Economía del lenguaje

Jerónimo Erro 4 octubre 2012 Claves

Las ideologías han venido para complicarnos la vida. El nacionalismo, por ejemplo, con su fanatismo señalético nos obliga a decir y a leer cosas tan absurdas como “Burlada/Burlata”. El feminismo, por su parte, es aún más inflexible en su ortodoxa verborrea como cuando nos hace decir, por ejemplo, “los y las vecinos y vecinas”.

Existe una cosa llamada economía del lenguaje que consiste en aplicar el sentido común a lo que se dice para dejarlo bien dicho en el menor número posible de palabras. Me dirán que la tinta y la pintura reflectante que consumen estos ideólogos de nuestro tiempo son el chocolate del loro; que tampoco es que perdamos tanto tiempo por tenerles contentos. Me faltan datos estadísticos para responder a esa objeción. Lo único que se es que todo suma, que esta clase de recortes lingüísticos serían bienvenidos a la hora de simplificar las cosas, a la hora de ajustar lo que hacemos y pensamos a la realidad de las cosas.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…
Comentarios (2)
  1. matrako says:

    Si señor, podemos llamar Burla o Bur y todos contentos.

    ¿Te gusta? Thumb up 1 Thumb down 0

  2. Insisto en lo del otro día. Vean “1984” y cuando digan la.palabra “neolengua” lo entenderán todo. Las.dictaduras más perfectamente salvajes comienzan por pequeños detalles como la manera de hablar, las.palabras que usar, el idioma que rotular, el idioma en que sumergir hasta ahogar…

    Bien puntuado. ¿Te gusta? Thumb up 4 Thumb down 0

Encuestas

Y usted, ¿cómo lo ve?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 24 de mayo de 2006