Las Juventudes Socialistas piden perdón por el video ofensivo

Centro Juridico Tomas Moro (CJTM) 20 agosto 2013 Opinión

El ex presidente de las Juventudes Socialistas, Juan Carlos Ruiz Fuentes, pide perdón “por si alguien se hubiera sentido ofendido”. El Fiscal –en cambio- considera el video ofensivo: “No se puede permitir este tipo de comportamientos en un político”.

 

Centro Jurídico Tomas Moro. 26 de julio de 2013. Quien fuera presidente de las Juventudes Socialistas en el 2010, Juan Carlos Ruiz Fuentes, ha pedido perdón por el polémico video “Bendito condón”. Lo ha hecho en la vista oral celebrada en la mañana de este viernes 26. Antes de contestar a las preguntas de la acusación ha pedido perdón “por si alguien hubiera podido ofenderse”.

 

Posteriormente la juez le ha preguntado si hubiera hecho el polémico video si supiera el revuelo causado. “Por supuesto que no; yo no pretendía ofender a nadie; si hubiera sabido que iba a ofender, no lo habría hecho; si alguien se ha sentido ofendido, le pido disculpas”, reiteró.

 

De esta manera trata de escapar del tipo penal que obliga no sólo a que haya ofensa sino a que haya “animo de ofender”. Con este argumento el fiscal pide su absolución. Pero aclara que el video es “claramente ofensivo” y añade que “no se puede permitir que los políticos, aunque sea en las juventudes, tengan este tipo de comportamientos”.

 

Ruiz Fuentes pide perdón en el último minuto y en calidad de imputado. ¿Por qué no lo hizo desde el principio de la polémica?, le preguntó el abogado del Centro Jurídico Tomás Moro (CJTM), Javier Pérez-Roldán. “Nadie me pidió que lo hiciera; si me lo hubieran pedido lo habría hecho porque no estaba en mi ánimo el ofender”, respondió.

 

A pesar de la petición de perdón tardía, el CJTM se felicita de que por primera vez alguien que atenta contra los sentimientos religiosos pida perdón por unos hechos que resultan claramente ofensivos. “Con independencia de lo que dicte la juez nosotros nos damos por satisfechos; aceptamos el perdón solicitado confiando en que no se vuelva a repetir”, concluye Pérez-Roldán.

 

www.tomas-moro.org

 

Video explicativo:

https://www.youtube.com/watch?v=JF1tHJ1OPNo&feature=youtu.be

 

El Centro Jurídico Tomas Moro es una asociación sin ánimo de lucro fundada hace una década para defender en los tribunales la libertad religiosa y los derechos de los católicos.

Centro Jurídico Tomás Moro
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (4)
  1. Sancho el Fuerte says:

    Con un par. Olé por el Centro Tomás Moro.

    En Navarra tenemos un montón de abogados y de profesionales que han asistido a las clases de la asignatura “Deontología profesional” cuando estudiaban en la UN y ahora que son profesionales, van a misa y tienen el chalet…no se atreven a hacer lo mismo. No vaya a ser que los de UPN no lo entiendan les parezca demasiado radical y dejen de estar en las listas de posibles.

    Profesionales católicos de la UN…¿Dónde estáis?. En la vida real no se os ve.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. spurgus says:

    ¿Delitos contra los sentimientos? Qué tontería.

    Las ideas religiosas se respetan respetando al creyente, La idea en sí puede ser criticable. Y puede serlo la iglesia/secta/equipo de fútbol o partido político, en cualquiera de sus facetas.

    Es como si declarásemos delito la ofensa a los sentimientos capitalistas o a los sentimientos identitarios. Oiga: que yo puedo criticar sus sentimientos y sus ideas. Y si son públicos, publicamente, pues el ser objeto de crítica es el revés de la moneda del derecho a expresarlos.

    Tengo que proteger el derecho de las personas a expresar publica y libremente sentimientos y creencias, y Ud. mi derecho a expresar publica y libremente la crítica (a veces incluso dura, mordaz, incisiva, burlesca) de dichos sentimientos.

    A ver: a un cristiano le puede parecer escandalosa y ridícula directamente idea religiosa de las cien vírgenes del mártir muyahidín, y al musulmán, escandalosa y blasfema la idea de un dios uno y trino. Ambos tienen derecho a expresarlas y los demás, a reírnos de ellas, si es el caso. A criticarlas. A ridiculizarlas, si me da la venada. A San Pablo, que tenía un buen pico, se le descojonaban los atenienses.. pero no les puso una querella…

    Como hizo Salman Rushdie al escribir los versos satánicos (donde creo que había alguna suerte de parodia del Profeta, que sea por siempre alabado). Ya sé que el centro Tomás Moro no ha lanzado una “fatwa” de muerte, pero pretende convertir en delito una crítica, que yo no comparto (pero eso es indiferente) a la Iglesia en general o a su doctrina sobre la licitud moral del uso de determinados medios anticonceptivos.

    La critica puede ser razonada y sublime (como la mía, eejejejeje ) o soez y bastorra (como la otros). La idea es que la inconveniencia o la torpeza en la legítima crítica no la convierten en delito. Un delito es algo un poco más serio.

    Cuando no se comprende qué es la tolerancia, se convierte la libertad en delito.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. espora says:

    Spurgus, por culpa suya me he tenido que ver el video de marras a ver de qué iba.

    Yo creo que el problema no es criticar algo, sino cómo lo haces.

    El video al final no me parece demasiado respetuoso. Es gratuitamente ofensivo para los católicos. Y ese es el problema y no la crítica en sí, como casi siempre.

    Es la diferencia entre decir:

    no estoy de acuerdo contigo.

    O bien:

    no estoy de acuerdo contigo, tonto del culo.

    Para decirte luego: jo, es que no sabes aceptar las críticas.

    Y además me parece que el video ni siquiera conoce bien la postura que trata de criticar.

    No sólo eso. No tengo claro si debiera ser legal cualquier versión del Aleluya que no sea de Leonard Cohen.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. spurgus says:

    Ya. El tema es cuando yo decido si lo que criticas con todo derecho está hecho en forma que pretnde ofenderme o no, porque como el que me ofendo soy yo, yo decido.

    Entiendo que una crítica burda, ofensiva y falaz, pueda, hasta cierto punto, producir un daño en el honor. No ser “demasiado respetuoso” no es “ser delictivo”. Es un paso que no hay por qué dar. Si se incurre en lo primero hay demandas de protección civil del honor, reputación.. los delitos de opinión (o de opinión “irrespetuosa”) no pueden estar en un código penal de personas civilizadas.

    Por supuesto, eso no significa que haya que admitir como legítima civilmente cualquier crítica en cualquier tono de la gama. Pero el reto no corresponde a la justicia penal, sino a la educación en la convivencia, la tolerancia y en último caso, al Juez Civil.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Quién cree usted que ganó ayer el debate?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 9 de abril de 2010