La rebelión de los ricos (los señoritos separatistas se rebelan)

Carlos Amat Larraz 1 octubre 2013 Opinión

Hay que reconocer la persistencia en la desigualdad instaurada, desde tiempos muy pretéritos, entre las distintas regiones españolas. De una manera escolástica podríamos decir que en España estos  desequilibrios territoriales persisten hoy -entre otros aspectos-, por diferentes factores: los geográficos, la desigual distribución de recursos, la evolución histórica, las características del modelo económico y, sobre todo ello, las decisiones políticas. … Esto ha sido definitivo en tiempos de grandes cambios estructurales; como el fin de la posguerra, el advenimiento de la democracia, o la creación del Estado de las Autonomías.
A partir de los años sesenta del siglo XX se incrementaron las desigualdades entre las regiones industriales y turísticas frente a las agrícolas (como consecuencia de la revolución urbano-industrial). Posteriormente, tras la crisis económica de los años setenta -del pasado siglo- se produce un espectacular crecimiento del sector terciario y, con ello, una reorganización de los principales ejes económicos del País, que gira entorno a sus grandes conglomeraciones urbanas; Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia.
En la actualidad, éstos ejes se mantienen, tal y como los dejo los años de la Dictadura; distribuidos entre la cornisa cantábrica y las regiones mediterráneas. Mientras en el interior solo Madrid sigue manteniendo su importancia económica. Esta privilegiada situación, de algunos, fue mantenida y acrecentada en su “statu cuo”, por un régimen dictatorial para quien el contentar a estas zonas, tan beligerantes en el pasado -y tan descastadas y alejadas del sentimiento nacional común-, era prioritario en su doctrina de “Nacionalismo Patrio” y pacificación de España.
Con la venida de la democracia se estandarizo un estado de autonomías -en el que nos sumergimos todos- con la finalidad de contentar, en la medida de lo posible, a todos estos separatistas.
Hoy por hoy la distribución del Producto Interior Bruto, per cápita, sigue reflejando grandes desequilibrios económicos. Así como lo refleja otro indicador de desequilibrios económicos y sociales, como es la renta disponible de los hogares por habitante. En paralelo, a esto, la tasa de riesgo de pobreza realza estas desigualdades, pues es más mayor en las regiones económicamente más deprimidas, o en aquéllas donde la distribución de la riqueza es más desigual (¿).
Existe, también, un “Índice de Desarrollo Humano” que ofreciendo una visión de conjunto, permite conocer el grado de bienestar de los habitantes de cada Comunidad Autónoma. En el año 2000 tan sólo ocho Comunidades presentan un valor de este indice por encima de la media española, lo que pone de manifiesto los desequilibrios existentes. En la cabeza: Madrid, País Vasco, Navarra y Cataluña; … en la cola: Extremadura, Andalucia y Murcia.
En los años de la inmigración del mundo rural a las ciudades; los españoles, como si se tratara de manchas de aceite, se distribuyen en el territorio a partir de las principales ciudades y siguiendo las vías de comunicación. El impacto de los inmigrantes en la demografía de estas privilegiadas regiones -Cataluña y País Vasco- fue vital: aumentó el total de efectivos, hubo más demanda sanitaria y educativa, se incrementaron las cotizaciones a la Seguridad Social, existió mayor diversidad cultural, pero también se suscitaron los primeros problemas de integración social y la posterior aparición de xenofobia nacionalista.
España, a través de unos débiles y sucesivos gobiernos democráticos – victimas de la matemática de voto parlamentario-, a propiciado, la expansión y fundamento de los partidos claramente secesionistas. Quienes, una vez fuertemente instaurados en sus regiones y con recursos donados por estos mismos gobiernos (vía negociaciones políticas y amenazas secesionistas) han creado, a través de sus programas educativos y de su propaganda en medios propios de comunicación regional, unos sentimientos generacionales fuertemente xenófobos y secesionistas entre los padres e hijos de una población insolidaria que, procedente en su mayoría de la inmigración -charnegos-, no quiere perder los privilegios alcanzados. Y es que el Estado Español, en su conjunto y en la persona de sus gobernantes democraticamente elegidos, a fracasado claramente en su reto de hacer de la sociedad Española una sociedad intercultural. Los últimos espectáculos de la población Mallorquina ante el “trilinguismo” así lo manifiestan.
A la vez, la política regional de la Unión Europea intenta, a través de los Fondos Estructurales, reducir los desequilibrios territoriales, tanto entre los estados miembros como en el interior de cada uno de ellos. En España se empiezan a notar sus efectos, pues en los últimos años estas diferencias interegionales comienzan a reducirse. A ello también ha contribuido un conjunto de medidas adoptadas por el estado español como, por ejemplo, “los programas de desarrollo regional”, “los proyectos de desarrollo local”, “la creación del fondo de compensación interterritorial (FCI)”, etc.
Y es aquí donde estriba y se acentúa el problema secesionista de algunas de las regiones mas ricas de España. Pues, hemos de entender que han sido las primeras consecuencias de esta política de compensación con Fondos Estructurales lo que ha avocado a los “separatistas” a una “guerra política sin cuartel” para defender sus injustos privilegios. Todo ello a pesar de seguir disponiendo de mas recursos del estado -por otras ocultas y disparatadas vías; fuentes europeas y estatales- que la mayoría de las autonomías Españolas.
Para terminar y en lo concerniente a eso que se ha dado en llamar “los sentimientos políticos de la población”: piensa este servidor que los sentimientos son absolutamente incompatibles con la política. Como piensa, que vía sentimiento político se han hecho los mayores latrocinios contra la humanidad – … Los mas de mil muertos de ETA no es un acto político, si no un genocidio.
El odio, la xenofobia y el ultra nacionalismo no pueden ser transcritos sobre ningún pliego democrático. Pero han sido, en el pasado, y seguirán siendo, en el futuro, utilizados en muchas ocasiones por consumados delincuentes de todos los hámbitos -enriquecidos corruptos y desfalcadores sociales- para, justificando sus crímenes y vilezas, escapar del justo castigo – …”Mejor jefes de nueva patria, que inquilinos en viejas celdas…”
Mi sentimiento: …Es la traición a un proyecto nacional de todos -equitativo y solidario-, por parte de esos privilegiados y señoritos nacionalistas de siempre, lo que realmente duele a este servidor. Y que se haga -como siempre han hecho los enemigas de España- en unos momentos tan duros en nuestra supervivencia.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (6 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando...
Encuestas

¿Cree usted que es una buena idea que el Parlamento de Navarra tenga que aprobar las declaraciones por unanimidad?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 13 de marzo de 2007