay que añadir:
    La Fiscalía Provincial de Málaga abre diligencias penales contra don Fernando Sebastián
    https://www.navarraconfidencial.com/2014/02/06/la-fiscalia-provincial-de-malaga-abre-diligencias-penales-contra-don-fernando-sebastian/

    Ahí escribí y lo repito ahora:
    “Don Fernando Sebastián nunca ha sido tan grande como lo es ahora que ha sido acusado injustamente por afirmar lo que tantas personas, tantísimas (incluidas las que le acusan) sabemos que es cierto. Ha hablado con respeto, con hombría de bien, con delicadeza, pero ha hablado en verdad ¿o acaso pretendían que mintiera o eludiera el tema? Gracias Don Fernando.
    En cuanto a la reprobación pública del Parlamento de Navarra solo decir que está a la altura de la calidad de los parlamentarios ¡Lamentable!
    Deberíamos salir a la calle y gritar: “todos somos Don Fernando Sebastián”, aunque no le lleguemos ni a la suela de los zapatos.”

    Y ahora añado:
    En cuanto al colectivo COLEGAS (el que ha denunciado a Don Fernando) ¿cómo dejan que este grupo se apropie de un nombre común que todos usamos alguna vez?… somos colegas… ¡lo he dicho tantas veces!… ¿por qué esa apropiación indebida?.
    ¿Será su táctica, esa deconstrucción y perversión del lenguaje?

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Qué nota le pondría usted a la gestión de Chivite en este primer año de gobierno?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 28 de enero de 2014