El culebrón de las autoescuelas: nuevo fracaso del keynesianismo

Redacción 19 septiembre 2012 Noticias
Imagen de El culebrón de las autoescuelas: nuevo fracaso del keynesianismo

Noticia ayer en Diario de Navarra a toda plana: “El carné de conducir cuesta la mitad que en 2007 por la guerra de precios entre autoescuelas”. La información, sin embargo, cobra otro color si recordamos un titular de Navarra Confidencial en octubre del año 2009: “El gobierno de Navarra subvencionará el carné de conducir, aunque las autoescuelas de Pamplona son las más caras de España”.

El fracaso una vez más de las subvenciones

Criticábamos hace ya casi tres años que el gobierno de Navarra añadiera un nuevo capítulo a su entonces larguísimo y creciente catálogo de subvenciones, buena parte de ellas englobadas en el famoso “plan anticrisis”. Se trataba de prestar ayudas para sacarse el carné de conducir a jóvenes navarros de hasta 25 años que fueran estudiantes, parados o trabajadores en su primer año. La medida, evidentemente, favorecía especialmente al sector de las autoescuelas que inmediatamente expresó su satisfacción al respecto. Oponerse a la medida era prácticamente agredir a la juventud e impedir por pura maldad que se pudiera sacar el carné de conducir. Algunos datos invitaban a sospechar que papá estado estaba a punto de volverse a equivocar.

Las autoescuelas de Pamplona eran las más caras de toda España

Un estudio de FACUA al que citábamos señalaba que las autoescuelas de Pamplona eran las más caras de toda España. Resultaba llamativo porque el coste promedio de sacarse el carné de conducir en Pamplona duplicaba el de sacárselo, por ejemplo, en una ciudad como Madrid. La diferencia de precio resultaba poco explicable cuando los contenidos son los mismos en todas las academias, los exámenes los mismos, la cualificación de los profesores también al venir regulada por ley, el permiso que se obtiene es el mismo y porque éste sirve para toda España. ¿Tenía sentido utilizar fondos públicos para mantener artificialmente hinchada la burbuja de las autoescuelas en Pamplona?

Más populismo, menos libre mercado= penuria para el contribuyente

Todo parecía apuntar, decíamos, a una escasa competencia entre las propias autoescuelas para explicar los elevados precios en Pamplona. No parecía fácil entender, salvo por una escandalosa falta de competencia, cómo podía ser rentable un mismo negocio en Madrid cobrando la mitad de precio que en Pamplona. Lo realmente desconcertante era que el Gobierno de Navarra, en vez de promover políticas que estimularan la competencia en el sector para bajar los precios, premie con una subvención la falta de competencia.

Moralejas tres años después

A la vista de los hechos, tres años después podemos concluir que:

a) Efectivamente había una burbuja en los precios de las autoescuelas de Pamplona

b) Las paradójicas subvenciones para tratar de mantener esos precios y a la vez facilitar el acceso de los jóvenes al carné de conducir han sido tirar el dinero del contribuyente

c) Ni apoyar las subvenciones era apoyar a los jóvenes ni oponerse a ella perjudicarlos

d) Todas las medidas anticrisis del gobierno de Navarra (recuérdense las subvenciones desde la compra de coches hasta pantallas de plasma, dinero tirado que ahora engrosa la deuda de Navarra) han tenido más o menos un recorrido paralelo. Resultado: nueva derrota del keynesianismo, tanto para el libre mercado.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (10 votos, media: 4,00 de 5)
Cargando...
Comentarios (4)
  1. Cabría pensar en que el hecho de subvencionar un sector económico ya disparado.de.por sí se deba a intereses económicos de personas.concretas y de partidos concretos. Los.que puedan.investigarlo que lo hagan que seguro encuentran un buen filón. Y que nos lo.cuenten.después, y al juez si encontraren pruebas físicas .

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  2. Oscar says:

    ¿Aprenderemos? Lo dudo. Nos dejamos llevar por emociones y mantras. Por ejemplo: la educación universitaria es vital; de acuerdo; pero no es vital el mero hecho de “estar matriculado”, “estar en una lista”. Sí tiene sentido subvencionar de acuerdo con su situación económica y méritos académicos a los ‘estudiantes’ (subrayado) pero me parece una injusticia subvencionar hasta con el 85% del coste real la “estancia nominal” en la universidad de los ‘no estudiantes’ (subrayado).

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  3. Iturbide says:

    Dudo que John M. Keynes sostuviera que hay que subvencionar todo lo subvencionable y más lo achacaría a ciertos aprendices de brujo que demagogicamente buscar comprar votos a cambio de dinero. Al menos el caciquismo de la Restauración compraba votos con el dinero del acaudalado. Ya se ve que no todo cambio es a mejor.

    Si discreparía en el tratamiento de la noticia que pasa suavemente sobre los precios abusivos como una imperfección de la competencia en el mercado cuando tiene toda la pinta de ser un pacto colusorio para exprimir el mercado. No es infrecuente en este viejo país pirenaico que las asociaciones gremiales se reúnan para acordar precios con la excusa de evitar una competencia desleal. Que si algo pone de los nervios a un gremio es que un empresario tenga precios más económicos.

    Así que un caso como este para mi es una muestra del fracaso del Estado (entendido como aparato administrativo) que ocupa miles de parcelas donde no pinta nada y se olvida de una parcela esencial en el siglo XXI como es la vigilancia de los mercados para evitar trampas como esta.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

  4. clarete 2011 says:

    Yo creo más adecuado denominar esta cuestión como fracaso de una medida socialdemócrata (otra más) o del estado del bienestar. Ya verán como alguien dice ¡Pero si lo hizo UPN!, eso es, lo que yo llamo el Gobierno socialista de UPN liderado por el Sultán de Corella amigo de ZP.

    ¿Te gusta? Thumb up 0 Thumb down 0

Encuestas

¿Cuál es su postura respecto a la moción de censura?

Ver resultados

Cargando ... Cargando ...
Publicidad

El baúl de los recuerdos

Esta noticia la publicamos el 2 de marzo de 2012