¿quien engañó a Roger -Cervera- Rabbit?

 El 9 de diciembre se cumplirá un año del famoso y mediático Affaire Cervera.

El tiempo -que todo lo cura menos la locura- dejó atrás la rendija de la muralla, los correos, chantaje, la CAN , Asiáin, las cámaras  y muchas conjeturas.

Un año después  todavía no ha salido la sentencia pese al extraño caso de coherencia de un diputado que en el minuto uno renunció a su aforamiento para agilizar las cosas  y  ser tratado como uno mas.

Al señor Cervera -a quien siempre le hemos creído inocente de chantaje y de este asunto- le cambió la vida quizá para siempre y quizá en  parte para bien.

Dicen que a la familia Asiáin   – relación con la CAN, relaciones laborales con Caixa,  participación o no  en la gestión de desahucios- también pero menos.

Al margen de los informes periciales  que según parece han podido demostrar que Santiago Cervera no pudo crear y enviar los correos, es muy probable que el asunto quede en tablas y haya una absolución por falta de pruebas sin que se pueda realmente demostrar quien urdió la trama. y ello a pesar de que Su Señoría mostró inicialmente una actitud muy hostil que llevó a la defensa a pedir incluso  la recusación.

Mientras tanto el otrora azote de todos, ese incómodo político-periodista (y médico titulado)  ha tenido tiempo para  reencontrarse consigo mismo y  volver a la raíz de  lo que en la vida importa, para sacar bien del mal tras un año alejado del mundanal ruido.

 

 

 

 

 

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...

Entradas relacionadas

Comentarios (1)
  1. el vecino de Uxue says:

    Cierto es todo lo que indica D. Alfredo en la clave, pero como yo estoy aquí para rizar el rizo, sigan mi razonamiento a ver dónde me equivoco.

    En el extraño asunto de la muralla había claramente dos partes:

    – Por un lado Cervera, el reportero más dicharachero, que quería contar a toda Navarra los tejemanejes que se llevaban entre manos en Carlos III 8.

    – Por otro lado la Caja, que buscaba defenderse de los ataques que desde distintos sitios le llegaban. En realidad, no nos engañemos, se calló Cervera y se calló todo el mundo. (Calló de callar, no de caer).

    Si ahora queda claro que Cervera no pudo enviar el email nos quedan dos alternativas:

    a) Que un fulano cualquiera, como usted o como yo, quisiera montar una trampa a Cervera, a la Caja, al Gobierno… y montara una complicadísima operación cibernética para conseguir lo que consiguió.

    b) Que la Caja fuera la que montara dicha operación, para cargarse a Cervera.

    ¿Se les ocurre alguna otra? ¿Ustedes con cual se quedan?

    Yo lo tengo claro.

    Si es que las vacaciones en Vietnam las carga el diablo…

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

   Dar de baja