Tiempo de reflexión

En Navidad, podemos tomar distancia de tantos líos y preocupaciones.
Es tiempo de mayor vida familiar, época de buenos sentimientos, e indudablemente una buena ocasión, para pensar sosegadamente.
La vida no es un mundo en color, ni tampoco en blanco y negro. Unas veces tiene colores vivos y en otras, dominan los grises. Los medios nos bombardean con demasiadas noticias, faltas de ponderación y de sentido común. Sobran ruidos, distorsiones y exageraciones. ¡Gracias a Dios! la vida cotidiana es otra cosa, hay mucho amor de madres a hijos, y viceversa; muchas ayudas desinteresadas; mucha gente que trabaja honradamente, etc., pero las buenas noticias, no son noticias, y las malas al exagerarlas, nos inquietan todavía más. Tomar distancia, es cuestión clave para nuestra supervivencia.
Soportamos unas izquierdas agoreras, que olvidaron su responsabilidad en la gravedad de la crisis. Su discurso acusa reiteradamente a la derecha, de desmantelar el Estado del Bienestar. Se autotitulan progresistas, y demonizando al resto. Sin alternativas realistas, piden amentar el gasto, cuando casi no podemos pagar lo que debemos. La derecha está sólo centrada en economía y educación, tiene abandonados, al menos de momento, otros muchos campos.
La crisis que llego para quedarse… ha puesto en solfa muchas cosas, que hay que repensar. No hemos salido de la crisis, pero no estamos tan mal como hace un año. Las dolorosas medidas tomadas por el Gobierno, están surtiendo efecto, y todos los datos macros apuntan a que después de tocar fondo, estamos en el inicio de la recuperación. Parados y pequeñas empresas no notan todavía los cambios. Recordemos que al inicio de la crisis, la mayoría no la percibió, y continuó como si nada.
No se puede cargar la crisis, sólo sobre los trabajadores y las pymes. Recuperaremos la confianza, si condenan a muchos de los que están juzgando, y también a otros que necesariamente juzgarán: los políticos, sindicalistas, empresarios, banqueros corruptos, deben formar una cuerda de presos.
Todavía no hay crédito; faltan reformas en el terreno de la organización del estado; reforzar la separación de poderes; que la justicia sea rápida y entendible. Necesitamos reformar la ley electoral y que los partidos hagan autocrítica práctica.
No estaría demás, que los parlamentarios navarros, que pretenden sustituir al Gobierno Navarro legislando a golpe de sus progre ocurrencias, recapaciten un poco. Sus iniciativas legislativas, están quedando bloqueadas por los Tribunales, y acabarán haciendo bueno, a nuestro mediocre Gobierno.
Necesitamos consenso, entre los grandes partidos, frente a las fuerzas que quieren disgregar a España. Lo que no necesitamos es a ningún radical de los que quieren ganar una guerra, que perdieron hace 75 años, ni a tantos neo antifranquistas de salón. Hay que reconciliarse sí, pero  sobre la base de respetar la verdad, y no sobre tanta propaganda maliciosa, que describe situaciones pretéritas de manera idílica, y que tan solo existieron, en su imaginario.
Necesitamos una vuelta a los valores morales y religiosos, que han caracterizado a nuestra sociedad, para que nos guíen en la vida cotidiana. Necesitamos valorar a las personas por lo que hacen y no por lo que dicen.
Necesitamos juzgar a las personas por lo que son y no por lo que tienen.
¡Feliz Navidad!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

   Dar de baja